EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/32499
Histórico 06 de Agosto de 2011

Estulin apunta su voz incendiaria a Wikileaks

El usuario es:

Compartir:

Daniel Estulin asegura que Wikileaks es en realidad un instrumento de la CIA. ¿Cómo puede ser posible? Como parte de una agenda a largo plazo para justificar el cierre definitivo de Internet, por parte del Gobierno de Estados Unidos. Él es reconocido por su reveladora investigación sobre una sociedad secreta llamada el Club Bilderberg; libro alabado por Fidel Castro, y que ha vendido 5 millones de copias en 81 países. Una biblia para aquellos que creen que el mundo es controlado por una élite de poderosos.

El exagente de la KGB, nacido en la Unión Soviética, habló con EL HERALDO en Bogotá. Vino a Colombia a presentar su nuevo libro: Desmontando Wikileaks, en el que revela una serie de documentos, informes, y vínculos secretos de la organización informática liderada por el hacker Julian Assange. Evidencias para demostrar que la mayor filtración de documentos confidenciales en la historia es solo otro engaño más en “un mundo de humo y espejos”.

¿Qué mensaje deja Wikileaks?
Por encima de cualquier otra cosa, el de no creer nada a nadie. Comprobarlo todo, no dar por hecho nada, y pensar de forma independiente. Todo lo que estoy diciendo es una mentira, hasta que tú lo puedas comprobar. De la misma forma, cuando sale una noticia en CNN o en The New York Times no entiendo por qué la gente da por hecho que lo que le están diciendo es la verdad, si casi siempre le mienten descaradamente a propósito. Esos medios de comunicación no tienen ninguna intención de contar la verdad. No trabajan para los pueblos, sino para sus dueños, los que pagan sus sueldos y definen esa verdad entre comillas que sale. Toma la información y búscate entenderla desde tu perspectiva; indaga, busca, pregunta. Es importante tu nivel de ser independiente como ser humano.

Si lo que dice es cierto, ¿no pone en riesgo su vida?
Los riesgos que estoy tomando son riesgos calculados. Hay cosas que puedo contar que no estoy contando, porque ya son demasiado espeluznantes. Después de Bilderberg era el momento de indagar más, de tocar otro fondo; hacer a la gente criticar las cosas aún más. Es el aporte que estoy realizando. No quiero salvar al mundo. Solo son cosas que me preocupan como ser humano, y las quiero indagar. No tengo agenda oculta, ni soy desinformador del Club Bilderberg. Soy una persona interesada por estos acontecimientos, y que los quiere compartir.

¿Cómo lo ayudan sus 12 años de experiencia como agente?
Ayuda a entender cómo funciona el mundo, cómo funcionan las cosas. Ayuda a entender lo que sale en la televisión, las noticias de la guerra de Afganistán, Iraq, conflictos bélicos que son mentira. Uno ve una batalla campal entre talibanes y no sé quién, y está CNN de por medio. La pregunta que tengo es cómo carajo estos hijos de la gran p...… se enteraron que ahí estaba una pelea. Porque Talibán seguramente no les había dicho nada. Es cómo los medios manipulan las percepciones. Mi labor es simplemente tratar de sacar esas cosas a la luz. Cosas que creo, tal y como está el mundo, que merece luchar contra ellas.

¿Cuál es su objetivo?
Como le dije a Fidel Castro, nuestro deber como seres humanos es asegurar la supervivencia de la especie, para que de aquí a dos millones de años seamos miles de millones de personas viviendo en todas las galaxias del universo. Para eso lo que tenemos que asegurar primero es que somos libres, en todo el sentido. Porque los ricos nos quieren esclavizar. Pero yo no quiero ser esclavo de nadie, y tampoco quiero hacer daño a nadie. Para eso, necesito que la masa social entienda lo que está pasando. Es la labor que estoy desempeñando: arrojar esta luz de mi verdad, que no tiene que ser la verdad, pero es mi verdad. Seguramente me equivoque en algunas cosas, pero como analista de contraespionaje soy capaz de articular muchos datos, y crear una estructura que puede explicar muchísimas cosas. No todas, pero ayuda a la gente a entender mucho mejor de qué manera nosotros formamos parte de esta gran manipulación, este lavado de cerebro mundial por parte de los poderes.

¿Y qué cosas pasan, por ejemplo?
Todas las degeneraciones del mundo del arte, como el rock n’ roll, el rap, están hechas a propósito en un laboratorio. El objetivo es destrozar, borrar de la faz de la tierra la grandeza universal del ser humano. Convertirlo en un animal es el objetivo. Porque a un ser humano indomable, ético, honrado, honesto y valiente no puedes gobernarlo. Porque así no vamos a arrodillarnos nunca a un rey. Solo esclavos analfabetas, simplones y subnormales permitirían que un rey o un presidente nos gobernara sin nuestro consentimiento.

¿Qué descubrió de Wikileaks?
Lo que me impulsa a hacer el libro es un informe que vi hace un año del gobierno ruso. A Julian Assange lo conozco como personaje hace muchos años. Era un chaval joven, que pertenecía a un grupo de hackers en Alemania que se llamaba Chaos Computer Club. Muchos trabajaban para la KGB. El informe de los analistas de los servicios de espionaje ruso hablaba del procedimiento para cerrar Internet. Hablaba de que el gobierno americano fácilmente puede cerrar la red, utilizando algún acontecimiento como 11S o Pearl Harbor. Los rusos pensaban que será un ataque mininuclear, un autoataque, autoorquestado, contra un centro nuclear americano. Causar unos 400 mil muertos y echar la culpa a hackers chinos, para tener la excusa necesaria para cerrar Internet. Cuando vi esto, creí que era el momento de desmontar la operación Wikileaks. Sabía que la operación es de la CIA, porque los tipos que están metidos dentro del consejo, las empresas que financian Wikileaks, son unas personas con vínculos muy fuertes con la CIA americana.

¿Es decir que lo usarán para cerrar Internet?
Wikileaks no va a ser el argumento. Es una herramienta, que sigue muchos objetivos al mismo tiempo. Uno es cerrar Internet. Otro es hacer entender el mundo de forma distinta. Muchos documentos de Wikileaks seguramente son falsos. Por ejemplo, de Afganistán se han filtrado 200 mil páginas de documentos, pero todos son de archivos digitales. No son documentos. Documento es algo que puedes tocar con la mano. Son archivos que solo salen en la pantalla de tu ordenador, y esto no vale nada. Son cosas fácilmente falsificables. Hasta que no ves un folio, con el sello de un experto que verifica que es un documento original, es un documento falso. En las 200 mil páginas de ‘documentos’ de Afganistán no hay ni una palabra sobre el único negocio de valor en ese país hasta hoy, que es la droga. ¿Cómo es posible eso? Es como si hablaran de las Farc y no hay ni una palabra de la droga o el secuestro. Algo falla, ¿no? 90% de la información del libro está en Internet. Solo que yo como analista tomo las piezas y les doy sentido. Por eso quieren cerrar Internet. Por todo el alcance que hay hoy de la información. Y eso es conocimiento del poder.

¿Qué dice a los que consideran sus investigaciones una locura?
En junio pasado he dado un discurso en el parlamento europeo. No es exactamente un psiquiátrico. Allí no entra ni el Presidente de Colombia. Di un discurso histórico sobre Bilderberg. Di un discurso a los jefes de estado mayor en Venezuela, con Chávez. Todo lo que yo cuento se ata, es una lógica aplastante. Otra cosa es si quieres creerlo o no. Es asunto tuyo, pero si sumamos 2 más 2 y no te da 4, algo va mal.

Por Iván Bernal Marín
 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA