EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/137524
Latitud 17 de Abril de 2016

Jugar con la imaginación

El usuario es:

La autora de las fotografías explica en este artículo cómo la lectura del libro 'Doce cuentos peregrinos', de García Márquez, se fue fusionando con lo que registraba su cámara en Barranquilla.

Gisela Savdie*
Compartir:

La serie de fotografías La casa en el aire lleva el título de la canción del mismo nombre, que sonaba insistentemente en la radio con ocasión de un homenaje que se le rendía al Premio Nobel colombiano Gabriel García Márquez, recién fallecido en esos días. Me encontraba fotografiando varios barrios residenciales de la ciudad de Barranquilla, y ante tal excitación y algarabía, las casas empezaron a salirse de su contexto habitual.

Las solemnes intervenciones relacionadas con la muerte del Nobel, que a ratos se sentía como la de un noble, acicalada por esa música que bien podría denominarse el barroco costeño, parecían transformarlo todo. Una especie de hechizo envolvía el ambiente y se apoderaba de amigos y enemigos que unidos en un frente común se jactaban en elogios y halagos de alto turmequé, aún en los recintos gubernamentales y públicos adornados con las tradicionales mariposas del reconocido color.

Las entidades detentoras del poder, que siempre fueron motivo de crítica inmisericorde bajo la pluma de Gabo, parecían pasar por alto las contradicciones inherentes al festejo, y se desbordaban en adulaciones y halagos, pasando por alto su exilio y sus afiliaciones personales, tan cuestionadas en otro momento.

Inspirada en lo que sucedía, y ya de regreso en casa, me cobijé en el silencio de una habitación extraña pero que aún guardaba recuerdos de mi infancia y adolescencia. Tomé el primero de los libros de Gabo que encontré a mano: Doce cuentos peregrinos, y su lectura se fue fusionando con aquello que la cámara había registrado. Muy pronto el efecto psicótico de la palabra bien montada empezó a alterar no solo el contenido realista de las imágenes, sino que logró abstraerlas de su argumento original para crear un universo alternativo donde la magia prevalecía y se apoderaba del entorno.

Los cuentos de García Márquez, inspirados a su vez en el cine, notas periodísticas, guiones de televisión, recuerdos y sueños son de por sí obras de arte; son una especie de radiografía capaz de mostrar lo excéntrico dentro de lo sencillo, lo fantástico dentro de lo habitual y lo mítico dentro de lo racional. Interpretarlos resultaría supremamente complejo y atrevido, por lo cual estas imágenes que componen La casa en el aire son solo el producto de una inspiración fundada en el peregrinaje en tiempo y espacio al que nos induce su lectura.

La temática social que se maneja en las historias de García Márquez, capaces de abarcar tanto el entorno público como el más íntimo y privado, resulta muy universal, y de fácil identificación. El poder, la soledad, el amor y la muerte hacen de sujeto y objeto en esa obra que narra y cuenta testimonios más reales que el realismo mismo y más mágicos que los artificios de la memoria. Y, ¿qué mejor manera de dejar plasmado un testimonio histórico que a través del cuento tejido con ese hilo del legado periodístico que rescata hasta el más insignificante detalle de un lugar o una experiencia vivida?

Si «el pueblo de Nápoles tiene el mismo olor que el de Riohacha» y «la ciudad de New Orleans se parece a Barranquilla», el adjetivo macondiano puede calificar instancias en cualquier lugar del mundo. Por ello la serie, si bien se centra en el tradicional Barrio Abajo con su espíritu y personalidad propios, cuna del fútbol, el béisbol y las marimondas, y lugar de residencia en su momento de celebridades regionales como el mismo Gabo, se extiende también a otros ámbitos tanto locales como internacionales, y es aquí donde se invita al espectador a jugar con la imaginación. Fotografías de esta serie han participado en la exposición del Salón de Arte Anapoima 14-15, en la subasta de arte organizada por la fundación Give to Colombia, e ilustraron la charla sobre García Márquez dictada por el escritor Juan Carlos Botero, en la librería Books and Books, en la ciudad de Miami (2015)..


“Busco argolla de viudo o “El verano feliz de la sra. Forbes”. (“Looking for a Widower Ring” or “Mrs. Forbes Lucky Summer”). Foto Gisela Savdie

Estas imágenes  de la serie “La casa en el aire”, de Gisela Savdie,  y los  textos de Juan Carlos Botero, que se presentan en esta edición de Latitud  hicieron  parte de una presentación sobre García Márquez organizada por Books and Books y ‘Letra Urbana’, en la ciudad de Miami en 2015. 

* Odontóloga de la Universidad Javeriana, dedicada actualmente a las artes plásticas y a la escritura. Tiene grado de Miami International University of Arts and Design, y es Masters of Art de Barry University.
Es columnista en EL HERALDO de Barranquilla y editora de la revista ‘Letra Urbana’, en Miami.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA