EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/151814
Temas del Padre 09 de Marzo de 2019

Hacer pausas

El usuario es:
Padre Alberto Linero
Compartir:

Es necesario hacer pausas en la vida para revisar cuál es el sentido que le vamos dando. Vivimos en una sociedad con dinámicas intensas, absorbentes y constantes que nos pueden hacer vivir en automático y que pueden impedir que nos demos cuenta de hacia dónde estamos llevando nuestra existencia. Por eso, a veces se hace necesario detenerse, aislarse, desconectarse y analizar todo lo que estamos haciendo y cómo lo estamos haciendo. Creo que a diario debiéramos tener esos momentos. No podemos ser esclavos del activismo sin más.

Constantemente nos tenemos que estar preguntando el por qué y el para qué de lo que hacemos; no lo podemos dejar como obvio o darlo simplemente por sabido. Se deben tener las razones concretas y hay que hablar de ellas con las personas que amamos. No somos robots, ni hacemos todo por obligación o por costumbre, sino que debemos tener unas razones, unas motivaciones que deben ser explícitas y que debemos recordar constantemente, ya que son estas las que nos impulsan a vivir de una manera consciente.

Tenemos que ser capaces de no dejarnos manipular por nada ni nadie. Esto implica saber tomar distancia de todas las realidades que por su constante presencia en nuestro diario vivir tratan de gobernarnos. Hacer ayuno de esas realidades nos da la posibilidad de entender que somos nosotros mismos los que tenemos el control y que nada nos gobierna. Por ejemplo, mucha gente es esclava del trabajo y aunque justifica su obsesión con la necesidad de producción, realmente lo que están haciendo es llenar los vacíos emocionales más fuertes que los hacen vulnerables y esclavos de las actividades del trabajo. Pienso también en los que han encontrado en las redes la satisfacción de su necesidad de ser reconocidos, de tener quien los escuche y con quien poder llenar el sentimiento de soledad que viven, y terminan esclavos de los “me gusta” y de las “vistas” que reciben. O también en los que tienen otro tipo de dependencias (licor, juego, drogas, etc.) que los dominan y les han quitado la libertad de hacer lo que les ayuda a ser mejores y más felices. ¿Serás capaz de hacer un ayuno de esas realidades? ¿Puedes tomar una distancia de ello por un tiempo prudente?

Hay que aprender a evaluarnos constantemente y a ser capaces de reconocer los errores que estamos cometiendo. Muchas veces seguimos equivocándonos porque no nos percatamos de las señales que nos muestran el daño que estamos haciendo, o simplemente, porque nos da miedo aceptar los errores que estamos cometiendo. Quien se evalúa no solo es consciente de lo que está haciendo sino que puede establecer con mayor claridad las tareas que tiene para mejorar.

Tenemos que ser dueños de nuestra vida, gestionarla y dirigirla de la mejor  manera. Solo quien sabe hacer pausas, detenerse a pensar y a evaluar, puede ser consciente de qué rumbo le está dando a sus esfuerzos diarios. Escuchar es fundamental en este proceso. Escuchar nuestra voz interior, pero también a los que están al lado, ellos también nos revelan el sentido en el que podemos ir.  gc

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO