EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154470
Temas del Padre 23 de Noviembre de 2019

Cuidar nuestra familia

El usuario es:
Padre Alberto Linero
Compartir:

Me gusta entender la familia como ese grupo humano que nos cuida y nos genera el afecto necesario para realizarnos como seres autónomos y felices. Es un lugar en el que no solo nos cuidan, sino que también nos ayudan y nos generan posibilidades para enfrentar todas las adversidades de la vida. Allí aprendemos a ser, a juntarnos, a divertirnos, a solucionar dificultades; en una frase: aprendemos a vivir. Por eso, creo que debemos tener unas actitudes muy concretas para hacer de la experiencia familiar la mejor:
Aceptar la familia que tenemos. Todos quisiéramos tener una familia perfecta, nos gustaría que nuestro núcleo familiar fuera una copia exacta de la Sagrada Familia, pero no es así, la que tenemos es imperfecta, construida por seres humanos con defectos y equivocaciones. Esa es la realidad y la tenemos que aceptar para poder salir adelante, para ayudarla a dar su mejor versión y construir relaciones sanas que nos hagan felices.

1. Vivir en el respeto. Somos diferentes y tenemos que relacionarnos en medio de esa diferencia. Generando relaciones en las que nadie se sienta presionado a abandonar su esencia, ni forzado a vivir lo que no se quiere. Respetar es asumir los roles de cada uno en su autonomía y en sus límites. Cada persona tiene que ser dueña de su proyecto y responder por él.

2. Generar una comunicación asertiva. Se requiere un espacio en el que podamos compartir lo que sentimos, pensamos y hacemos con total libertad, pero con eficiencia a través de palabras bien elegidas, tonos correctos y sentimientos adecuados. Evitar malos entendidos y saber resolver, con inteligencia y claridad, los que se puedan generar. Hay que aprender a solucionar los conflictos que la convivencia humana nos genera, para ello es necesario comunicarnos asertivamente. Sin una buena comunicación, no hay buena familia.

3. Propiciar autonomía. Insisto en que cada persona tiene que dar cuenta de quién es y qué hace. Cargar el peso de la vida de los otros nos hace daño a todos. Una buena familia es la que permite que cada uno de sus miembros sea autónomo.

4. Formar relaciones solidarias. Esto es fundamental, somos autónomos, pero nos sabemos ayudar, sabemos reconocer las necesidades de los otros y cómo les podemos colaborar. Ser servidores, colaborativos y solidarios es necesario para poder alcanzar los objetivos comunes e individuales que se tienen como familia.
5. Una buena experiencia espiritual. Estoy seguro que trascendiendo de lo inmediato, de lo útil, de lo material, es cómo podemos encontrarle sentido a la vida. La familia debe abrir espacios para que haya experiencias espirituales que nos ayuden a vivir con esperanza y con optimismo todo lo que hacemos.

Todo esto tiene que ser vivido en un ambiente de alegría que nos emocione la vida y que nos permita descubrir motivos para seguir gozando cada día. Una buena familia es la que sabe celebrar, celebra la existencia desde la sencillez de cada una de las pequeñas acciones. Tenemos que ser capaces de cuidar nuestro núcleo familiar, de hacerlo libre y conscientemente. 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO