EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/12982
Histórico 19 de Marzo de 2011

Cambios en el mundo árabe forjarán un hombre nuevo: Nancy Lolas

El usuario es:

Compartir:

“Recuerdo haber presenciado una entrevista a dos jóvenes, uno israelí y el otro, palestino. Al preguntársele al israelí cuál era el derecho que tenía como judío a la tierra palestina, este respondió muy seguro: Mi Dios nos la prometió.

Parecía tan natural, hasta que el palestino de ojos muy grandes y muy negros musitó quedamente, pero no menos seguro: A mí Dios no me dijo nada…”

Este es un fragmento del libro A mí Dios no me dijo nada…, de la chilena Nancy Lolas Silva, quien recibió a EL HERALDO en su casa de Santiago de Chile para analizar la actual encrucijada del mundo árabe y el siempre complejo conflicto entre palestinos e israelíes.

Nancy Lolas, además de ser escritora, hace parte del Consejo Nacional Palestino. Desde esa posición pudo estar muy cerca de Yasser Arafat en los momentos más difíciles del líder palestino cuando se encontraba exiliado en Túnez, y luego en Gaza cuando se adelantaban las conversaciones de paz de 1996.

¿Cómo ve usted todo este movimiento político en Oriente Medio?

Creo que esto se esperaba. En algún momento tenía que llegar esto que va a permitir sacar al mundo árabe de la ignorancia, no es posible que en muchos países todavía sigan teniendo el poder algunos dictadores y reyes que fueron impuestos por Occidente.

¿En qué pueden favorecer estos cambios al pueblo palestino?

El pueblo árabe tiene un orgullo de raza, tal vez como una descendencia de los beduinos. De la misma forma como se liberaron de la opresión de esos dirigentes debe venir también la liberación del pueblo palestino.

¿La partida de Mubarak de Egipto, el gran aliado de Israel y Estados Unidos, y la llegada de un movimiento revolucionario puede cambiar la actitud de esa nación frente a un hermano indefenso y humillado como es Palestina?

Yo creo que sí. He tenido la suerte de estar en Egipto en varias ocasiones. Al conversar con importantes líderes se notaba la inconformidad frente al manejo del problema palestino. Este movimiento nuevo tiene un aspecto trascendental que guarda relación con la juventud, que asume los cambios en sus naciones, creo que estamos frente a un hombre nuevo, con otra moral, con otra actitud frente a la vida. No podemos seguir tolerando la actitud de Occidente de apoderarse de los recursos naturales de estas naciones pasando desapercibido, esos recursos deben conducir al mejoramiento de la calidad de vida de esos pueblos.

Los palestinos están divididos en su gobierno y en su territorio con Hamas y la Autoridad Nacional Palestina. ¿Piensa usted que puede darse un proceso de reconciliación nacional?

Creo que no hay otra opción. Entiendo que hay una autoridad, y la respeto, pero no puedo dejar de elogiar lo que ha hecho el Movimiento Hamas. Ellos han sido obligados, arrinconados por una ocupación que no les da tregua. Yo pienso que el tema de las conversaciones de paz va demasiado largo, son diez años y es muy poco lo que se ha logrado. Lo que viene ahora es el reconocimiento inmediato de Palestina como Estado Autónomo, teniendo en cuenta las fronteras del año 67. Creo que el mundo debe despertar frente a la ocupación israelí, que además tiene más de 12 mil prisioneros, entre ellos dirigentes importantes, algunos de ellos parlamentarios.

¿De qué democracia habla Occidente cuando no reconoce el triunfo de Hamas en elecciones libres, al tiempo que lo sataniza calificándolo de un movimiento terrorista? ¿Será que los nuevos movimientos del mundo árabe correrán la misma suerte?

Están buscando una democracia a la medida de sus intereses económicos en el mundo árabe. Eso es lo que buscan.

¿Hasta dónde piensa usted que va a llegar la construcción de nuevos asentamientos judíos en territorios palestinos?

Yo lamento que el presidente de Chile, Sebastián Piñera, haya votado por la creación del Estado Palestino sin definir lo relacionado con la delimitación de las fronteras. Con la ocupación actual, ante la construcción de nuevos y más asentamientos, es imposible que se conciba el nuevo estado del que todo el mundo habla. Un solo ejemplo: hay más de 500 retenes que le hacen la vida imposible a los palestinos, incluso en sus propios territorios.

Qué mensaje envía usted a miles y miles de descendientes palestinos, sirios, jordanos, libaneses y de otras naciones árabes que viven en América Latina frente a lo que ocurre en la tierra de sus antepasados en Oriente Medio?

Te voy a contestar esa pregunta de la siguiente manera: en alguna oportunidad estuvimos con Arafat en Túnez después de la salida de la OLP del Líbano, luego de las masacres de Sabra y Shatila, y le preguntamos qué podíamos hacer nosotros desde el otro lado del mundo, a lo que nos respondió con una frase que la llevo en mi corazón, nos dijo: “sean los mejores ciudadanos de esos países, pero no olviden nunca sus raíces, su patria de origen, porque quien no ama su patria de origen no merece tener otra”.

¿La dirigencia palestina no ha estado a la altura para resolver este conflicto?

Pienso que los palestinos han sido llevados a un estado de postración a través de la historia como ningún otro pueblo. Desde la presencia del Imperio Otomano, pasando por los británicos, y ahora la ocupación israelí. No ha sido fácil con un enemigo tan poderoso. Creo que debemos renovar nuestra dirigencia, y vuelvo a tocar el tema del hombre nuevo de que te hablé antes en esta entrevista.

¿Qué nos puede decir de su libro?, que ya va por la cuarta edición, agotada por cierto.

Ya narraste al principio el origen del título del libro, pero luego yo tuve una polémica con algunas personas de origen judío porque yo les solicitaba dónde estaba el decreto divino con los sellos y los protocolos que indicaban que ellos tenían como tierra prometida a Palestina. Mientras no lo vea no lo aceptaré.

Por Jorge Cura Amar
Especial para EL HERALDO
Santiago de Chile

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO