EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156237
Actualidad 01 de Julio de 2020

Hogares sostenibles, trabajo en familia por la naturaleza

El usuario es:
Foto: 123RF

Ahorrar agua y energía, reutilizar, reducir el consumismo y sembrar árboles son algunas medidas urgentes que requiere el planeta.

Sharon Kalil - Instagram: @sharondkalil
Compartir:

Se ha vuelto parte de la monotonía leer comentarios en los que priman las quejas y las críticas ante las acciones dañinas contra la naturaleza, las discusiones por la situación ambiental global y la emergencia sanitaria, por ejemplo.

Caminando de los discursos a los hechos, muchas personas en medio de la cuarentena se han preocupado por crear un hogar sostenible y así aportar su granito de arena a la mejoría del planeta. De acuerdo al especialista ambiental Isidoro Hazbún apostarle a una vivienda sostenible se traduce en ahorro de agua y energía, además de reducir las emisiones de CO2, causantes del calentamiento global.

‘‘La luz solar y las lámparas de bajo consumo se convierten en elementos vitales. El ahorro logra reducir nuestros consumos energéticos de doble descarga y de artefactos como duchas y lavamanos. También se puede aprovechar el agua lluvia para optimizar el consumo de agua’’.

Agregó que una vivienda sostenible es la que hace uso adecuado de los recursos, como los materiales renovables, con contenido reciclado, con potencial para reutilizarse al final de su vida útil. ‘‘Cabe mencionar que el sector transporte (carretero, ferroviario, fluvial, marítimo y aéreo) representa casi el 40% del consumo total energético en Colombia, siendo crucial la incorporación de prácticas sostenibles por hogares en lo que se refiere este tema. Dentro del sector residencial, el cual utiliza aprox. 15% del consumo total energético en Colombia, el uso energético se da básicamente por la refrigeración, iluminación y cocción, siendo esta última la que causa la mayor cantidad de uso energético’’.

¿Qué hacer?

Según el Coordinador del Centro de Interacción Ambiental VIVERDE, Juan Camilo Gómez Álvarez, desde casa se puede ayudar al medioambiente siendo consciente de cómo se usa el agua, la energía eléctrica y la generación de residuos.

‘‘En cuanto al agua, podemos cerrar la llave mientras nos enjabonamos en la ducha. Nuestro baño no debe durar más de 4 minutos (tiempo con la llave abierta). Podemos reutilizar el agua que sale de los ciclos de lavado de ropa o producidos por los aires acondicionados para trapear y limpiar terrazas. Si no contamos con dispositivos ahorradores de agua como sanitarios o grifos especiales, podemos agregar una botella llena de agua dentro del tanque de un sanitario y así consumiremos menos agua durante cada descarga’’.

Aconsejó cerrar el control principal del agua en la noche antes de dormir o cada vez que se salga. ‘‘En cuanto a la energía eléctrica, mientras no estemos utilizando un aparato eléctrico, debemos apagarlo y en lo posible mantenerlo desconectado. Procuremos no usar luces en horas del día si no son necesarias y usar los aires acondicionados con un tiempo programado y a una temperatura acorde a lo que consideramos fresco’’.

Gómez mencionó que es importante que se disminuya la generación de residuos en nuestros hogares, y que esto se puede lograr, por ejemplo, cuando se compran alimentos o productos que no tienen envoltorios innecesarios. ‘‘Separemos correctamente nuestros residuos en orgánicos (restos de frutas y verduras), ordinarios (barrido de pisos, entre otros) y reciclables limpios (papel, cartón, vidrio, plástico, metal)’’.

Destacó que, al estar produciendo un consumo responsable de agua y energía eléctrica, y un manejo adecuado de los residuos, se está aportando a que generaciones futuras puedan gozar de estos mismos recursos. ‘‘Como bien es sabido, al disminuir el consumo de ciertos servicios como el agua y la energía eléctrica se tendrá un ahorro en la factura’’, agregó.

Házbun, por su parte, recomendó que, si se está pensando en comprar una lavadora, una nevera, una lavadora de platos o un horno, se escoja el modelo más eficiente en términos de energía que se puedan adquirir. ‘‘Pueden ser más costosos, pero evitan el consumo excesivo de energía y esto se verá reflejado en tu factura. También pueden lavar la ropa en la lavadora con agua fría para ahorrar el consumo de energía, sembrar árboles, movilizarse en bicicleta y usar medios alternativos de empaque cuando se vaya a comprar, por ejemplo, las bolsas de tela, las mochilas y los canastos’’.

¿Es rentable?

Muchas personas creen que ser sostenible implica gastar mucho dinero, un pensamiento que niega Yaneth Navarro, coordinadora de Educación Ambiental de Barranquilla Verde, quien afirmó que este es más rentable que otros estilos de vida. ‘‘Las personas pueden contribuir al medioambiente reciclando, reduciendo, ahorrando energía y agua, y creando huertas caseras’’, complementó.

Cabe resaltar que una acción que atenta contra el medioambiente es el consumismo, que provoca más residuos, proliferación de vectores y contaminación del aire, según Navarro.

Hazbún agregó que el consumismo afecta al medio ambiente de muchas maneras, pues los niveles altos de consumo (y, por lo tanto, los niveles altos de producción) requieren mayores aportes de energía y material, y producen mayor cantidad de desechos por productos.

‘‘El aumento de la extracción y la explotación de los recursos naturales, la acumulación de residuos y la concentración de contaminantes pueden dañar el medio ambiente y, a la larga, limitar la actividad económica. Entre el 60 y el 80 por ciento de los impactos ambientales en el planeta provienen del consumo dentro de los hogares. Si todos cambiamos nuestros hábitos de consumo, habría un efecto drástico en nuestra huella ambiental global’’.

Carolina Vargas, Consultora Regional de Sostenibilidad y Relaciones Gubernamentales de BASF Suramérica, manifestó en un artículo que el paradigma de los altos costos para implementar acciones o adquirir productos más sostenibles está cambiando, y que los consumidores, ahora más informados, están comprometiéndose con acciones sencillas y de fácil acceso, como: separar desechos para el correcto aprovechamiento, cambiar a bombillos LED, y adquirir productos con atributos y posicionamientos que aporten a la sostenibilidad.

‘‘Todas las acciones que se puedan emprender desde el hogar cuentan, no solo para hacer mejor uso de los recursos en beneficio de la economía de la familia, sino en beneficio de la protección de los ecosistemas’’, agregó. 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA