EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154150
Temas del Padre 26 de Octubre de 2019

Verdaderos amigos

El usuario es:
Alberto Linero
Compartir:

No quiero tener un millón de amigos. Estoy seguro que es imposible e innecesario tener tantos. La verdad creo que tengo miles de conocidos, muchos compañeros de camino, algunos socios, pero muy pocos amigos. Porque creo que la palabra amigo encierra una gran cantidad de características muy difíciles de encontrar. Me preguntan “¿quién es un buen amigo?”, y creo que esa es una pregunta que ronda con mucha frecuencia por la cabeza. Seguro no hay una respuesta categórica y absoluta, porque depende mucho de las experiencias personales y singulares que se tienen. Pero desde mi experiencia personal creo que a un amigo lo caracterizan por lo menos 5 actitudes.

1. Es alguien que nos dice la verdad. La amistad no puede ser un contrato de no-verdad. Nada más nefasto para el desarrollo de la vida que amigos alcahuetas que no nos muestran nuestros errores, sino que nos hacen creer que todo está bien. El verdadero amigo con sinceridad, valentía, asertividad y amor nos mira a los ojos y nos dice en lo que estamos fallando, y cómo eso nos destruye y daña a los que están cerca.
 
2. Disfruta nuestros triunfos. Creo que la verdadera prueba para una relación de amistad es el triunfo y el éxito de uno de ellos. El verdadero amigo no siente envidia porque al otro le vaya bien, al contrario, celebra y acompaña a sus amigos cuando alcanzan los resultados soñados. No se siente inferior ante su éxito.
 
3. Es alguien que acompaña y ayuda en los momentos difíciles de la vida. Hay días en los que estamos solos, golpeados, en los que nadie se quiere acercar y es cuando se requiere a los verdaderos amigos. Es también una prueba de fuego. Cuando a ellos no les da miedo nuestra pobreza y dolor, y se acercan a ayudar, a consolar, a colaborar, allí se mide el valor. A veces no tienen soluciones, no pueden brindarnos posibilidades de respuestas, pero nos acompañan en el silencio, en el abrazo y en la compañía.
 
4. Celebramos la cotidianidad. Con estas personas disfrutamos las pequeñeces de la vida. Cualquier situación se convierte en una oportunidad para descubrir todo lo bueno que hay en la vida diaria. Gozamos sin la parafernalia de los grandes momentos. Sabemos vivir la complicidad de la vida diaria.  Y entendemos que vale más un patio viejo acompañado con amigos sinceros, que grandes mansiones en soledad.
 
5. Compartimos los valores fundamentales de la vida. Tenemos muchas coincidencias en los valores que nos impulsan a vivir. Seguro tenemos diferencias que nos generan pequeños conflictos y que sabemos resolver con inteligencia y amor. Hay que aprender a poner el valor de la amistad por encima de cualquier diferencia posible.
 
Es una fortuna tener por lo menos dos o tres amigos de esos que permanecen al pie del cañón, de aquellos que no desaparecen en los momentos difíciles, y al contrario se convierten en un hombro de apoyo. Yo les deseo a ustedes que puedan tenerlos, y que descubran con ellos el verdadero sentido del permanecer y, sobre todo, el de habitar la existencia . 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co
 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA