EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154295
Temas del Padre 09 de Noviembre de 2019

Hay días que cuesta sonreír

El usuario es:
Padre Alberto Linero
Compartir:

Todos tenemos momentos de tristeza. Momentos en los que nos sentimos frustrados por una noticia que hemos leído o escuchado, por el diagnostico de una enfermedad o por el fracaso en un proyecto muy importante para nosotros. No podemos negarnos a vivir esa experiencia, pero tampoco podemos quedarnos anclados para siempre en ella. Necesitamos aceptarla, vivirla y superarla. ¿Cómo hacerlo? Te propongo algunas actitudes que debes asumir como itinerario para superar ese momento de tristeza que tienes:
 
1. Es una experiencia  pasajera. Lo primero que tenemos que hacer es aceptar la situación tal cual es. No vale la pena negarla ni justificarla con relatos inventados e inverosímiles. Comprende qué ha ocasionado esa emoción, cuál ha sido el estímulo que ha merecido esa triste respuesta. Sobre todo, debes tener claro que esa es una experiencia más de las tantas que tienes en la vida diaria. Que el tiempo se llevará todas esas sensaciones que hoy se traducen en un dolor profundo en el alma y unas lágrimas que te encharcan los ojos.
 
2. Rompe tu rutina. Es el momento de generar una distribución de tus actividades y relaciones distinta a la que has venido llevando. Cuando te quedas atrapado en la rutina que ha ocasionado esa tristeza, puedes terminar alimentando ese sentimiento de frustración y aferrándote a él. Ábrete a encontrar nuevas dinámicas de vida.
 
3.  Enfócate en todo lo bueno que hay en tu vida. La tristeza tiene el poder de llenar todo lo que hacemos y hacernos creer que no existe nada más que tragedias y dolores en nuestra existencia. Sales adelante cuando eres capaz de encontrar tantas realidades que te agregan valor, que te alegran la vida, que te llenan de color los días. Es hora de hacer un inventario de ellas y disfrutarlas con total pasión. Tienes que esforzarte en encontrar todos los días motivaciones para reír y tener nuevos sueños.
 
4. Genera relaciones que te aporten alegría y sentido a la vida. Mi abuela decía que los burros se buscan para rascarse, para decirnos que los grupos humanos se crean por proximidades. Pues, hay que evitar generar grupos para llorar, lamentarse y alimentar la tristeza. No es el momento para la melancolía, ni para compartir más críticas, sino para alegrarse con testimonios de amigos que han salido adelante, que han vencido las situaciones duras de la vida y que te pueden ayudar a seguir creyendo en ti mismo.
 
5. Medita, ora, lee textos que te inspiren. La experiencia espiritual entendida como una construcción del sentido de la existencia en la continua trascendencia, es fundamental para superar todos los momentos de tristeza que tenemos. No podemos caer en la oración “quejosa” que nos hace sentir víctimas y nos pone a estirar la mano como limosneros. Ni tampoco leer textos que retroalimentan el sentimiento de tristeza que se tiene. Tienes que agradecer la vida, celebrar los dones que has recibido y comprometerte, desde la oración, a trabajar duro por alcanzar los sueños que tienes planeados.
 
Estoy seguro que puedes superar la tristeza que padeces. Está bien que hay días en los que cuesta sonreír, pero siempre se encuentran motivos para hacerlo, no te des por vencido. GC

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co
 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO