EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/129797
Bienestar 16 de Enero de 2014

Ayudas sexuales que no son necesarias

El usuario es:

Foto: Shutterstock

La empresaria opina que “los jóvenes que se atreven a probar ciertos productos, lo hacen para experimentar, saber que se siente” y luego alardear con sus amigos.

Alejandro Rosales

La gente joven, entre los 18 y los 21 años, son los mayores consumidores de potencializadores sexuales, según empresarios consultados. Un sexólogo afirma que no lo necesitan.

Que sean jóvenes entre los 18 y los 21 años, hombres y mujeres, los que en un 60% acuden al sex shop Sexto Sentido a comprar artículos para sus relaciones íntimas, ya no es sorpresa para sus propietarios, la pareja de esposos Jorge Gutiérrez y Erika Tschumie.

Según los empresarios, este tipo de clientes llegan a su negocio y sin tapujos preguntan por la variada mercancía que exhiben.

“Preguntan lo más mínimo, incluso a veces tienen abundante información que consultan por internet”, opina Jorge.

Añade que en ocasiones se sorprende por el monto de dinero que un joven llega a gastar en su negocio comprando productos.

Dentro de los artículos que más suelen buscar los jóvenes están  los potencializadores sexuales, geles retardantes y aceites.

Erika Tschumie, experta asesora en el tema de ‘ayudas sexuales’  afirma que algunos de los productos que ofrece, como el caso de potencializadores, tipo Viagra, no son necesarios para que los jóvenes tengan relaciones sexuales placenteras y que por el contrario esto les podría afectar su salud, tanto física como mental. “Es como tomarse una pastilla para el dolor de cabeza, sin tener dolor de cabeza”, compara.

Incluso -comenta Erika- en muchas oportunidades son menores de edad los que se acercan a su sex shop a intentar comprar este tipo de productos y ella les debe pedir que se retiren porque así lo exige la ley. De igual forma, los intentan adquirir a través de servicios a domicilio, pero por el tono de la voz o en el momento de entregar la encomienda personalmente, se dan cuenta que quien lo pidió no supera los 18 años.

El psicólogo clínico y sexólogo barranquillero, Benjamín Carreño Ortega, afirma que si estos productos son usados por menores entre los 15 y los 17 años, se altera el sistema hormonal del ser humano.

Añade el profesional que esto se va a reflejar en dolores en los genitales, problemas en el desarrollo, disfunciones en su sexualidad, deseo y excitación.

De la misma forma -Sostiene Carreño- mentalmente el joven también se podría acostumbrar a utilizar, por ejemplo los potecializadores y retardantes, y esto se le convertiría en una “fijación sexual”. En otras palabras, esta persona no se sentiría segura en el momento de tener una relación íntima, sino tiene a su alcance estos productos.

Lo que más van a buscar: Para Jorge Gutiérrez los artículos que más buscan los jóvenes en su sex shop son los geles retardantes, aceites con aromas y potencializadores sexuales. Afirma que casi siempre lo hacen por curiosidad.

Por último, el sexólogo recomienda a los padres hablar de estos temas con sus hijos y en el caso en que se detecte un problema, buscar ayuda profesional.

Twitter: @alejorosalesm
Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de Bienestar Más de revistas