EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/14055
Histórico 26 de Marzo de 2011

“Es mejor ser solución intermedia que óptima”

El usuario es:

Compartir:

Hace más o menos 25 años Carmen Arévalo Correa renunciaba a la gerencia de las extintas Empresas Públicas Municipales dejando ese monstruo de mil cabezas en manos de la clase política que acabó con los servicios públicos de Barranquilla.

Ella, con la juventud a cuestas, pensaba que podía domar esos demonios que se repartían cual pudín cada una de las posiciones burocráticas de la dependencia.

Lleva ese fracaso a cuestas. Pero en su vida la virtud ha sido la perseverancia, y a fuerza de ella logró sacar adelante el Parque Cultural del Caribe que es sin duda la gran joya de Barranquilla.

A esa entidad renunció hace un año. Está meditando medírsele a una promotora para rescatar La Loma después de la decisión adoptada de construir el Centro de Convenciones en el lote de Peldar.

¿Ya renunció a la dirección del Parque Cultural del Caribe?

Yo renuncié hace como un año, pero mi salida se ha ido dilatando por 20 mil razones. Recuerdo que salí de vacaciones y estaba agotada. Eran 5 años que llevaba jalando este proyecto y llegó un momento que no pude más y renuncie. Mi salida se ha ido dilatando. La búsqueda de reemplazo, etc., etc. Entonces la cosa está así como indefinida.

¿Su nombre suena para dirigir un proyecto de rehabilitación de la zona de La Loma.

Sí, también. En el momento en que yo hablé de salir de acá estaba conformándose una promotora mixta, que se llama Promourbanas, que junto con Alcaldía y la Cámara de Comercio debía emprender el desarrollo de La Loma. Esta zona hasta hace un mes tenía el proyecto del Centro de Eventos y Convenciones y el resto de desarrollo de La Loma. Para ese reto de desarrollo se había hecho un proyecto con la promotora Puerto Madero. Entonces mientras tenían ya un equipo, estaba Julio Jácome allí como gerente del Centro de Eventos, se necesitaba emprender el desarrollo de La Loma y en ese momento me ofrecieron ese cargo de entrar a la gerencia de ese proyecto.

¿Usted tiene la fama de ser comandante del cuerpo de bomberos porque se le mide a apagar cualquier incendio y no se arruga?

En algún momento me puso eso un poquito nerviosa y yo decía: vea pues ahora yo con todos los proyectos difíciles, los más complicados, “los chicharrones”. Entonces ahí esta Carmen Arévalo para que apague incendios, y yo dije: ve yo a estas horas de la vida. Yo lo que quiero es como un trabajo más tranquilo. Con el paso del tiempo uno dice bueno ya, uno joven hace una cantidad de cosas como medio heroicas pero más adelante uno quiere más tranquilidad. Sin embargo, a mi me parece interesante porque de los 80`s estamos hablando de la recuperación del centro, que cuando se armó el proyecto de la Aduana, la idea original la lideró la Cámara de Comercio, 82, 83, cuando estaba Arturo Sarabia y Jaime Abello, comenzamos hablar de eso que era cuando la Aduana se trasladaba a su nueva sede.

Con sinceridad ¿dónde queda mejor ubicado el Centro de Eventos y Convenciones?

Yo hice un análisis que me pidió la misma Cámara, no fue ahora sino cuando estaba Enrique Berrío y comenzamos a ver una variable que tenía que ver con la accesibilidad, con la infraestructura de servicios públicos y obviamente en ese momento tú tenías dos opciones La Loma u otra en el norte, porque en ese momento no se sabía. La otra opción era por allá arriba, por los lados de la Universidad del Norte. Obviamente que esos terrenos del norte ya están desarrollados, ya tienen accesibilidad, es mucho más expedito el proceso, mucho más rápido. Pero para mí personalmente, la mejor opción es La Loma.

¿Le parece a usted que las voces que de alguna manera cuestionan el cambio repentino e inesperado podrían tener algo de razón?

Podrían tener algo de razón, pero allí es donde uno tiene que buscar el equilibrio, en el sentido de que hay unos recursos comprometidos, hay unos trámites que recorrer, hay ciertas cosas que hay que ajustar en La Loma que no se van hacer de la noche a la mañana, que no se van hacer en uno o en dos años. Y te digo algo más, lo difícil en todo este proceso es la consecución de los recursos, y sabemos que eso es lo que está en juego en este momento.

Usted dice que llevamos 30 años tratando de recuperar el Centro y ha sido testigo de eso, ¿será que nuestros empresarios, funcionarios públicos y nuestra clase dirigente le quedó grande hacer el Centro de Eventos de La Loma, no por la polémica de hoy sino porque llevamos 30 años y no hemos podido desarrollar el Centro de Barranquilla?

Yo no sería tan drástica de que les quedó grande, sino que los procesos urbanos son complejos y no se hacen de la noche a la mañana, además nosotros hemos pasado un tiempo largo en que no se le metió la mano al centro, acuérdate que eso estuvo paralizado por muchos años. Ya se le volvió a meter la mano de un tiempo para acá cuando otra vez Edubar cogió fuerza y comenzó a mover el proyecto de recuperación urbana del centro. Yo creo que ha hecho falta un poquito de visión. Creo que la gente hasta hace poco no creía que el centro se podría recuperar y te lo digo porque mucha gente me lo decía, todavía hay gente que piensa lo mismo. Sin embargo, hoy día hay una serie de actos que comprueban que si es posible.

Si no se hace el Centro de Convenciones y usted se mete en ese cuento de ver qué se hace con La Loma, ¿en que está pensando?

Hay una cosa muy importante: a mí me ofrecieron ese cargo, yo todavía no he dado el sí.

¿Qué es lo que le conviene ahora a esa zona?

Lo que le conviene ahora a esta zona definitivamente es que se le dé un empujón fuerte a las cosas que hay que hacer allí, como el tema de la accesibilidad, el tema de la infraestructura y el tema de las invasiones, o sea ese es un tema que hay que entrar a resolver. Supongamos yo acepto el cargo, lo primero que yo haría es mirar como resuelvo el tema de las invasiones y el de la propiedad de la tierra, porque si eso no se empieza a resolver nos pueden coger otros años y a eso si le tengo miedo yo, como atraso a todo el proceso de recuperación del sector. Para mí lo prioritario en este momento sería buscar resolver el problema de propiedades de la tierra y poder clarificar eso para poder meterle el hombro a otros asuntos. Creo que no se puede bajar la guardia con respecto al desarrollo de La Loma. Si se va quitar el Centro de Convenciones de allí, tiene que hacerse un esfuerzo aún más grande en esta zona para que efectivamente La Loma termine este proceso de recuperación del centro.

¿Son buenas o malas estas discusiones que se dan en Barranquilla sobre cómo se debe planificar el desarrollo de la ciudad?

Claro que son buenas. Estoy escuchando gente que dice que aquí somos caníbales y que aquí nada se puede hacer porque entonces los otros se oponen. Los cachacos siempre nos ponen de ejemplo a los paisas porque cuando van a presentar este tipo de proyectos van unificados y cualquier diferencia que puedan tener la discuten por dentro ellos y no las dejan salir hasta el exterior, porque yo estoy escuchando ese argumento que tiene pros y tiene contras

¿Será que algunos andan dedicados a satanizar todos los proyectos de ciudad?

Yo lo que veo y de pronto puede ser hasta controversial como algunos intereses están detrás de la satanización de una u otra posición. Y además yo muchas veces veo magnificadas opiniones como medio sin fundamento.

Viendo la ciudad a través de los años, nuestra clase dirigente ha sido incapaz de mejorar la calidad de vida de nuestra gente, lo digo desde el punto de vista de la ciudad, sin parques, carentes de lugares lúdicos. Usted como urbanista de tiempo completo, ¿dónde pueden llevar los papás a sus hijos un domingo que no sea un centro comercial?

No hay, eso es totalmente cierto. La planeación urbana ha brillado por su ausencia en esta ciudad. Hay esfuerzos aislados de cosas que se han hecho. Hoy está la alternativa del Parque Cultural del Caribe pero la verdad es que no hay. Y la planeación urbana, la dotación del espacio público de calidad brilla por su ausencia en Barranquilla. Eso es totalmente cierto. Pero eso también tiene que ver con una decadencia económica de esta ciudad, una dirigencia política miope, muy corta y una dirigencia privada muy débil. La economía de la ciudad por mucho tiempo estuvo en crisis, esa decadencia económica viene de los 80’s, a eso le suma una dirigencia política voraz, que lo poco que produce se esfuma y eso es real, seguramente por una dirigencia gremial débil. La ciudad que hoy tenemos esta en un proceso de cambio. En ese sentido yo abogo por una visión de optimismo, de creer que es posible cambiar, que es posible recuperar todos esos años perdidos.

Una de las mejores entrevistas que he hecho en mi vida con chiva incluida, se la hice a Carmen Arévalo en el 85, 86, cuando renunciaba a la gerencia de Empresas Públicas. Recuerdo que Carmen Arévalo derramó varias lágrimas. ¿Será que seguimos luchando contra esos demonios que usted no pudo controlar hace 25 años?

No. Yo creo que parte de esos demonios no están tan grandes ni tan agresivos, existen todavía pero en cierta forma están un poquito más controlados. Pasa el tiempo y uno también va como madurando, se va dando cuenta de que las cosas no son fáciles, que hay muchas fuerzas tirando por su lado. El tema de la política, el tema de la corrupción, el tema de cada uno tratando de ver como saca tajada de las cosas, todo eso te dificulta cualquier plan positivo. Yo no diría que están los mismos demonios allí. Diría que algo se ha avanzado.

¿No le han hecho propuesta para que se lance a algo, están buscando candidatos por estos días?

No, no. Algunas veces en plan de chanza y alguna vez en mi vida pensé que me gustaría ser alcalde de esta ciudad, pero ya no.

¿Por qué?

Ya no, no, no. En esta ciudad y en este país nada es fácil, por eso es que uno dice, vamos a echar pa’ lante y así sea a pasos cortos pero avanzar, pienso que se puede avanzar. A veces es mejor quedarse con una solución intermedia que con la solución óptima.

Por Jorge Cura Amar
Especial para El Heraldo

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA