EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/156520
Temas del Padre 25 de Julio de 2020

#MVM

El usuario es:
Alberto Linero
Compartir:

Con su mirada atrevida, sus palabras mordaces y su bailoteo al caminar, representaba, a sus cortos 12 años, la búsqueda de la libertad. Lo recuerdo gritando MVM sin ningún reparo y liberándose de todo intento por imponerle cualquier pose, careta o moda que él sentía que no lo definía. Viéndolo aprendí, a los 8 años, ese grito de independencia. De él adquirí la actitud que luego desarrollé de no vivir para cumplir las expectativas de nadie, de blandir mis mejores espadas para evitar imposiciones externas que distorsionaran mi esencia.

Comprendí que debo estar atento para no ceder a lo que Friedrich Nietzsche en su libro “Sobre verdad y mentira en sentido extramoral”, llama la obligación de mentir para alinearme a las reglas socialmente fijadas, porque las metáforas socialmente impuestas y aceptadas, terminan cercenando la autenticidad y rechazando cualquier otro nuevo sistema metafórico que exprese la creatividad. Nos pesa ser libres, auténticos en medio de ese sistema imperante al que tenemos que acoplarnos, renunciando a ser genuinos. Pero no estamos obligados a engañar, ni a ponernos las caretas que le gustan a los demás, ni vestirnos como los otros, a través de los gritos que las tendencias, nos lo quieren imponer.

Reivindiquemos el derecho a ser quienes somos, invariablemente en medio de la legalidad y de la ética, y a gritar con tranquilidad MVM. Esto implica ser capaces de no dejar que las opiniones de los demás nos marquen el sendero de nuestra vida, sabiendo que, como afirma Gianni Vattimo: “la imagen que el yo se hace de sí mismo, la autoconciencia en el sentido más propio, es en realidad la imagen de nosotros mismos que los otros nos transmiten y que nosotros adoptamos por razones de seguridad: por defensa tenemos, en efecto, que introyectar el modo según el cual nos ven los demás, y contar con él”. 

Ahora, esta filosofía de vida expresada en el MVM conlleva también admitir que hay relaciones –de todo tipo- que terminan y que no podemos morirnos por la transformación que sufren, ya que lo normal es que lo humano se vuelva obsoleto y fenezca, a varios les cuesta cerrar ciclos y aceptar que la vida sigue. Hay que tener presente que existen personas con las que siempre vamos a fracasar lo que no determina la calidad de las actitudes y acciones diarias; hagamos lo que hagamos, esos seres –que normalmente nos odian o simplemente no nos conocen- van a criticarnos y a rechazarnos.

MVM es una manera de no permitir que el fundamentalismo, el oscurantismo y el dogmatismo se apodere de nuestra manera de pensar y nos haga perder por no querer cambiar. Se trata de sabernos vacilar la existencia, con la conciencia de que no todo tiene la misma importancia y que conseguiremos vivir en libertad frente a los otros. Sé que eso es difícil en una ciudad como la nuestra, en la que “el qué dirán” es determinante para la aceptación o rechazo en algunos grupos sociales, en el que todos nos sentimos con la facultad de opinar sobre la vida ajena, pero es mejor ser feliz lejos de esas “roscas” que vivir sin ser nosotros mismos en ellas. Hay que ser responsable, trabajador, saberse esforzar, interiorizar que el sacrificio da sus réditos, pero siendo capaz de mirar a los ojos y -cuando sea necesario- decir: ¡Ey! MVM, y no importa, que te critique quien quiera.

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA