EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/153635
Temas del Padre 31 de Agosto de 2019

El laberinto de la vida

El usuario es:
Padre Alberto Linero
Compartir:

Hace unos meses en San Francisco, California, entré a un laberinto de espejos. No había un minotauro que me persiguiera, pero sí la necesidad de encontrar la salida en el menor tiempo posible. Tengo que decir que, desde siempre tengo mala ubicación, y que, por lo mismo, no fue fácil salir de ese lugar. Varias veces me arrepentí de haberme metido en ese berenjenal y hasta quise gritar para que vinieran a rescatarme, pero sabía que tenía que vivir la experiencia al máximo. Hoy veo ese momento como una metáfora de lo que todos experimentamos cuando estamos en una tormenta existencial causada por cualquiera de las situaciones dolorosas de nuestra condición humana. Sí, ante la muerte de un ser querido, la ruptura de una relación de pareja, el diagnóstico de una grave enfermedad y otras más, nos hacen creer muchas veces que todo está perdido y que no podemos encontrar una salida. Me estrellé varias veces con un espejo después de estar seguro que hacia allí quedaba la salida.  Al final pude salir y creo que los pasos que usé en ese laberinto han sido una inspiración para los otros momentos en los que siento que tengo que encontrar una salida.
 
1. No perder la esperanza, siempre hay una salida. Esa fue la idea que me motivaba a no darme por vencido. Sabía que había una salida y que tenía que encontrarla. Existía esa salida, estaba seguro. Una de las dificultades más serias que tenemos en momentos de tormenta existencial es creer que no hay salidas. Si pierdes la esperanza todo será más difícil. Cuando estés al borde de desesperarte y de darte por vencido recuerda que hay una salida. Vive con esperanza aún en los momentos más dolorosos de la vida.

2. Encontrar un plan, no se puede vivir improvisadamente. No se solucionan los problemas si no elaboramos un mapa, un plan que nos ayude a solucionarlos. En medio del laberinto me acordaba de Hansel y Gretel, y sus migajas, estaba seguro que había algunas marcas que me pudieran ayudar a ubicarme y a encontrar el camino de salida. Igual pasa  en la vida, hay que mirar con atención y encontrar las huellas que muestran el camino a la solución. ¿Qué plan tienes? ¿Cómo lo has elaborado? ¿Qué huellas te han ayudado a creer que por ahí puedes salir?

3. Dejarnos ayudar de las personas idóneas. No todos nos pueden ayudar, pero siempre hay alguien que nos puede ayudar. Tienes que elegir bien a quien le pides ayuda. No dejes que la emergencia te haga creer que cualquiera puede darte claridad para salir adelante.

4. Actuar, no te puedes quedar quieto. Tienes que ser capaz de dar los pasos que te lleven a algún lado. Sigue el plan elaborado y toma decisiones inteligentes. El miedo no te puede paralizar. Es necesario moverte y hacer que la salida aparezca.


 Al final pude salir del laberinto, me sentí satisfecho por no haberme dado por vencido, pero sobre todo por entender que lo peor que nos puede pasar es dejarnos invadir por la desesperación, el miedo y por eso no actuar. Estoy seguro que si salí de ese laberinto, puedo salir del laberinto de la vida.

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co
 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO