EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/50034
Histórico 17 de Diciembre de 2011

Barranquilla no es Miami: Katya González

El usuario es:

Compartir:

Hiperactiva, ex Reina del Carnaval y obsesionada con el Centro de Barranquilla, la reconocida arquitecta Katya González, creadora del laureado programa Vigías del Patrimonio, recibió hace ocho meses –tras el desastre de corrupción del ‘carrusel’ de la contratación– la Empresa de Renovación Urbana, ERU, en la capital, con una pobre ejecución del 3 por ciento y lo entrega con un admirable 94 por ciento realizado.

La oficina de la funcionaria barranquillera, arquitecta de la Universidad Autónoma de la capital atlanticense, con una maestría en Planeación Urbana, Diseño y Paisajismo de la Architectural Association de Londres, es un hervidero de teléfonos, planos, informes y, sobre todo, de visitas de los entes de control, que aún investigan qué fue lo que pasó durante la anterior administración con el escándalo de los Nule y compañía.

Su padre, Ricardo González Ripoll, le legó la empresa de arquitectura González Ripoll y Asociados, con la que ha trabajado en edificios, centros comerciales, y viviendas sociales de Barranquilla. También hizo parte de la Dirección de Patrimonio y el Viceministerio de Cultura.

El nombre de Vigías del Patrimonio, programa por el que la premiaron el año pasado en Venecia, Italia, fue una idea de Gabriel García Márquez, quien siempre pensó, además, en el patrimonio intangible, y por eso le dijo a Katia que el término vigía era más amplio, porque un vigía es quien cuida el horizonte desde el faro.

Desde el faro del ‘mar negro’ que puede llegar a ser un ente distrital en una capital que atravesó por una de sus mayores crisis de corruptela, González cuida el horizonte de la ciudad, convirtiendo las ruinas en sitios para vivir y gozar, porque quien lo vive es quien lo goza.

¿Por qué creó esta empresa?

En la Alcaldía de Luis Eduardo Garzón la hice porque era un programa y había que volverlo empresa para que pudiera actuar, tener proyectos importantes y aunarse con el sector privado, porque las ciudades se construyen entre lo público y lo privado.

¿Qué hace la ERU?

Su objeto es el de recuperar los sectores deteriorados de la ciudad. Esto es muy importante porque el suelo urbano en Bogotá ya se acabó, ya no encuentras un lote, y eso le pasa a todas las ciudades. Y uno se enamora de este objetivo cuando trabaja por ejemplo por el Centro de Barranquilla. Y ahora empecé a trabajar en el Plan Centro de Bogotá, que ya se está ejecutando, y vamos a empezar en este momento 300 viviendas en altura, a lo que le llamamos Manzana 5, que incluye el Centro Cultural Español, y ya está listo para empezar, con licencia de construcción, y tenemos una primera fase con 2 millones 500 mil euros de la Aecid (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo).

¿En qué está trabajando?

Estoy trabajando en siete planes parciales, es decir, sueños que se convierten en realidad. En este momento tenemos el Centro Comercial de San Victorino, que la ciudad espera desde hace 10 años, y lo voy a volver realidad. Ese proyecto estaba en manos de una gerencia de proyectos que no nos dio resultado porque nunca llegó al punto de equilibrio, y tuvimos que volver a abrir una licitación que yo creo que es la más blindada del país porque vamos a trabajar con constructores que hayan tenido experiencia específica en el tema: que no solamente hayan construido un centro comercial sino que lo hayan vendido. Además, va a ser un proyecto con inclusión social porque hicimos un acuerdo con los vendedores ambulantes, y hay una parte que se llama recinto ferial, donde vamos a tener 270 vendedores ambulantes.

¿Qué ha alcanzado a hacer usted en ocho meses?

Puedes hacer que una empresa que estaba en ejecución del 3 por ciento, esté ahora en el 94 por ciento. Encontré una empresa con muchos problemas, con una inercia total, porque había proyectos de hace ocho años.

¿Qué falta por hacer?

Mucho, pero me tiene contenta que al alcalde elegido (Gustavo Petro) le fascina este tema y además estoy de acuerdo con lo que él dice. La redensificación de la ciudad es muy importante, es la única solución, tenemos que tener una Bogotá con altura, sobre todo en el centro de la ciudad, porque no podemos seguir desperdiciando todos los edificios del centro donde solo están ocupados los tres primeros pisos. La renovación urbana consiste en que las zonas deterioradas hay que cambiarlas de uso, y necesitamos vivir en Bogotá, no podemos seguir haciendo cosas en Soacha, como proponían los demás candidatos: el tiempo en este momento en la ciudad es oro, mientras más tiempo tengamos para desplazarnos a los lugares de trabajo, educación o esparcimiento, es mejor. Y en los extremos necesitamos es tener pulmones, tener verdes, como todas las ciudades del mundo.

¿Le gustaría seguir trabajando en el gobierno de Petro?

Me gustaría seguir trabajando por mi ciudad y mi país donde esté.

¿Cómo ha sido dirigir esta empresa luego del ‘carrusel’ de contratos?

Con susto pero con valentía, porque uno tiene que denunciar las cosas que uno cree que están mal. Yo no soy ente de control, yo solamente les abro las puertas y ellos son los que actúan.

¿Por qué una barranquillera está renovando Bogotá?

Yo trabajo acá pero vivo en Barranquilla. Siempre estoy pendiente de todos los proyectos de La Loma, Centro de Convenciones, etcétera.

¿Qué se debe hacer en términos de renovación en Barranquilla?

Todo. Lo del Centro es muy importante. Hubo un impulso con lo del Ministerio de Cultura, pero yo sé que la Alcaldía tiene que empezar a hacer proyectos privados en el Centro, hacer unidades de atención urbanística, planes parciales, todo ese tipo de instrumentos que nos da la ley. Es que Barranquilla no puede seguir así: que nos encantan los barrios por allá como Miami, no señor, esa no es Barranquilla; Barranquilla es la del Centro, esa es la que hay que recuperar.

¿Hacia dónde debe crecer Barranquilla?

Barranquilla debe estar en los bordes del Río, tenemos que redensificar los bordes del Río, ¿hace cuánto hablamos que descubrimos que tenemos puras paredillas al borde del Río? Hice un seminario hace ocho años con tres alcaldes de Francia, la gente del Banco Mundial, la gente del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, y concluimos una serie de cosas, pero luego, lo que hicimos fue dejar que los paisas se tomaran el Centro de Barranquilla con los locales chiquiticos, o sea, los paisas se dieron cuenta de que había potencial y se tomaron el Centro, los barranquilleros tienen que empezar a creer en el Centro.

¿Cómo le gustaría ver a Barranquilla?

Me gustaría vivir en el Centro de Barranquilla, salir a caminar por el camellón del borde del Río Magdalena, me encantaría estar en un penthouse con el piso verde, rodeada de verde, y mirar desde allí Bocas de Ceniza.

¿Cuál es su mayor logro como arquitecta?

Continuar con el sueño de mi papá.

Por Tomás Betín del Río
Bogotá

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA