EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/103794
Latitud 16 de Marzo de 2013

Historia gráfica de Barranquilla

El usuario es:

Foto:

EL FERROCARRIL DE BOLÍVAR
Los indicios referentes a los medios y formas de comunicación entre el puerto de Sabanilla y la ciudad de Barranquilla se fundamentó mediante Ley fechada el 4 de mayo de 1865 de la Convención Constituyente del Estado Soberano de Bolívar, en la cual se autorizaba al Poder Ejecutivo del Estado conceder el privilegio a cualquier persona, compañía nacional o extranjera, la construcción de un camino de carriles de hierro servido por máquinas de vapor. El privilegio fue para dos barranquilleros: Ramón Jimeno y Ramón Santodomingo Vilá. Sin embargo, factores de índole económico e incumplimientos con el Estado llevan a la casa comercial Hoenigsberg & Wessels a continuar con el contrato, construyéndose así los tramos ferroviarios entre la zona descrita; los trabajos finalizaron el 1 de enero de 1871.

Meses más tarde, en septiembre 20 del mismo año, Barranquilla inauguraba la primera estación ferroviaria del país, llevando por nombre Estación Ferroviaria Francisco Montoya Zapata, pionero de la navegación a vapor por el Río Magdalena.

Transcurridos tres años de estas operaciones modernas, el Gobierno autoriza la prolongación de dicho tramo ferroviario al punto denominado Punta Nisperal, decisión tomada dada la poca profundidad de la Bahía de Salgar, lo que ocasionaba el fondeo de los vapores atracados a siete kilómetros del punto de embarque. Posteriormente, el Estado colombiano adquiere el ferrocarril y sus propiedades por la suma de $600.000. Para ese entonces, el tráfico aumenta entre Salgar y Nisperal, presentándose un incremento considerable en el número de planchones y remolcadores para el traslado de mercancías y pasajeros. Por todo este dinamismo, se hacía necesario la prolongación inmediata de este punto de embarque; se buscaba un punto donde la bahía fuese más profunda y es entonces cuando se decide habilitar Puerto Belillo, pero un mar de leva destruye el pequeño tramo habilitado en el sector. No le queda más a The Barranquilla Railway & Pier Company que encargar al ingeniero cubano Francisco Javier Cisneros Correa seguir prolongando la vía férrea a las faldas del cerro Cupino, lo cual hizo extendiendo la carrilera en 56 kilómetros más allá de la bahía de Sabanilla, habilitando dentro de las nuevas necesidades un malecón con soportes de hierro para el atraque de los vapores.

Cisneros y sus cuadrillas llegan a una zona, arman su campamento y terminan el contrato a mediados de 1888, entregándole al país el 31 de diciembre un nuevo puerto llamado ‘Colombia’. Cinco años más tarde esta misma empresa inaugura con bombas y platillos el tercer muelle más largo del mundo. El privilegio duró aproximadamente 40 años, en junio 15 de 1933, la empresa con sede en Londres pasa a manos de la Nación mediante un acta de entrega a la cual asistieron Horace Longuet Higgins, representante y apoderado legal de The Barranquilla Railway and Pier Co Ltd.; Jorge Páez G. y José Dávila P., en representación del Estado colombiano; fue testigo del acto el doctor G. Norie.

(*) Helkin Alberto Núñez Cabarcas
Funcionario Archivo Histórico del Atlántico

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas