EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154504
Temas del Padre 30 de Noviembre de 2019

Construir Acuerdos

El usuario es:
Padre Alberto Linero
Compartir:

La negociación que resuelve los conflictos de manera definitiva está centrada en los intereses, no en las posiciones de las partes que se enfrentan. Cuando la negociación se centra en posiciones no se logra una verdadera solución, porque nadie quiere ceder, ni entregar lo conquistado y ve el ponerse de acuerdo como una derrota; cuando nos centramos solamente en ellas siempre habrá un perdedor y un ganador, lo cual no hace más que dejar abierta la puerta para el siguiente conflicto que seguramente será de mayor intensidad. El regateo y el ‘partamos la diferencia’ siempre genera más heridas que soluciones, y las pocas que plantea son momentáneas. Hay que tener la capacidad de trascender e ir más allá de las posiciones, entendiendo y comprendiendo cuáles son los intereses que la impulsan. Muchas veces encontramos que aunque tenemos posiciones antagónicas coincidimos en los intereses y creo que por estos días tenemos que descubrir cuáles son los que perseguimos, e insisto en que es muy posible que ellos sean comunes. De lo leído y trabajado en la teoría de negociación me gusta resaltar tres actitudes que son fundamentales para construir consensos:

 1- Hay que tratar de comprender al otro. La descalificación cierra la puerta a cualquier diálogo verdadero, desde allí no podemos partir. Tampoco podemos creer que el mundo se divide entre buenos y malos, y que el otro representa a los malos, ya que allí no hay ninguna posibilidad de acuerdo. Los demás no tienen que pensar lo mismo que nosotros. Hay que comprender cómo piensa el que está al frente y por qué lo hace así; cuando entendemos su marco racional seguramente podemos comprender mejor lo que está diciendo y haciendo.

2- Hablar con asertividad pero a la vez esforzarnos por escuchar con la atención, apertura y acogida necesaria. Si no hay una comunicación efectiva no hay posibilidades de comprensión. Hay que mirar a los ojos, generar empatía, evitar cualquier maltrato, usar la razón y dejar claro qué es lo que queremos comunicar. Ser propositivos y evitar los juicios descalificadores. Entender que nos sentamos a negociar para encontrar soluciones, no para ganar.

3- Hacernos responsables de lo que sentimos. Nadie nos hace sentir nada. Las emociones son nuestra responsabilidad y no debemos culpar a los otros de ellas. En la medida que nos hacemos dueños de lo que sentimos, podemos controlar mejor las emociones y no haremos nada de lo que después nos podamos arrepentir. No somos jueces de nadie, ni reformadores de la vida; somos personas con una manera de pensar y de actuar que entra en diálogo con la de otros.
A mí me funcionan estas tres actitudes para resolver los conflictos que vivo, ya sea los que tengo con las personas con las que convivo o con las instituciones con las que interactúo. Creo que es fundamental desarrollar habilidades para negociar, ya que la vida toda es eso: un construir constantes consensos. Tenemos que dejar a un lado esas actitudes de ganadores eternos, de querer imponer lo que pensamos y somos, o de creer que nuestra visión del mundo no es la única pero sí la mejor y la más necesaria. 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO