EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/15041
Temas del Padre 01 de Abril de 2011

Decidirse es necesario

El usuario es:

Compartir:

Hay decisiones que duele tomar, pero que sabemos que es la mejor acción que pudiéramos realizar y que traerá las mejores consecuencias a la vida.

Recuerdo un médico que me contaba lo duro y difícil que fue tomar la decisión de amputar uno de los miembros inferiores, sabiendo que es lo mejor que se puede hacer para mejorar a la persona enferma. Seguro que cuando se le diga al enfermo que eso es lo mejor no lo entenderá y sólo pensará en el dolor que esa pérdida le produce.

Como también es cierto que quien debe realizar la amputación también siente desde una dimensión distinta ese dolor y preferiría no hacerlo.

Sí, muchas veces nos vemos expuestos a situaciones que exigen de nosotros una intervención clara y definitiva que no es exactamente la que nuestros sentimientos piden; pero sí lo que la razón nos muestra.

En situaciones de estas se necesita mucha claridad en la mente y mucha firmeza para que, a pesar del dolor que la decisión nos causa, la podamos tomar y sostener. No se trata de negar el dolor que produce, sino de mostrar que es lo mejor que se puede hacer.

Siguiendo con la iconografía del corazón como quien representa los sentimientos -o mejor como el lugar en el que están los sentimientos- tengo que decir que el corazón es ciego y no ve razones; pero la razón ve bien y tiene la obligación de evitarnos tropezar. El problema serio es que hacemos más caso al corazón que a la razón.

De alguna manera la inmediatez de la emoción, y la fuerza que siempre tiene, se presenta más propicia que la distancia y la frialdad de la razón. Esto es, mientras el dolor de la decisión está ahí presente, las bendiciones de la decisión tienen que esperar en el tiempo para que se produzca.

La emoción con su vivacidad se presenta más fuerte que la lógica fría de la razón. Es decir, que por la vitalidad de los impulsos del corazón, nos queda más cómodo dejarnos guiar por él y muchas veces terminamos pagando muy caras las pocas ‘felicidades’ que nos ha dado.

No estoy negando que el corazón le da hondura y fuerza a la vida, y que sin estas características la vida sería aburrida y triste, pero quiero dejar claro que tiene límites y que hiper-valorizarlo nos trae un reduccionismo de nuestra persona que nos termina haciendo daño.

Hay que escuchar a la razón aunque lo que diga nos incomode, nos invite a la renuncia y nos ponga ante el sacrificio. Si los argumentos que expone la razón son válidos y vemos con claridad que lo indicando es lo mejor para todos, entonces hay que hacerle caso y actuar desde ella.

Esto implica ser capaz, no sólo de un buen análisis, sino también de una gran capacidad de discernimiento. Tenemos que estar seguros –si es que alguna vez lo estamos- de que esa es la mejor decisión de todas las posibles y que el sacrificio del dolor que vamos a ofrendar es pequeño con los resultados que se va a obtener.

Creo que vivir esto es una característica de la madurez y de la verdadera adultez. Cuando sabes que hay que decidirse por lo mejor para el desarrollo integral de nuestra vida y para nuestra felicidad, en contravía, en contraposición a lo que nos da un placer presente pero nos augura sufrimientos en el futuro; entonces eres un ser humano maduro y adulto.

Los niños no son capaces de proyectar las situaciones en el futuro y se anclan en el hoy y en lo que sienten. Es por eso que muchas veces nos toca exigirles que hagan cosas que no les gustan pero que en el mañana van a agradecer.

No sé frente a qué decisiones estés pero debes que ser bien cerebral y analítico para tomar la mejor decisión posible. No puedes dejarte obnubilar por las emociones y que éstas te lleven a fallar.

Hay oportunidades que no se pueden dejar pasar y deben encontrar una respuesta pronta. Ese es el punto. Aunque duela hay que decidirse por lo mejor para todos. GC

POR
Padre Alberto Linero
www.elmanestavivo.com
www.yoestoycontigo.com

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Más de Temas del Padre
12 Julio 2019
05 Julio 2019
28 Junio 2019
13 Junio 2019
07 Junio 2019
Ir a EL HERALDO