EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/59008
Latitud 03 de Marzo de 2012

¿Cómo se planea el desarrollo de los territorios?

El usuario es:

Compartir:

En la gestión pública se identifican momentos clave que van desde la planeación hasta la rendición de cuentas; en cada una de estas etapas los ciudadanos tenemos mucho que aportar cumpliendo con responsabilidades y acciones concretas.

En esta sección nos concentraremos en la planeación como primer momento del ciclo de la gestión pública, aprovechando la coyuntura de esta última semana, en donde las alcaldías y gobernaciones entregaron sus proyectos de plan de desarrollo a los Consejos Territoriales de Planeación para su análisis y discusión, con copia a los Concejos Municipales, Distritales o Asambleas Departamentales.

Pero, ¿qué debieron entregar? Un Plan de Desarrollo debe contener como mínimo:

Un diagnóstico, tal y como lo estipula el artículo 5 de la Ley 152 de 1994. La elaboración de un buen diagnóstico exige la participación activa de los diferentes actores y agentes del desarrollo en el territorio.

Una parte estratégica, entendida como el conjunto de decisiones que responden de manera coherente a la comprensión de los grandes retos, potencialidades y oportunidades identificadas en el diagnóstico. Este componente estratégico se compone de una visión compartida del desarrollo del territorio; de objetivos y metas estratégicas de mediano y corto plazo; de estrategias y políticas; así como de programas, subprogramas y proyectos con metas concretas e indicadores que faciliten la evaluación y seguimiento del plan.

Un plan de inversiones de mediano y corto plazo, que en términos de la Ley 152 de 1994, debe contener: las proyecciones de recursos financieros disponibles para su ejecución, la descripción de los principales programas y subprogramas y los presupuestos plurianuales y los mecanismos de ejecución.

Este plan de inversiones se constituye entonces en un instrumento que permite articular la parte estratégica del plan de desarrollo con los recursos de inversión que se ejecutarán en el período de gobierno. Aterriza la planeación del desarrollo local al ajustarla a la disponibilidad presupuestal.

Como lo hemos reiterado en anteriores notas, los planes de desarrollo deben estar articulados con los diferentes instrumentos de planeación, políticas, estrategias y programas de los distintos niveles gubernamentales y compromisos internacionales:

Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 “Prosperidad para todos” (Ley 1450 de 2011)
Objetivos de Desarrollo del Milenio -ODM-, (Conpes Social 140 de 2011)
Política de agua potable y saneamiento básico
Política de niñez, infancia, adolescencia y familia (Ley 1098 de 2006)
Planes regionales de competitividad (Conpes 3439, Decreto 2828 de 2006)
Planes de Desarrollo Territoriales (Departamentales, distritales y municipales)
Planes de etnodesarrollo (Ley 21 de 1991)
Planes de ordenamiento territorial -POT-, (Ley 388 de 1997)
Planes territoriales de adaptación del cambio climático (Conpes 3700)
Manejo integrado de las zonas costeras
Gestión del riesgo de desastres como instrumento de desarrollo (Decreto 1200 de 2004 y Ley 388 de 1997)
Competencias de las entidades territoriales (Ley 715 de 2001 y la Ley 1176 de 2007)

¿Y ahora qué sigue? La elaboración y aprobación de los planes de desarrollo implica un proceso de participación social amplio, en donde se espera un gran liderazgo de los mandatarios convocando a la ciudadanía. Los resultados de la encuesta de percepción ciudadana realizada por Barranquilla Cómo Vamos evidenciaron que una gran proporción de ciudadanos están dispuestos a aumentar su nivel de participación en los asuntos públicos y actividades de control social. Sería consecuente entonces una amplia movilización en torno al análisis y revisión de este documento, entendiendo que el control a la gestión pública en todos sus procesos se inicia desde la formulación de los planes de desarrollo.


Los consejos territoriales de planeación tienen como fecha límite este 31 de marzo para hacer la revisión de los planes de desarrollo y emitir un concepto al alcalde, alcaldesa, gobernador o gobernadora. Para la elaboración de este concepto se recomienda que los consejos territoriales diseñen una estrategia de socialización con los actores que representa.

Es deber de las fuerzas vivas de la ciudadanía en ejercicio de su corresponsabilidad frente al desarrollo de nuestros territorios responder positivamente a esta convocatoria. Entre más preparación y conocimiento de lo público tenga la sociedad, mayor será entonces su contribución. Esta nota se realizó a partir del documento: Planeación para el desarrollo integral en las entidades territoriales. El Plan de Desarrollo 2012-2015. Documento elaborado por el DNP, la Esap, la Usaid y UNFPA, disponible en la página web del DNP.

Para la elaboración del concepto del proyecto del Plan de Desarrollo es deseable que los Consejos Territoriales de Planeación consideren la opinión de expertos y entidades de control social conocedoras de cada temática en la entidad territorial.

¿Qué son los consejos territoriales de planeación?. Constituyen un espacio de participación ciudadana para la interacción social con los gobernantes, para la planeación del territorio y el control social de las políticas públicas. Esta instancia junto con el Consejo Nacional de Planeación busca garantizar la efectiva participación de la ciudadanía en la discusión de los planes de desarrollo, lo cual implica una función permanente y activa de recepción, debate y evaluación de las propuestas provenientes de los diferentes sectores en relación con los alcances y contenidos de los planes de desarrollo. Como representan los diferentes sectores y la comunidad no pueden ser conformados por funcionarios de la administración, concejales o diputados. Las administraciones territoriales tienen la obligación de brindarles apoyo administrativo y logístico para el desarrollo de sus funciones. Los consejeros territoriales de planeación no reciben remuneración y no deben tener vínculo laboral con la administración.

Otros espacios de participación ciudadana y comunitaria están establecidos según los sectores de competencia, tales como los Comités de Desplazados –ahora de víctimas–, los Consejos de Política Social, los Comités de Desarrollo Rural y de Juventudes, por mencionar algunos. Para saber más sobre los mecanismos de participación ciudadana, ver la Ley 134 de 1994.

Momentos de la gestión pública

Planeación. Se constituye en el punto de partida de todo el proceso de gestión pública, ya que en este momento se establecen las directrices estratégicas para guiar todo el ciclo de gestión orientada al desarrollo integral del territorio.

En esta fase, los diferentes sectores de la sociedad determinan a dónde quieren llegar y cómo hacerlo (si la planeación es participativa). Es un punto de encuentro entre lo técnico y lo político para el establecimiento de metas, la asignación de recursos y la articulación de intereses. Su principal instrumento es el plan de desarrollo.

Ejecución. Proceso a través del cual se ponen en marcha las decisiones y acuerdos establecidos en los planes de desarrollo, los cuales se concretan en políticas, programas y proyectos. Hace tangible ese modelo de desarrollo que se quiere para el territorio, toda vez que se emprendan acciones eficaces y se dispongan eficientemente recursos para lograr las metas establecidas en el plan de desarrollo.

Seguimiento y evaluación. Es el proceso de análisis de los logros y avances que se han dado en la ejecución de los planes de desarrollo, para tener un balance técnico de cómo va el Gobierno con el cumplimiento de los objetivos y metas trazadas.
Esta información debe servir para que se hagan ajustes y se reorienten políticas donde sea necesario. Importante, este proceso debe ser permanente para garantizar su oportunidad.

Es necesario que al seguimiento y evaluación que realizan los gobiernos de su propia gestión, se le sumen los mecanismos de participación ciudadana y control social (tema central de la serie presentada domingo pasado) para determinar los correctivos necesarios y garantizar el cumplimiento de los compromisos adquiridos con la ciudadanía.

Rendición de cuentas. Es el proceso en el cual las administraciones públicas y los servidores públicos comunican, explican y argumentan sus acciones a la sociedad, informan sobre los avances y retos en la planeación, ejecución o en el seguimiento y evaluación. Es una responsabilidad permanente durante todo el ciclo de la gestión pública y una obligación.

Por Rocío Mendoza
Directora de
Barranquilla Cómo Vamos
Twitter: @rochimendozam

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA