EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/47463
Histórico 26 de Noviembre de 2011

Nos sorprendió no ver a Teófilo en la cancha: Claudio Gugnali

El usuario es:

Compartir:

Detrás de todo director técnico hay un hombre de confianza, su mano derecha, su confidente. Maturana, por ejemplo, lo tuvo en Bolillo Gómez. Daniel Pasarella, cuando dirigía a Argentina, tenía a su lado a Alejandro Sabella, hoy director técnico de Argentina.

Y fue ahí donde Sabella empezó a mostrar sus grandes dotes como técnico. Después fue contratado por el equipo Estudiantes de La Plata y ahí ganó todo, campeón del torneo argentino en el 2010, campeón de la Copa Libertadores de América 2009 y subcampeón del Mundial de Clubes de 2009. A su lado, estuvo siempre su amigo y exjugador de Estudiantes de La Plata Claudio Gugnali. Por eso, una vez asumió como director técnico de Argentina, no dudó en llamar a Claudio como su asistente.

EL HERALDO y Deporte Espectacular hablaron en exclusiva con Gugnali, tras su paso por Barranquilla, acerca del partido con Colombia, el clima, Messi, el futuro y mucho más.

Hablemos del clima, inicialmente. ¿Por qué terminó mejor Argentina que Colombia?
Los dos equipos no llegamos de la mejor manera. Nosotros veníamos de empatar ante Bolivia en casa, pensando que lo íbamos a ganar, y Colombia de empatar ante Venezuela en casa, pensando también que lo podía ganar. Los dos equipos venían con sensaciones parecidas. Es cierto que Argentina terminó mejor que Colombia, es la sensación que me quedó. En definitiva, jugar a las 4 de la tarde en el calor de Barranquilla le terminó favoreciendo al resto que le quedaba a Messi, ya que, en el segundo tiempo, cada vez que la agarraba Messi daba la sensación que podía terminar en gol.

Y esto, a pesar de dar muestras evidentes de cansancio.
Sí, tienes razón. Lo sintieron el partido. Pero yo digo que Messi, y lo digo con total humildad, tiene el poder de desequilibrar en una jugada lo que otros por ahí no lo hacen en un partido. Entonces, ese pequeño resto que le quedaba a él es mucho más, desde la calidad, que el resto que les quedaba a otros. Y por eso yo digo que me dio la sensación que terminó mucho mejor Argentina.

Después del partido, Jackson Martínez dijo que Colombia se desgastó mucho porque le tocó correr sin el balón, incluso, mucho más que por el desgaste que hicieron en el juego ante Venezuela. ¿Fue ese el factor primordial?
Yo creo que sí. Es una buena apreciación de Jackson. Ellos se cansaron de correr detrás de la pelota, y el segundo tiempo fue netamente favorable a la Argentina.

¿Cómo hicieron para reponerse de esos momentos tan difíciles como son perder ante Venezuela y empatar ante Bolivia?
Y de la única manera que sabemos manejarlo, con tranquilidad, con respeto, con equilibrio. Las Eliminatorias, todo el mundo lo sabe, son mucho más parejas. Hoy Venezuela, ustedes lo vieron acá, es un equipo que ofrece garantías. Nosotros somos conscientes de que Argentina tiene la obligación de ganar en todos lados, pero vamos conociendo con el tiempo las limitaciones que tenemos. Por eso hay que alcanzar un gran equilibrio con un bloque defensivo que te dé tranquilidad y después darles posibilidad a los creativos, encabezados por Messi, que puedan hacer daño del otro lado. Argentina tiene que adquirir su identidad y salir a ganar, ya que es el candidato número uno si no está Brasil, pero con recaudos, porque tampoco podemos entrar en la locura de entrar al golpe con golpe. Y más si es un partido como el que jugamos ante Colombia, en la temperatura de Barranquilla.

¿Vinieron a Barranquilla a buscar un empate, teniendo en cuenta a los jugadores que pusieron en la mitad de la cancha?
A veces queda feo decirlo, pero yo creo que un empate en Barranquilla ante Colombia era bueno. Lo que pasa es que si vos le sumás el resultado anterior ante Bolivia en casa, teníamos como la necesidad de ganar para remendar un poco lo que veníamos arrastrando. Le pasaba lo mismo a Colombia después de empatar ante Venezuela. Por eso te digo que ambos equipos veníamos con deudas. Aunque Colombia tenía una mayor responsabilidad por el marco imponente que se vivió con sus 50 mil hinchas, todos con sus remeras amarillas. Muy digno y respetuoso lo de la gente, porque no sentimos ningún tipo de agresión de ninguna naturaleza. Solo uno se equivocó tirando una botella, pero uno en 50 mil es un porcentaje muy mínimo.

¿En qué momento se dieron cuenta que podían ganar el partido? Lo pregunto por la inclusión de Agüero. ¿Lo metieron por necesidad o porque se dan cuenta que podían ganar?
Un poco más por la necesidad de tratar de revertir la situación. El cambio estaba planteado, ya que siempre arrancamos con un equipo, pero Alejandro (Sabella) me pide que planteemos las variantes de acuerdo a las necesidades, ya sea para adelante o para atrás. Son pequeños detalles que tratamos de programar antes del partido, y estaba en las posibilidades jugar con Messi de enganche y dos puntas. El gol al final del primer tiempo de Colombia aceleró la decisión. En este caso dio resultado, pero de repente hacés lo mismo, Colombia marca el segundo y te critican porque te desprotegiste. Afortunadamente, esta vez nos funcionó y le dimos vuelta al partido.

¿Cambiaron los planes con las lesiones de Di María y Agüero para el primer partido?
Cambiaron bastante. Di María y Messi son los jugadores que casi no tiene reemplazantes en la Argentina. Di María es un jugador que se desdobla, rápido, define, tiene consistencia, puede jugar como volante por izquierda, te da muchas posibilidades. Su lesión nos limitó, y el resultado de Bolivia también nos limitó, por lo que nos tocó venir acá con un medio campo más duro, más de carácter, y esperar un poco a ver qué hacía Colombia y cómo se desgastaba. Ante Colombia, de visitante, había responsabilidades repartidas y podíamos especular un poco. Nosotros ante Bolivia, o Colombia ante Venezuela, teníamos la responsabilidad de salir a ganar desde el primer minuto.

¿Les sorprendió no ver a Teófilo en la cancha?
Sí, nos sorprendió. Pensamos que iba a jugar, pero bueno, por ahí Álvarez tendría sus motivos. El técnico convive con sus jugadores y es el que más cerca está de ellos, entonces cuando toman esas decisiones es porque consideran que es lo mejor para el equipo.

Es cierto eso, pero se lo pregunto por la importancia que ha adquirido el jugador en Argentina.
Es cierto. Nos llamó la atención no verlo por lo menos en algún momento en el campo. Teófilo está haciendo un muy buen torneo en la Argentina, está muy oportuno, más allá que el torneo argentino está medio definido. Parece que es Boca, y el resto, no creo que a Racing le alcance para quitarle el título a Boca, que ha alcanzado una consistencia y una solidez que parece invulnerable.

¿Qué van a hacer en estos siete meses sin Eliminatorias?
En principio vamos a visitar a nuestros jugadores en Europa. Cómo viven, cómo entrenan, cómo juegan en sus clubes. Nos repartiremos entre los tres para visitar Inglaterra, Italia, España y Portugal, que es donde tenemos a la mayoría de los jugadores. Ya que no los podemos entrenar nosotros, estaremos con ellos, tomaremos un mate, charlaremos de fútbol y seguiremos acrecentando este vínculo, porque es muy conocido que los logros los obtienen los grupos, y los grupos hay que armarlos. Cuando la montaña no viene a Mahoma, Mahoma tiene que ir a la montaña, así que ahí estamos organizándonos para poder ir a sus lugares de residencia.

¿Carlos Tévez podría volver a la Selección Argentina?
Sí, claro que sí. Alejandro siempre lo ha dicho públicamente, todos tienen las puertas abiertas, pero hay que respetar el presente de cada uno. Carlos, lamentablemente, por el litigio que tiene en el Manchester, no juega. Nosotros hemos elegido a otros que están en actividad. Además, Argentina tiene muy buenos delanteros y así es más difícil encontrar un lugar. Tévez, en su plenitud, tendría todas las chances de estar en la Selección.

La Copa América era la preparación ideal para estas Eliminatorias, y ustedes no tuvieron esa oportunidad.
No la tuvimos, pero es lo mejor que nos ha pasado en la vida. Representar a nuestro querido país, con muy buenos jugadores y muy buenas personas, es algo fascinante. Así que ni el peor de los resultados nos va a hacer cambiar lo que sentimos en este momento. Es un gran orgullo y una gran satisfacción. Somos muy felices por lo que hacemos y muy agradecidos por donde estamos.

Por Fabio Poveda Ruiz

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA