EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/47150
De viaje 24 de Noviembre de 2011

“Un viaje que me cambió la vida”

El usuario es:

Compartir:

Conocer Europa no estaba en mis planes a corto plazo, pero aquella mañana del 29 de septiembre de este año, en la que me desperté en un hotel en Bogotá y fui consciente de que esa noche a las 9 p.m. viajaba a Londres, Inglaterra, a representar a mi país en una competencia mundial de cocina contra 54 países, fue increíble.

Tres meses antes había sido escogido por el Sena Atlántico para representar al departamento en el campeonato nacional ‘Worldkills Colombia’ y que por mis habilidades y destrezas en cocina internacional y repostería me había dado la oportunidad de vivir una experiencia que me cambiaría la vida.

En España, donde hacíamos el trasbordo, me reuní con mis compañeros de competencia de otras partes del país y le pedimos a Dios que nos acompañara y nos hiciera fuertes.

Ya estando en inmigración es que uno logra dimensionar cuantos colombianos pasan su vida viajando por el mundo y algunos no nos atrevemos ni a salir de nuestra ciudad.

Después de 9 horas de vuelo nos bajamos en Madrid y al ver el Aeropuerto de Barajas tan imponente me dije: “Franco estás en Europa y ya no hay vuelta atrás”. Sentí que solo haber llegado allá había valido la pena tanto estudio y trasnochos para ser uno de los mejores.

Al llegar a Londres todo cambió, y cuando unos jóvenes ingleses de la organización nos dieron la bienvenida con calidez, ser colombiano se me hizo increíble y jamás pensé sentir algo así.

El viaje incluía unas ceremonias de inauguración y clausura en el gigantesco O2 , en donde artistas como Rolling Stones o Madonna han cantado, y yo iba a estar en esa tarima con mi bandera colombiana.

Debo admitir que cuando estuve ahí casi lloro de la emoción al ver miles de personas de todo el mundo que nos aplaudían por nuestros hermosos trajes blancos con sombrero vueltiaos.

Teníamos miles de actividades y tours programados junto con las decenas de países que estaban en la competencia. Paseos por el Támesis, la vuelta en el London Eye que tanto vi en películas y el famoso BigBen, que personajes como Mr.Bean nos dejan con ganas de conocer, ya eran una realidad para mí y estaban en mi itinerario del día.

Respirar el aire londinense andando por los caminos de Saint James Park, Picadily Circus o la famosa Abadía de Westminster me trasportaron a cientos de historias diferentes. A mis canciones favoritas de Elton John o a revivir esa foto de los Beatles que tanto me gusta.

Me fui de Londres nostálgico y con muchas ganas de volver algún día y poder disfrutar aún más. Es un país que cualquiera merece conocer, aprendí mucho y solo los amigos que hice valieron el viaje.
 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA