EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/136166
Actualidad 09 de Diciembre de 2015

¿Cómo debe sonar el vallenato declarado patrimonio?

El usuario es:
Foto: Archivo particular

Inguel Julieth De La Rosa V.
Compartir:

El vallenato al fin es patrimonio cultural. Tras la declaración, el llamado de la Unesco es hacia la preservación de esta tradición folclórica. Luego, teniendo en cuenta que el género ha ido evolucionando —y lo seguirá haciendo— surge un interrogante: ¿cuál es el vallenato que merece ser llamado hoy patrimonio?

Para resolver esta inquietud, consultamos a un maestro del folclor, un intérprete del vallenato de la vieja guardia como lo es el acordeonista Israel Romero. Así mismo quisimos conocer la opinión del guacharaquero Kenel Swing, integrante de la agrupación Kvrass y representante de la llamada Nueva Ola.

En principio, el maestro Israel responde que el verdadero vallenato es ese que conserva la esencia y respeta los parámetros del folclor; sin embargo, no es reacio a la evolución que necesita todo género musical y que también él ha promovido con el Binomio de Oro.

“Nosotros sabemos que es casi imposible que las nuevas generaciones compongan el vallenato tradicional tal como era en sus inicios, porque hay otras vivencias en estos momentos; pero hay que conservar los aires (puya, son, merengue, paseo y romanza), los ritmos y las letras que tengan poder, mensaje”, dice Israel.

Para ser más claros, el maestro Israel cita canciones como Nido de amor, De rodilla o Dime pajarito, que “no son tradicionalistas, pero tienen fuerza en su expresión, hay poesía y hasta literatura en sus letras”.

“En la Nueva Ola quieren hacer solo canciones chicharacheras, sabiendo que una de las cosas que nos ha hecho grandes en el mundo con este género ha sido las canciones dicientes”, insiste el maestro Israel, rechazando toda clase de trivialidad en las letras.

“El reguetón es quizá la competencia más grande que tenemos en este momento, pero la diferencia entre quienes hacen esa música y nosotros es que ellos son subliminales y nosotros somos sublimes, y eso es distinto. Claro que hay que hacer letras actuales, pero siempre con un mensaje positivo”, invita el acordeonista del Binomio de Oro.

En este punto, Kenel Swing opina que  en la Nueva Ola sí se siguen haciendo canciones sentidas y que de hecho están presentes en los nuevos álbumes, aun cuando la industria musical sea quien las deje a un lado.

“La realidad hoy es que si tú llevas a una emisora una canción netamente con acordeón, caja y guacharaca, y otra con todos los instrumentos, de seguro escogen la segunda, porque siempre buscan la innovación, los ritmos más movidos. Entonces, si el mundo va mirando hacia allá, nosotros no podemos arriesgarnos con un producto que no vaya a ser tenido en cuenta. Claro, esto no significa que el vallenato tradicional no le gusta a la gente, él se da y se vive todavía, nosotros también lo incluimos en nuestros discos y shows”, dice el integrante de la agrupación Kvrass.

La declaratoria de la Unesco advierte que cada vez se usan menos los espacios callejeros para las parrandas vallenatas, aun cuando este es un importante medio de transmisión de los conocimientos y prácticas musicales. Ante esto, el intérprete de la guacharaca responde que aquello también se debe a la inseguridad actual, teniendo en cuenta que hoy las calles no guardan la misma tranquilidad de antes, cuando era posible caminar con instrumentos en manos y plena confianza.

No obstante, el maestro Israel Romero resalta que aún, en época de festivales, las parrandas se gozan de calle en calle.

 


Kenel opina. Para el intérprete, la Unesco brindará una protección necesaria a una de las manifestaciones culturales más grande que existe en nuestro país, el vallenato, y aunque nos invita a conservar su esencia, —dice— esto no implica que no se pueda fusionar con otros instrumentos o ritmos. “En todo caso, en los ‘shows’ también preservamos el vallenato tradicional y de la mejor forma que podemos: interpretándolo”. 

Lo que dice Israel Romero. En estos momentos, el maestro propone “conservar la esencia, que está en los arreglos del acordeón y que el aire (bien sea paseo, puya, merengue, son o romanza) sea ejecutado como tal. Así mismo reconoce que las fusiones son válidas, pues es algo que al vallenato “no le quita ni le pone”. “Claro que se pueden mezclar géneros, eso se ha dado a lo largo de toda la historia y ahora también es válido hacerlo, porque estamos en un momento competitivo y tenemos que mostrarnos”, dice.
Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO