EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/129538
Bienestar 19 de Diciembre de 2013

De la adolescencia a la adultez un niño cruzó

El usuario es:

Foto: Shutterstock

La neurociencia ha demostrado que el desarrollo cognitivo de los jóvenes continúa más allá de los 18 años.

José Luis Rodríguez R.

En la última fase de las adolescencia el individuo pasa de un proyecto complementario a la autorrealización personal y laboral del adulto.

La adolescencia es una etapa trascendente en el ciclo de la vida. Se forja la personalidad, hay cambios físicos y muchos comienzan su vida sexual.

Parece perfecta, pero solo es una fase más del camino. Desde épocas remotas la adolescencia ha sido objeto de atención y polémica no solo por ser un período complejo en los jóvenes, sino porque en ocasiones es más difícil para los padres.

“Hay que tener claro que el concepto de adolescencia es un producto social, como la edad madura o la vejez. Un concepto integrado por expectativas sociales y las condiciones culturales y económicas de la época”, señala el sociólogo y docente, Hernán Alfonso Ruiz.

Las tres etapas:

-Adolescencia temprana - de 12 a 14 años.

-Adolescencia media - de 15 a 17 años.

-Adolescencia tardía - a partir de los 18 años.

Por lo tanto, cuando se usa el término adolescencia se alude a un período de tiempo impreciso.

Frank Furedi, profesor de sociología de la Universidad de Kent, Inglaterra, afirma que hoy se ha infantilizado a los jóvenes, lo que ha dado lugar a un número creciente de hombres y mujeres jóvenes que se acercan a los 30 años y aún viven con sus padres.

A menudo se ha reivindicado que es por razones económicas, pero según Furedi esta no es la razón. “Hay una pérdida de la aspiración a la independencia y salir adelante por propia cuenta. Cuando yo estaba en la universidad, habría sido una ‘muerte social’ que se le viera a uno con sus padres, mientras que ahora es normal”, cuenta.

Uno de los tradicionales pasos a la vida adulta es salir de casa, es decir abandonar el ‘Hotel Mamá y Papá’. Es el momento de asumir responsabilidades y ser independientes. Es por esto que en la adolescencia el individuo examina los valores aprendidos en la niñez para decidir con cuales se queda en su adultez.

Diversos estudios de expertos han demostrado que a pesar de que el proceso de maduración es similar en todas partes, las condiciones culturales influyen significativamente en el paso hacia la completa adultez.

La diferencia está en que en algunas culturas el joven se integra desde temprano a la vida adulta, es decir, trabaja, participa y recibe responsabilidades propias de los adultos.

En cambio en otras los jóvenes solo asisten a clases donde comparten la mayor parte de su vida con otros de su misma edad, y al llegar a casa no encuentran a sus padres porque están trabajando y sus parientes viven lejos.

Por eso es importante que los padres enseñen a sus hijos a ser responsables desde pequeños y que estos también tengan otros mentores con valores similares.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de Bienestar Más de revistas