EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/151022
Temas del Padre 15 de Diciembre de 2018

‘Mi vida de otra manera’

El usuario es:
Padre Alberto Linero

Acabo de publicar el libro Mi vida de otra manera, un esfuerzo por expresar lógica y coherentemente todas las razones que soportan mi decisión de dejar de ejercer el presbiterado. No es exactamente una explicación, no creo que sea necesario, al fin y al cabo es solo mi vida; pero sí quiere dar a conocer a todos ustedes que me han acompañado en este tiempo las razones del caso. Está escrito a dos tonos: uno netamente autobiográfico, marcado por lo que he vivido; y otro buscando inspirar a las personas que lo lean a reinventarse, a no tenerle miedo a tomar decisiones que los lleven a experiencias nuevas. No quise simplemente contar lo que he vivido, sino que busqué también brindar esas calves de reinvención que se necesitan en algunos momentos cruciales de la existencia. 

No es fácil sentir el fuego de los “Torquemada” de turno, quienes en nombre de la religión del amor quieren quemarnos, ni leer todo tipo de cuentos que buscan explicar lo que no han entendido, ni resistir el enojo del que se siente decepcionado porque no se hace lo que él considera es lo correcto y bueno para uno. Nada de eso es fácil. Pero realmente lo que resulta más difícil es adaptarse a las nuevas condiciones de vida, hacer muchas cosas por primera vez y tener la sensación de que se está naciendo nuevamente a los 50 años. Termina uno sintiéndose como “gallina en patio ajeno” sin conocer los vericuetos del nuevo laberinto y con la duda de si se podrá encontrar la salida. Como dije, no es sencillo, pero resulta emocionante, desafiante y genera grandes aprendizajes que nos hacen sentir felices. 

Últimamente me han preguntado, ¿cuándo es necesario reinventarse? Yo solo puedo decir que es una tarea que se hace necesaria cuando sentimos que el proyecto de vida que llevamos no nos llena, ni nos hace plenos, ni estamos cumpliendo los objetivos fundamentales de nuestra existencia. Es posible que sintamos que no hay salida, pero siempre se puede decir basta, discúlpame, pero quiero vivir de otra manera. El mundo amenazará con un cataclismo apocalíptico, pero qué va, no se acaba y seguro nos afirmamos en las nuevas experiencias con mucha seguridad.

En mi caso han cambiado algunas formas, pero la vocación fundamental no. Sigo creyendo que el sentido de la vida está en la proexistencia, en el servir a los demás, en el hacer una opción por los más vulnerables y necesitados. No he cambiado de vocación, sino al contrario, me he reafirmado en ella. Sí, mi vocación sigue intacta: servir y ser solidario. Lo que sí ha cambiado es la manera como quiero seguir viviéndola. Por eso seguiré en los proyectos que más me realizan y que se pueden concretar en tres verbos: comunicar, escribir e inspirar. Eso seguiré haciendo. No creo que pueda hacer otra cosa. Mi fe tampoco ha cambiado, no he traicionado a Dios, ni a la iglesia ni a nadie. Al contrario, he sido como siempre: claro, honesto y frentero. No estoy resentido con nadie sino muy agradecido con aquellos que me han enseñado y permitido llegar a ser quien soy. No siento que le deba nada a nadie y no siento que nadie me deba a mí. La vida se hace en la gratuidad y desde ella se toman las propias decisiones. 

Este libro te puede ayudar a revisar tus opciones de vida e inspirar a tomar nuevas decisiones, pero sobre todo espero que lo leas con la capacidad crítica de siempre, que te hace rechazar lo que crees no te sirve y hacer tuyo lo que crees que puede ser útil para el momento vital en el que te encuentras. Yo seguiré cantando, con el maestro Adolfo Pacheco, quiero vivir la vida de otra manera, quiero seguir quemándola de otro modo, para cuando envejezca, antes que muera no viva solo… 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co
 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas