EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/143941
Latitud 09 de Julio de 2017

Roberto Roena, !SEÑOR BONGO!

El usuario es:
Foto: Archivo

De la banda de Cortijo y su Combo al Apollo Sound, perfil de un ‘teso’ de la salsa que estará de paso este año por Barranquilla.

Por Rafael Bassi Labarrera
Compartir:

Roberto Roena es una de las figuras del Olimpo de la salsa. Su inolvidable imagen en los históricos conciertos de la Fania All Stars y el inconfundible sonido del cencerro y del bongó marcan la pauta de un músico caribeño lleno de logros musicales. Durante sus más de 60 años como percusionista y gran bailarín, el llamado ‹Señor Bongó›, admirado por millones de entusiastas en todo el mundo, ha seducido con la magia que irradia su maestría salsera.
Roena nació hace 77 años, el 16 de enero de 1940, en el barrio boricua de Dulces Labios, de Mayagüez, donde dio sus primeros pasos en el arte montando rutinas de baile con su hermano Cuqui en La Sultana del Oeste, bajo la tutela de su tío Aníbal Vásquez. Cuando contaba con nueve años de edad, su familia se mudó a Santurce, donde los hermanos continuaron puliendo sus rutinas de mambo y chachachá, deleitando al público asistente a los concursos de talento. 

Parte de la historia viva de la salsa por derecho propio, desde antes que la música antillana se llamara salsa, ya Roena le estaba metiendo candela a su propia cocción musical. Sus inicios como tamborero datan de 1956 con el Combo de Rafael Cortijo, con quien aprendió sus primeros golpes de percusión. Cortijo descubrió en Roena la persona idónea para completar el concepto innovador, en aquel momento, de un ‹combo show›. Roberto tenía ritmo, sabía bailar y podía enseñar a otros cómo bailar, llegando pronto a ser el coreógrafo que le puso movimiento corporal al combo de Cortijo, innovación que rompió con las tradicionales bandas grandes de la época en las que los músicos se sentaban pasivamente tras sus atriles. Luego de la disolución del Combo de Cortijo, formó parte de la fundación del Gran Combo de Puerto Rico.

Líder innato, ya para el año 1966, estando aún con ‹los mulatos del sabor› bajo la dirección de Rafael Ithier, comenzó Roena a mostrar sus cualidades cuando reunió a un grupo de músicos reconocidos que, bajo el nombre de Los Megatones, grabó un disco que presagiaba la explosión y el despegue de una de las bandas más innovadoras y queridas del mundo de la salsa: el Apollo Sound, fuente de inspiración y paradigma de otras agrupaciones salseras de los años 70.

Músico de oído y de mucha ascendencia sobre sus colegas, a pesar de no saber leer o escribir música, y probablemente a causa de ello, Roena supo rodearse de excelentes músicos y arreglistas. En el Apollo Sound figuraron músicos de la orquesta de Tito Puente, Cortijo y su Combo y El Gran Combo, entre otros. Algunos de los arreglistas y compositores de renombre que nutrieron su repertorio fueron Mario Ortiz, Bobby Valentín, Elías Lopés, Luis ‹Perico› Ortiz y Papo Lucca, en Puerto Rico, y Adalberto Álvarez y Pablo Milanés, en Cuba.

Con el Apollo Sound, el músico introdujo un ‹nuevo› sonido al movimiento salsero, usando dos trompetas, un trombón y un saxofón. Además, siempre consideró la variedad como una clave para el éxito, incluyendo en su repertorio desde música a go-gó, hasta romántica, pasando por la música  brasilera y la música cubana contemporánea. El primer disco de Roberto Roena y su Apollo Sound produjo éxitos de impacto como Tú loco loco y yo tranquilo, El escapulario y El sordo. De hecho, fue el Apollo Sound el encargado de popularizar el clásico de Bobby Capó Soñando con Puerto Rico.

Por las filas del Apollo militaron virtuosos músicos como los trompetistas Elías Lopés y Mario Cora, el trombonista Gunda Merced, el saxofonista y flautista Miguel Rodríguez, el conguero Papo Clemente, y las voces de Piro Mantilla, Tito Cruz, Frankie Calderón, Sammy González y Carlitos Santos.

Parte del sello International Records (subsidiaria de Fania), Roberto Roena y su Apollo Sound grabó por espacio de una década, en la cual cosecharon éxitos como Traición, Chotorro, Mi desengaño, Fea, Marejada feliz, Cui cui y El progreso, entre otros. Su repercusión en las ondas radiales vino acompañado de giras a través de los Estados Unidos y Latinoamérica.

Vale la pena destacar el fino criterio de Roena para seleccionar las composiciones que grabó en sus discos. Uno de sus más sonados éxitos en Barranquilla es sin duda Guaguancó del adiós, de Tite Curet Alonso.
Este año tendremos la oportunidad de apreciar de cerca al gran bongosero y bailarín de la salsa en la edición 2017 de Barranquijazz en una inolvidable velada el 16 de septiembre en la que el ‹Señor Bongó› tocará a los asistentes con su sabiduría musical. 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA