EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/129168
Latitud 09 de Noviembre de 2013

Historia gráfica de Barranquilla (XLIV entrega)

El usuario es:

Foto: Christian Mercado/EL HERALDO, noviembre 8 de 2013

Falta de urbanidad, cultura y respeto para con Barranquilla es el mensaje que ofrece actualmente el Monumento a la Bandera, elaborado en París, en 1931.

Helkin Alberto Núñez Cabarcas | Funcionario Archivo Histórico del Atlántico

EL MONUMENTO A LA BANDERA: 82 AÑOS DE FRENTE AL HORIZONTE BARRANQUILLERO.

Por iniciativa del Congreso de la República de Colombia, mediante Ley # 28 fechada el día 16 de febrero de 1925, se instituyó el Día Nacional de la Bandera, cuyo festejo sería el 7 de agosto, y también la fiesta nacional de la madre, cuyo día fue fijado para el segundo domingo de mayo.

Fue así como nuestra ciudad, por la mencionada Ley, fue la primera en aplicarla y mediante Decreto # 1108 de 1925, siendo gobernador del Atlántico el general Eparquio González, organizó un “Comité Seccional de la Bandera”, quienes toman la iniciativa de construir un monumento a la bandera; contactan en París al reconocido escultor antioqueño Marco Tobón Mejía como ejecutor de la obra, quien a su vez firma contrato con el entonces presidente del comité, Dr. Anastasio del Río. La obra costó $10.000.oo, con la misión de dotar a esta urbe de una obra que enalteciera a sus habitantes y legara a las generaciones venideras el fervor patriótico.

Según contrato preestablecido en 1928, la obra debía tener,  en conjunto, una altura de 10 metros, distribuidos de la siguiente manera: 6 metros en el pedestal y 4 metros en la estatua; debía ser en su totalidad de mármol y de color blanco, especificaciones con presentaciones laterales en bajos relieves simbólicos de Barranquilla; puerto de mar y río, diversas ofrendas, las artes, la ciencia, el patriotismo y las dádivas del suelo. En septiembre de 1930 es traída la maqueta de la obra monumental, la cual fue elaborada por el artista italiano Tito Ricci.

El Monumento a la Bandera es transportado desde París en el vapor Colombo, llegando el 14 de agosto de 1931, postergando así  su inauguración por estar prevista para el 7 de agosto de ese mismo año. Es entregada en acto simbólico ante el Concejo, el cual ratifica su ubicación en la parte más alta del Parque 11 de Noviembre. La parcela fue cedida por el municipio, las indicaciones técnicas estuvieron a cargo del ingeniero municipal Dr. Ricardo Gaitán, quien tuvo la responsabilidad del arreglo del parque y montaje del significativo monumento en honor al Pabellón Nacional.

Noticias sobre inauguración del Monumento a la Bandera (La Prensa, noviembre 11-1931). 

Fue inaugurado el 11 de noviembre de 1931, “levantado en el punto más elevado de la plaza donde domine plenamente el río  Magdalena y el atrayente panorama que lo limita”, en dicho sitio se levantó el basamento de la obra con las dimensiones especificadas por Tobón Mejía, 10,10 x 6,10, dimensiones que tienen 82 años de estar soportando la imagen de una mujer portando el tricolor nacional, con gorro frigio y en su mano izquierda una rama de olivo.

Su punto estratégico frente al horizonte barranquillero sigue marcando los antecedentes históricos del progreso de la ciudad. La mirada al río Magdalena, Veranillo, mar Caribe, en fin, centinela de los antecedentes históricos de la ciudad. Parte muy importante del Monumento son los mensajes en bajo relieve que comienzan en su base principal, las representaciones significativas de su economía, raza, arte, ciencia; en los frisos que conforman su segundo nivel se localizan tres distribuidos así: al oriente representa la condición de la urbe fabril; su parte norte, el flamante Escudo Nacional, y al occidente, su condición marítima.

En septiembre del 2002 muchas organizaciones culturales y educativas argumentaron ubicar el monumento en otra perspectiva, girarla a 180° para que su importancia fuera nuevamente expuesta a la comunidad, desconociendo totalmente un mensaje espacial y geográfico a tal determinación: que la poca visibilidad de dicha obra es producto de la mala planificación urbana que en la actualidad asfixia cualquier rincón. Nunca notaron que la bandera tricolor la ondean los vientos del norte siempre.

Esta identidad monumental femenina, localizada en el crucero de la calle 58 con la Avenida Von Krohn (cra. 54), sigue siendo el escenario predilecto a los futuros grafiteros, sus estructuras manchadas por doquier son la visualización actual de la juventud local. Solamente se espera que la remodelación del conjunto denominado Corredor Cultural y Académico, enmarcado en la propuesta de rehabilitación  urbana de la ciudad, sirva de salvavidas a una obra que para unos está de espaldas a la ciudad, pero que es la única que en realidad sigue de frente por más de ocho décadas desafiando las fuertes brisas, los multicolores aerosoles y los grandes giros que siguen a su alrededor. No es la estatua la que tiene que girar, es la ciudad la que tiene que cambiar de pensamiento.

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas