EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/129125
Alejandro Segebre 06 de Noviembre de 2013

El hígado, órgano que transforma las toxinas

El usuario es:
Foto: Shutterstock

Redacción
Compartir:

Para afectar las funciones del  hígado se necesitan varios factores importantes, en especial una pobre nutrición, una pobre digestión, una pobre y  escasa excreción de bilis del hígado al intestino delgado, una debilidad genética innata y una exagerada exposición a un gran número de toxinas en la vida diaria.  

El hígado es el órgano que se encarga de eliminar las toxinas, que pueden causar cáncer y las expulsa junto con la bilis desde el hígado hacia el intestino para que estas sean eliminadas al inodoro por medio de la materia fecal; es decir, si tenemos un colon sucio y estreñido estamos perdidos completamente. 

Una bilis bien liquida y fluida es importante para poder desalojar las toxinas del hígado hacia el intestino. Si la bilis se hace muy espesa, lenta y  viscosa,  por exceso de consumo de grasa animal, fritos, mantequillas, grasas de panadería se empieza a estancar y a coagularse creando cálculos biliares que interfieren con la habilidad de desintoxicación del hígado. 

Si el colon sufre de dificultad para evacuar y se encuentra lento, perezoso, y con poca movilidad se convierte en un colon tóxico o podrido que hace que la materia fecal se llene de bacterias malas y, estas a su vez, producen una enzima, la cual separa la bilis de las toxinas quedando libres en el intestino para ser reabsorbidas por el sistema linfático, llevadas a la sangre y de nuevo al hígado generando una autointoxicación.

Consejo de la semana: El hígado nos desintoxica de sustancias que pueden causar cáncer.

El hígado tiene un sistema de eliminación  en el cual las toxinas originales son transformadas en sustancias menos tóxicas o intermediarias, por medio de dos fases o ciclos de lavado donde intervienen una cantidad de enzimas producidas por el mismo hígado y que esta producción depende de la ingesta de ciertos alimentos específicos en nuestra alimentación diaria.

Una de las enzimas y antioxidantes  más importantes producidas por el hígado que interviene en el 60% del proceso de eliminación de toxinas  en la bilis es  el Glutatión, que además nos desintoxica de las sustancias industriales como Pcbs, dioxinas, en donde se utiliza el cloro y carcinógenos como Talatos en botellas de plástico, bolsas ziploc, perfumes, esmaltes, cremas, desodorantes, benzoatos y toluenos en los gaseosas y sustancias que ayudan a disminuir las reservas de glutatión como fumar cigarrillo, tomar trago los fines de semana y hacer ejercicio en exceso.

Las mayores fuentes de glutatión son los espárragos, ajos, cebollas, brócoli, espinacas, berros, coles de Bruselas,  nueces, almendras, melón, aguacate, naranja, durazno, arveja, garbanzos, lentejas, frijol, pescados de mar profundo, muchas frutas y vegetales.

Uno de los ingredientes precursores en la producción del glutatión en el hígado  son varios tipos de aminoácidos no esenciales  como la glicina, glutamina, arginina, taurina, ornitina y cisteína los cuales sometidos al calor son desnaturalizados completamente, por lo tanto su producción en el cuerpo depende de un consumo adecuado de proteína vegetal (cereales y granos)  y jugo verde.

El azufre es un mineral que interviene en la transformación de toxinas del hígado y en la eliminación de subproductos biológicos como neurotransmisores, hormonas, drogas de farmacia, químicos industriales, desinfectantes, toxinas de bacterias intestinales, y si presentamos una deficiencia de este mineral, el hígado pierde la capacidad de desdoblar estos productos y nos hace susceptibles a ciertas enfermedades por poco consumo de azufre, las cuales son Alzheimer, Parkinson,  autismo, cirrosis biliar primaria y artritis reumatoidea.

Los alimentos ricos en azufre son: brócoli, coliflor, cebollas, ajos, coles, espinacas, pepino, aguacate, zanahorias, espárragos, frutos secos como almendras, pistachos, girasol, calabaza, ajonjolí, granos como alverja, lenteja, garbanzo, frijol,  cereales como quinua, amaranto, cebada y pescado de mar profundo.

Definitivamente no perdamos nuestro tiempo buscando la salud en el reino animal,  los alimentos refinados y procesados por el hombre. La salud se encuentra solo en el reino vegetal.

Por Alejandro Segebre
Teléfono 373 85 21 - Celular 300 3906262
Correo: alejandrosegebre@gmail.com

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA