EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156996
Belleza 09 de Septiembre de 2020

El efecto nocivo de la luz del computador y su incidencia en el rostro

El usuario es:
Foto: 123RF

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Los rayos UV solares no solo merecen toda nuestra atención cuando de cuidar la piel del rostro se refiere. También existen otros factores, como es el caso de la luz emitida por las pantallas de los computadores, que deben evitarse debido a que suelen afectar la salud del cutis. Pero, ¿cómo manejarla si en pleno siglo XXI muchos de los trabajos exigen permanecer más de dos horas enfrente de un ordenador?

Antes de encontrar una solución resulta necesario conocer por qué suele ser tan nociva. La cosmiatra Diana Caballero explica que se debe a que la luz emitida por estas pantallas es conocida como luz gama o luz azul, que al impactar por largos periodos sobre el rostro genera pigmentaciones.

“Esa luz gama que emiten las computadoras produce una radiación térmica que altera los melanocitos, que son los productores de las manchas en la piel. También ocasiona envejecimiento prematuro y cáncer, tanto en hombres como en mujeres (...) hay estudios que demuestran que esa luz azul destruye el colágeno, mediante el estrés oxidativo. Básicamente entra a la piel y genera agujeros en el colágeno de las personas”.

Por su parte, la dermatóloga Marilyn Sanabria comenta que la incidencia de este tipo de luz produce con facilidad deshidratación en la piel del rostro, ya que altera la barrera cutánea. En caso de que la persona tenga manchas, estas pueden empeorar y, en algunas situaciones, generar otras.

Pero ahí no termina. Asegura que produce la destrucción de las fibras de colágeno, provocando flacidez, fotoenvejecimiento de forma prematura y líneas de expresión finas.

“Incluso, también genera un mayor estrés y mayor esfuerzo en la visión, estimulando la contracción de algunos músculos como los de la frente, y los que están ubicados alrededor de los ojos”.

Caballero dice que para prevenir sus efectos negativos lo ideal siempre será hacer uso de un buen protector solar facial, que sea indicado para cada tipo de piel, “preferiblemente recetado por un especialista”. Adicionalmente recomienda aplicar crema hidratante facial, esto con la finalidad de que la piel se mantenga hidratada y así, disminuir el daño por la exposición.

“Consumir antioxidantes o alimentos que los contengan también es una buena alternativa. Una opción es  la vitamina C. A su vez se debe tratar de tomar un descanso cada hora por cinco o 10 minutos, y mantenerse hidratado ingiriendo mucha agua durante la exposición”.

Sanabria coincide con Caballero y sustenta que el tipo de luz que emiten los monitores “es visible”, así que quienes se vean obligados a permanecer durante largas jornadas en frente de estos deberán hacer uso del bloqueador con un factor de protección mayor de 30, “preferiblemente que sea 50+; reaplicándolo como mínimo tres veces al día”.

“Usar el bloqueador una sola vez al día no genera ninguna implicación en el rostro porque a las tres o cuatro horas después no habrá ni rastro del producto ni protección. También es importante hidratar la piel con cremas especializadas y consumir antioxidantes supervisados por un dermatólogo”.

Advierte que en el mercado existen cremas hidratantes que contienen factor de protección solar adicional, que por ningún motivo deberán reemplazar el uso del bloqueador solar. “Este tipo de hidratantes lo que hacen es que le dan un plus a la piel en cuanto a la protección”.

Cabe destacar que, en caso de contar con pantallas que contengan el filtro ‘Night Ligth’, la recomendación es activarlo, pues este cuenta con la particularidad de evitar un mayor daño en la piel.

 

 

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA