EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/153343
Temas del Padre 10 de Agosto de 2019

Tener buenas relaciones: clave para ser feliz

El usuario es:
Padre Alberto Linero
Compartir:

Nuestra felicidad depende mucho de la calidad de nuestras relaciones. Es decir, nadie puede ser plenamente feliz si tiene relaciones marcadas por el conflicto, por la violencia, por el odio. Por ello, todos tenemos que buscar a diario mejorar nuestras relaciones interpersonales. Tenemos que vivir relaciones sanas con nuestra pareja, familia, amigos, compañeros de trabajo, etc. Entiendo como relaciones sanas aquellas que son por lo mínimo respetuosas, funcionales y emocionantes. Si me preguntan qué caracteriza una sana relación, yo propondría por lo menos las siguientes características:

1- Una buena comunicación. Sin una buena escucha y sin una buena manera de hablar no se puede tener una sana relación con las personas con las que compartimos la vida. Tenemos que escuchar con atención, apertura y acogida, pero a la vez ser capaces de hablar con claridad, concisión y calidez. La tarea es estar seguros de que estamos teniendo comunicación efectiva con esas personas.

2- Trato con respeto. Somos diferentes y tenemos que generar un espacio en el que cada uno pueda expresarse y actuar con total libertad. No podemos obligar a nadie a pensar y actuar como nosotros. Deben ser claros los límites que la relación necesita para desarrollarse. Cuando esos límites no son claros y conocidos, terminamos en conflictos que fácilmente se pueden evitar.
3- Aporta valor. Las relaciones deben ilusionarnos y para ello debe estar claro qué nos aportan. Cuando nuestras relaciones están marcadas por la rutina y por el aburrimiento, terminan rotas o generando dificultades mayores. Nos debe entusiasmar encontrarnos con las personas con las que nos relacionamos.

4- Generosidad. Desde el egoísmo no nos podemos relacionar con los demás. El estar con ellos, implica ir más allá de los propios intereses. Cuando solo pensamos en nosotros mismos, invitamos a los demás a que bloqueen los espacios que necesitamos para realizar los proyectos personales. Ser generosos implica entender que muchas personas son desagradecidas y que es probable que a cambio recibamos maltrato o respuestas no esperadas.

5- Experiencias espirituales que construyan sentido para la relación. No todo debe quedar en lo funcional, ni en la materialización de intereses personales. Se requiere celebrar la vida y encontrarse por el simple gusto de encontrarse. Además, compartir opciones de fe, momentos de oración, de celebración litúrgica ayuda mucho a la salud de las relaciones interpersonales.

Hay que cuidar nuestras relaciones. No podemos dejarlas impulsadas por la rutina, ya que eso implica que se generen heridas, rupturas y que se pierda la alegría que toda relación debe ocasionar. No me vayan a decir que son muy felices, pero todas sus relaciones son un infierno, eso no es posible. Debemos dejar de creer que se puede ser exitoso y ser mala persona, tal vez tengan buena prensa, pero no creo que sean buenas personas. Eso de que son buenos pero nadie se los soporta, no es cierto. Por favor, revisa la calidad de tus relaciones interpersonales. 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO