EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/150500
Actualidad 31 de Octubre de 2018

La lucha social contra el maltrato animal

El usuario es:

Foto: Orlando Amador

Luego de rescatar a las mascotas, las organizaciones se encargan de reubicarlos en hogares responsables y comprometidos con su bienestar.

Sharon Kalil

En las calles de Barranquilla se puede observar a la gente caminando de un lado a otro con rapidez, personas estacionadas a la espera de su medio de transporte y puestos de comida repletos de clientes. Así mismo, es común ver a pequeños animales, mascotas o ‘mejores amigos del hombre’ deambular en busca de alimentos y refugio.

Una gran parte de estos animales de calle, en su estado solitario, se enfrentan en su recorrido a cientos de amenazas naturales, pero también a la indiferencia de muchas personas. Es por eso que con el pasar de los años han surgido fundaciones, voluntariados, campañas y brigadas en pro de las mascotas y, a su vez, en la lucha contra el maltrato animal.

Uno de estos espacios sociales es Animar, dirigido por la barranquillera Silvia Pumarejo, que desde hace un año y medio colabora con el rescate y rehabilitación de animales de calle. “Los animales no pueden sobrevivir por sí solos sino que necesitan la atención del ser humano. Ha habido una indiferencia muy grande a través de los años que se ha vuelto un problema social y cultural, y se traduce en una población de animales que se reproducen a un ritmo descontrolado”, mencionó Pumarejo.

Agregó que los animales son seres sintientes, por lo que el ser humano debe adquirir cierta responsabilidad ante el maltrato y abandono. “Nosotros tratamos de involucrar a la comunidad con diferentes campañas de adopción, esterilización y de cuidado. Hay maltratos en el que se ve al animal como un ser inferior que no sufre... hay casas donde los agreden físicamente o no les dan comida. Hay otros casos en los que abandonan a las mascotas y por tanto los dejan sin afecto alguno”, explicó.

Dentro de los casos que han sido reportados a este voluntariado se encuentra el del perro Goofy, que fue herido con un líquido caliente en su cabeza causándole la muerte.

“El perro lo reportaron en las redes sociales y nos pusimos en la tarea de rescatarlo con la red de voluntarios. Llevamos a Goofy a la veterinaria, pero ya habían pasado varios días desde el maltrato; así que cuando llegó, falleció”, contó.

Cabe destacar que uno de los propósitos de las fundaciones es que precisamente las personas al ver a estos animales malheridos actúen para poder salvarlos.

Como Goofy, muchas mascotas son maltratadas por sus amos o por desconocidos. “Estos casos se reportan a la policía ambiental para que actúen y busquen a los responsables de cada acto (...) ellos hacen una visita y socializan la ley, pero no hay cómo hacer el retiro del animal a menos que sea físicamente maltratado”, comentó Silvia.

Otra fundación que surgió con la intención de luchar contra el maltrato animal es Huellitas Amiga que busca   “rescatar vidas”, según Jorge Suárez, uno de los fundadores.

“El maltrato que más se ve es la indiferencia en las calles con estos animales. Esto es algo más cultural, aunque en Barranquilla ha habido un progreso a paso lento. A nosotros nos escriben todos los días a través de las redes sociales para pedir ayuda así que priorizamos y vamos rescatando a las mascotas. Luego, las rehabilitamos y las reubicamos en hogares donde les brinden bienestar, sean responsables y comprometidos”, dijo.

El intendente de la policía ambiental Nelson Romero aseguró que una de las funciones de la Policía Nacional es proteger y hacer cumplir los derechos de los animales. “Cualquier policía está en la facultad de atender un caso de maltrato animal. La Ley 84 de 1989, más conocida como Estatuto Nacional de Protección de los Animales, es una norma que garantiza los derechos de los animales. Hace poco se aprobó la ley 1774 que penaliza cualquier conducta de maltrato animal”, dijo.

Debido a esto, la policía ambiental se encarga de trabajar en compañía de las secretarías de salud y alcaldías en campañas de vacunación, desparasitación “y, en algunos casos, con animales abandonados o que hayan tenido accidentes para que recobren su bienestar”.

Agregó que cuando una autoridad presencia un caso de maltrato automáticamente judicializa al victimario de acuerdo a la Ley 1774 del 2016. “Cuando las personas presentan los casos a través de una llamada telefónica o correo electrónico lo primero que hacemos es verificar si existe ese maltrato. Si no hay alguna denuncia no podemos proceder a retirar una mascota por eso cuando una persona presencia un acto de maltrato tiene que acercarse de inmediato a poner un denuncio”, dijo.

Por último, los consultados concuerdan en que las personas deben tener en cuenta que las mascotas en la intemperie como seres sintientes están expuestas a enfermedades, al sufrimiento y a la muerte.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de Actualidad Más de revistas