EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/122058
Latitud 24 de Agosto de 2013

Historia gráfica de Barranquilla (XXXIV entrega)

El usuario es:

Foto:

FINCA ‘EL PRADO’: REFERENTE HISTÓRICO Y ARQUITECTÓNICO DE LA CIUDAD.
A solo 7 años para conmemorar su primer centenario, la Urbanización El Prado ha pasado a nuestra historia urbana como el primer barrio residencial de estilo moderno, destacándose por sus grandes bulevares y su belleza arquitectónica, imitando acertadamente a las grandes urbes norteamericanas

Su génesis a mediados de 1900 era la de una finca ganadera denominada ‘El Prado’, cuyos primeros dueños fueron los señores Benjamín Senior y José Fuenmayor Reyes; fue una zona muy próspera por el traslado y comercialización del ganado para Cuba y otras islas del Caribe; de ahí las grandes trochas para su traslado, que con el correr del tiempo originó las grandes avenidas. En 1905 la finca es adquirida por el Sr. Manuel J. de la Rosa, quien realizó una serie de cambios en tan elegante sitio, con agradable clima, en fin, era el espacio rural preferido por muchos visitantes en sus estancias vacacionales. Además guarda episodios de gran cobertura histórica para la ciudad, fue el sitio específico donde se realizó el 29 de diciembre de 1912 el segundo vuelo en este país, por el piloto George Smith, años más tarde en junio de 1919 en ese mismo lugar, parte el primer vuelo de correo aéreo en Colombia, esta vez bajo maniobras del piloto estadounidense William Knox Martin.

Finalizando la década de los 20, don Manuel de la Rosa junto con Karl Calbin Parrish proyectaron un modelo de urbanización moderna en dicho terreno y con soporte jurídico ante el Notario Público primero mediante escritura pública 781 del 12 de marzo de 1920, venden el derecho de dominio que se tiene en el terreno conocido con el nombre ‘El Prado’ y es creada la Compañía Urbanizadora de El Prado. Dentro de las cláusulas de venta existió un reglamento general que cobijaba los solares y construcciones en el área urbanizada de dicha finca, estaba condicionada por 12 artículos de exigente obligatoriedad. No fueron permitidas para este proyecto urbanístico moderno las construcciones de fábricas, pesebreras, hospitales, asilos, cuarteles, escuelas públicas, teatros y circos, galleras, mataderos, mercados, salones de bailes públicos (todo esto lo contemplaba el artículo 3°).

Para Carlos Bell Lemus “El planteamiento urbanístico del Prado fue acogido por la dirigencia barranquillera con entusiasmo y, al desarrollarse en una porción muy significativa del territorio de la ciudad existente, fue asumido como guía para la intervención de las áreas circundantes con estructuras urbanas equivalentes. Sobre la misma metodología de planteamiento previo, amplios retiros, sesión de áreas públicas, servicios domiciliarios, cajas de aire, se procede casi inmediatamente a construir barrios como Bellavista, Las Delicias, Boston y El Recreo”.

El Ministerio de Cultura soportado en las características de este proyecto urbanístico pionero en Colombia y América Latina lo declaró Bien de Interés Cultural de carácter Nacional, mediante la Resolución 0087 del 2 de febrero del 2005. Solo resta estudiar los proyectos que contemple en futuros años el POT distrital para que este punto urbano de la ciudad siga conservando su identidad patrimonial.

Helkin Alberto Núñez Cabarcas
Funcionario del Archivo Histórico del Atlántico

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas