EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/155045
Temas del Padre 11 de Enero de 2020

Que se note la bondad

El usuario es:
Alberto Linero
Compartir:

Lo triste de nuestra sociedad es que los que se autodenominan buenos actúan igual que aquellos señalados como malos. Sí, esa es la tragedia. Si te crees bueno se te tiene que notar en la vida diaria. Tus palabras, tus actitudes, tus acciones no pueden ser las mismas de aquellos que infringen la ley, de aquellos que hacen de la violencia su manera de resolver conflictos, de aquellos que han hecho del egoísmo su característica especial, de aquellos que son indiferentes al dolor ajeno y viven de quitarle a los otros lo que les pertenece. Te tienes que diferenciar de ellos. No vale la pena que andes diciendo que eres la santidad en persona, pero a diario la maldad te impulse. No podemos reclamarle a los demás sus acciones y comportándonos igual que ellos. No podemos hacer violencia en nombre del bien y de la bondad. Es necesario que entendamos que lo peor que nos pueden hacer los criminales y los violentos es enseñarnos a sentir y a actuar como ellos.

Seamos claros, no podemos alegrarnos del mal ajeno, aunque el que esté sufriendo sea un criminal; no podemos odiar a los que hacen el mal, no podemos discriminar a los discriminadores ni robar a los ladrones. Seguro puedes encontrar sofismas que te justifiquen tal comportamiento, pero ten claro que si lo haces entonces eres igual a ellos. En las redes sociales, por ejemplo, descubro que los que pertenecen a los extremos ideológicos son igualiticos en sus palabras y actuaciones; tienen la misma violencia, el mismo odio metido en el corazón y lo expulsan con gran intensidad creyendo que hacen lo bueno para la sociedad. No importa de cuál extremo son, pues actúan de la misma manera y hasta usan las mismas palabras. Se los digo con claridad: son iguales, agreden de la misma manera y, en el fondo, tienen los mismos valores.

En el Sermón de la montaña (Mateo 5-7) Jesús lo deja claro: quien quiera ser su discípulo tendrá que tener como referente la santidad, la perfección del Padre Dios. Lo dice en estos términos: “Porque les digo a ustedes que, si no superan a los maestros de la ley y a los fariseos en hacer lo que es justo ante Dios, nunca entrarán en el reino de los cielos” (Mateo 5, 20), y esto lo concreta en temas como el homicidio , adulterio, divorcio, juramento, venganza, etc. En todos estos temas nos pide que seamos radicales y que nuestro comportamiento se separe absolutamente del comportamiento de aquellos que, mediocremente, se contentan con hacer lo que dice la ley religiosa y no viven desde el amor.

El amor no se puede defender con odio. La paz no se puede defender con violencia. La Alegría no se puede defender con rabia. Nuestras maneras tienen que ser distintas. Sé que cuesta mucho, pero hay que intentarlo. No vamos a cambiar la sociedad si no cambiamos el corazón y si no vivimos desde otros valores. Es el amor lo que nos tiene que caracterizar y lo que se debe notar en nuestras palabras y acciones diarias. Te lo digo con las palabras de Jesús: “También han oído que se dijo: “Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo.” Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, y oren por quienes los persiguen. Así ustedes serán hijos de su Padre que está en el cielo; pues él hace que su sol salga sobre malos y buenos, y manda la lluvia sobre justos e injustos. Porque si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué premio recibirán?” (Mateo 5, 43-46) o con las de Pablo: “No paguen a nadie mal por mal. Procuren hacer lo bueno delante de todos” (Romanos 12,17).

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA