EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/153162
Temas del Padre 20 de Julio de 2019

Trabajo en equipo

El usuario es:
Padre Alberto Linero
Compartir:

El triunfo de Robert Farah y Juan Sebastián Cabal en Wimbledon en la categoría de dobles masculinos ha sido no solo motivo de mucha alegría, sino una oportunidad para algunas lecciones de vida sobre los valores que deben estar presentes en las personas que logran un triunfo de este tipo.

Me impresiona no sólo su calidad deportiva, sino su determinación para no desfallecer ante las duras dificultades que el partido generó y, por supuesto, también el trabajo en equipo que deben realizar. En un país marcado por el individualismo, el egoísmo, la envidia, y por el canibalismo al destruirnos entre miembros de un mismo equipo, ver dos colombianos que son capaces de juntarse para lograr un objetivo común es una gran noticia y una oportuna lección.

Creo que todos tenemos que aprender a trabajar en equipo. No hay posibilidad de ser felices si no nos esforzamos por hacer que los “equipos de vida” que todos tenemos funcionen de la mejor manera. Para tener un buen trabajo en equipo se necesita, por lo menos:

1- Complementariedad. Es necesario que los miembros de un equipo tengan características diferentes. Es la riqueza de la diferencia la que puede hacer que el equipo sea exitoso. Es allí donde los miembros del equipo, desde su singularidad, aportan lo que los otros no tienen. No podemos esperar que todos pensemos, sintamos y actuemos de la misma manera a la hora de hacer equipos de vida. La sinergia permite logros que individualmente no se puedan conseguir.

2- Comunicación. Sin una comunicación eficaz y empática las relaciones del equipo no funcionan. Hay que tener claro qué es lo que el otro quiere y cómo lo está comunicando. Muchos equipos terminan destruidos porque no saben comunicarse, no aprenden a expresar lo que piensan o sienten, y se les dificulta manejar la información con pertinencia. Se debe compartir una gramática común, clara y concreta para que cada señal, gesto y palabra se pueda entender y comprender.

3- Confianza. En un equipo se requiere un escenario en el que se sepa a qué atenerse con el otro y hacer eso se llama confianza. Solo es posible en una relación sincera, honesta, responsable donde los miembros sean confiables. Conozco sus cualidades y creo que las puede usar de la mejor manera, conozco sus defectos y sé que puedo ayudar a que estos se minimicen —para eso es la complementariedad—. ¿Cómo trabajar/vivir con alguien en quien no confío?

4- Calidez. Las relaciones de equipo deben estar marcadas por las buenas maneras y por el respeto. No es cierto que la presión por lograr los objetivos nos debe llevar a maltratarnos y ofendernos. Nada justifica los malos tratos. Un buen equipo es en el que se logran objetivos pero a la vez se disfruta formar parte de ellos.

Insisto en que nuestra vida toda está realizada con equipos, siempre estamos en relaciones con los otros, relaciones que tienen que ser sinérgicas. Para mí está claro que si no sabemos trabajar en equipo no podremos ser felices. Ser feliz implica tener relaciones armoniosas con los que vivimos y trabajamos en todos los espacios de la vida. Revisa cómo está tu participación en los equipos que tienes en la vida. 

El triunfo de Robert Farah y Juan Sebastián Cabal en Wimbledon en la categoría de dobles masculinos ha sido no solo motivo de mucha alegría, sino una oportunidad para algunas lecciones de vida sobre los valores que deben estar presentes en las personas que logran un triunfo de este tipo.
Me impresiona no sólo su calidad deportiva, sino su determinación para no desfallecer ante las duras dificultades que el partido generó y, por supuesto, también el trabajo en equipo que deben realizar. En un país marcado por el individualismo, el egoísmo, la envidia, y por el canibalismo al destruirnos entre miembros de un mismo equipo, ver dos colombianos que son capaces de juntarse para lograr un objetivo común es una gran noticia y una oportuna lección.
Creo que todos tenemos que aprender a trabajar en equipo. No hay posibilidad de ser felices si no nos esforzamos por hacer que los “equipos de vida” que todos tenemos funcionen de la mejor manera. Para tener un buen trabajo en equipo se necesita, por lo menos:

1- Complementariedad. Es necesario que los miembros de un equipo tengan características diferentes. Es la riqueza de la diferencia la que puede hacer que el equipo sea exitoso. Es allí donde los miembros del equipo, desde su singularidad, aportan lo que los otros no tienen. No podemos esperar que todos pensemos, sintamos y actuemos de la misma manera a la hora de hacer equipos de vida. La sinergia permite logros que individualmente no se puedan conseguir.

2- Comunicación. Sin una comunicación eficaz y empática las relaciones del equipo no funcionan. Hay que tener claro qué es lo que el otro quiere y cómo lo está comunicando. Muchos equipos terminan destruidos porque no saben comunicarse, no aprenden a expresar lo que piensan o sienten, y se les dificulta manejar la información con pertinencia. Se debe compartir una gramática común, clara y concreta para que cada señal, gesto y palabra se pueda entender y comprender.

3- Confianza. En un equipo se requiere un escenario en el que se sepa a qué atenerse con el otro y hacer eso se llama confianza. Solo es posible en una relación sincera, honesta, responsable donde los miembros sean confiables. Conozco sus cualidades y creo que las puede usar de la mejor manera, conozco sus defectos y sé que puedo ayudar a que estos se minimicen —para eso es la complementariedad—. ¿Cómo trabajar/vivir con alguien en quien no confío?

4- Calidez. Las relaciones de equipo deben estar marcadas por las buenas maneras y por el respeto. No es cierto que la presión por lograr los objetivos nos debe llevar a maltratarnos y ofendernos. Nada justifica los malos tratos. Un buen equipo es en el que se logran objetivos pero a la vez se disfruta formar parte de ellos.

Insisto en que nuestra vida toda está realizada con equipos, siempre estamos en relaciones con los otros, relaciones que tienen que ser sinérgicas. Para mí está claro que si no sabemos trabajar en equipo no podremos ser felices. Ser feliz implica tener relaciones armoniosas con los que vivimos y trabajamos en todos los espacios de la vida. Revisa cómo está tu participación en los equipos que tienes en la vida. 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO