EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/149236
Temas del Padre 30 de Junio de 2018

Tener buenas relaciones

El usuario es:
Padre Alberto Linero

Los amigos, compañeros y familiares son una bendición. En ellos Dios nos manifiesta todo el amor que nos tiene y nos enseña mucho para seguir adelante. Tenemos que luchar por tener buenas relaciones. Si logramos relacionarnos bien con ellos seremos más felices cada día. Ahora, para tener buenas relaciones interpersonales con aquellos con los que compartimos la vida es necesario tener presente por lo menos cuatro actitudes:

1. Es necesario conocer y aceptar a las personas tal cual son. Los seres humanos somos únicos e irrepetibles y por lo mismo no podemos esperar que todos se comporten de la misma manera. Tienes que dejar que cada uno se manifieste tal cual es, no trates de compararlos ni de hacer que se comporten como otros. No los presiones a tomar posturas que no sienten y que nos los identifica. Dejar fluir a los demás en su autenticidad, es necesario para que ellos también puedan ser felices. Tú sé capaz de comprender a cada uno en su singularidad.

2. Trabaja en comunicarte bien con ellos. No hay buenas relaciones sin buena comunicación. Para ello es muy importante estar abierto a comprender lo que el otro dice verbal y gestualmente, hay que saber escuchar. Pero claro hay que ser muy asertivos al comunicarnos con los demás. Hay que saber decir bien las cosas, sin miedos, sin ofensas y con total cariño.  Evita maltratar a esas personas que están cerca de ti, nadie quiere ser gritado, despreciado o rechazado. Muchas veces al hablar generamos heridas en los demás que hacen que las relaciones no fluyan.

3. Sé solidario y servicial. Todos esperamos que nos ayuden. Es importante que no esperemos a que los otros nos pidan ayuda, sino que tomemos la iniciativa y colaboremos generosamente. Todos valoramos esas relaciones que nos aportan y nos hacen crecer, las recordamos y las queremos mantener. No podemos ser “sanguijuelas” que le chupan la sangre a los demás, sino que tenemos que ser seres capaces de ayudar y de colaborar a los otros. Todos necesitamos una mano que se nos ofrezca y nos ayude a crecer.

4. Creo que la dimensión espiritual no debe faltar en las buenas relaciones. Entender a los otros como don de Dios y saber que en ellos Dios nos llena de sus bendiciones es muy importante. Algunos viven experiencias religiosas tan rígidas que los terminan apartando de las personas que aman. No se puede hacer de la religión un motivo para discriminar y señalar a los otros, sino una fuente de inspiración para construir comunidad desde la inclusión y el resultado. Amar a Dios siempre debe manifestarse en amar a todos los hermanos reconociendo que son criaturas de Él.

Las relaciones interpersonales no son exitosas por inercia ni por magia sino por las buenas decisiones que se concretan en buenas acciones. Es tu tarea hacer que las relacione fluyan de la mejor manera. No esperes que todo marche bien sino haces el esfuerzo de cambiar de actitudes y comportarte de la mejor manera. Estoy seguro que las personas que están a tu lado merecen tu mejor versión, y que puedes dárselas. Esa es la tarea de todos los días. 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.yoestoycontigo.com
 

Etiquetas

Más de revistas

Tener buenas relaciones

Sábado, Junio 30, 2018 - 00:00
Padre Alberto Linero

Los amigos, compañeros y familiares son una bendición. En ellos Dios nos manifiesta todo el amor que nos tiene y nos enseña mucho para seguir adelante. Tenemos que luchar por tener buenas relaciones. Si logramos relacionarnos bien con ellos seremos más felices cada día. Ahora, para tener buenas relaciones interpersonales con aquellos con los que compartimos la vida es necesario tener presente por lo menos cuatro actitudes:

1. Es necesario conocer y aceptar a las personas tal cual son. Los seres humanos somos únicos e irrepetibles y por lo mismo no podemos esperar que todos se comporten de la misma manera. Tienes que dejar que cada uno se manifieste tal cual es, no trates de compararlos ni de hacer que se comporten como otros. No los presiones a tomar posturas que no sienten y que nos los identifica. Dejar fluir a los demás en su autenticidad, es necesario para que ellos también puedan ser felices. Tú sé capaz de comprender a cada uno en su singularidad.

2. Trabaja en comunicarte bien con ellos. No hay buenas relaciones sin buena comunicación. Para ello es muy importante estar abierto a comprender lo que el otro dice verbal y gestualmente, hay que saber escuchar. Pero claro hay que ser muy asertivos al comunicarnos con los demás. Hay que saber decir bien las cosas, sin miedos, sin ofensas y con total cariño.  Evita maltratar a esas personas que están cerca de ti, nadie quiere ser gritado, despreciado o rechazado. Muchas veces al hablar generamos heridas en los demás que hacen que las relaciones no fluyan.

3. Sé solidario y servicial. Todos esperamos que nos ayuden. Es importante que no esperemos a que los otros nos pidan ayuda, sino que tomemos la iniciativa y colaboremos generosamente. Todos valoramos esas relaciones que nos aportan y nos hacen crecer, las recordamos y las queremos mantener. No podemos ser “sanguijuelas” que le chupan la sangre a los demás, sino que tenemos que ser seres capaces de ayudar y de colaborar a los otros. Todos necesitamos una mano que se nos ofrezca y nos ayude a crecer.

4. Creo que la dimensión espiritual no debe faltar en las buenas relaciones. Entender a los otros como don de Dios y saber que en ellos Dios nos llena de sus bendiciones es muy importante. Algunos viven experiencias religiosas tan rígidas que los terminan apartando de las personas que aman. No se puede hacer de la religión un motivo para discriminar y señalar a los otros, sino una fuente de inspiración para construir comunidad desde la inclusión y el resultado. Amar a Dios siempre debe manifestarse en amar a todos los hermanos reconociendo que son criaturas de Él.

Las relaciones interpersonales no son exitosas por inercia ni por magia sino por las buenas decisiones que se concretan en buenas acciones. Es tu tarea hacer que las relacione fluyan de la mejor manera. No esperes que todo marche bien sino haces el esfuerzo de cambiar de actitudes y comportarte de la mejor manera. Estoy seguro que las personas que están a tu lado merecen tu mejor versión, y que puedes dárselas. Esa es la tarea de todos los días. 

@Plinero 
 
Imagen: