EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/129389
Bienestar 05 de Diciembre de 2013

Cómo salvarse del guayabo navideño y gozárselo en el intento

El usuario es:

Foto: Shutterstock

El exceso de alcohol puede provocar graves trastornos físicos, psicológicos y de comportamiento.

José Luis Rodríguez R.

Este fin de semana llega la primera celebración decembrina. Con la inmaculada Concepción de la Virgen María las casas se llenan de faroles y velas, pero también de festejo y alcohol. Si eres un ferviente devoto de la Virgen y no quieres amanecer con un inmaculado guayabo, el primer consejo es no beber. Pero si la fiesta está muy buena y consideras que es un sacrilegio no tomar una gota de alcohol, te dejamos esta serie de consejos debajo del arbolito para que no padezcas una terrible resaca en estas navidades.

1. Lo primero que debes saber es muy importante: vas a embriagarte. Sufrirás o gozarás de una intoxicación etílica. Para que esta no produzca efectos devastadores en tu cuerpo, lo primero, antes de descorchar la botella, es comer. Asalta la cocina, el banquete de la noche y hasta el plato de tu prima. Las grasas y los carbohidratos ayudan a que la entrada del alcohol en el torrente sanguíneo sea más lenta. Lo segundo que debes tener en cuenta son las mezclas. Cervezas para calentar motores, vino en la cena, tres brindis con champagne y whisky en la fiesta. Evita las mezclas y toma de forma gradual para que llegado el momento digas “¡Feliz año!” sin nauseas y con ropa.

Un tercer aspecto es mantenerte hidratado. Es aconsejable alternar un vaso con agua entre ronda y ronda para que el agua diluya el alcohol en la sangre. Esto posiblemente te hará orinar varias veces, pero dismuirá el posible dolor de cabeza del día siguiente.  La cuarta premisa es evitar las bebidas espumantes. Como dice el dicho: “las burbujas de champagne suben a la cabeza” . Varios estudios han comprobado que los espumantes aceleran los afectos del alcohol. Por eso deja los espumantes solo para el brindis de la cena y del año nuevo. Por último, antes de acostarte, ingiere medio litro de agua y al despertarte la misma cantidad.

Tu cuerpo pierde muchos líquidos al embriagarte, por lo que tiende a deshidratarse. Con esta cantidad de agua no te levantarás con la boca seca y eliminarás alcohol y toxinas rápidamente. Recuerda alimentarte con un buen desayuno rico en carbohidratos y proteínas para restaurar las pérdida de nutrientes. El médico pediatra y nutricionista,  Julián Salgado,  advierte a los consumidores de alcohol evitar recetas caseras para curar el guayabo. “Una cucharada de aceite de oliva recubre las paredes del estómago, pero para una ingesta excesiva de alcohol no protege. El café irrita el estómago y los analgésicos  no sirven. El guayabo es producto de un gran sobre esfuerzo del hígado y los riñones por metabolizar tanto alcohol. Es necesario tomar mucha agua y estar en cama”, afirma Salgado.

Tips

Rapidez: A mayor ingesta de alcohol en menor tiempo, mayor posibilidad de intoxicación.

Peso:  El alcohol afecta de modo más grave a las personas con menor masa corporal.

Edad: Los jóvenes son más "resistentes" que los adultos a los efectos sedantes y a la descoordinación motora que produce la intoxicación.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de Bienestar Más de revistas