EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/155156
Temas del Padre 25 de Enero de 2020

Confiamos en el Amor

El usuario es:
Alberto Linero
Compartir:

La lógica del miedo y la pedagogía de la culpa nos han hecho creer que la vida se tiene que realizar desde el paradigma del auto-castigo. Se ha creído que el sacrificio —mal entendido como una privación sin sentido— o el dolor, son la única manera como se puede ser mejor y llegar a un estado superior del ser. No dudo que hay lecciones en el sufrimiento, pero no creo que tengamos que vivir en función del dolor o entender la vida como un “valle de lágrimas”. Y mucho menos que el discurso religioso tenga que justificar esa visión martirizada de la existencia. En el plano cristiano esto sólo es posible si entendemos que la cruz es consecuencia de la actitud humana y no lo que buscaba el Dios de la vida. Esto es, no podemos entender  al Padre Dios como un masoquista que buscaba que su hijo fuera martirizado de la peor manera, sino que el plan siempre fue que los seres humanos abrieran el corazón y aceptaran la propuesta de vida de Jesús.

Además creo que nos equivocamos en no entender que lo central es la Resurrección y eso era lo que tiene que jalonar la vida toda. Necesitamos acudir a la pedagogía de la misericordia, de las nuevas oportunidades, de ser felices, de vivir la vida en abundancia (Juan 10,10), y para ello tenemos que hacer un énfasis no en la culpa y el infligirse castigos a uno mismo, sino en el perdón y el reconocimiento del propio valor. No podemos tenerle miedo a hablar bien de nosotros mismos, a recompensarnos, a creernos capaces de vencer las dificultades y generar una dinámica de esperanza que nos impulse. Necesitamos enfatizar más que somos hijos de Dios y no que somos los peores hijos de Adán. No es exitología, es entender la fuerza que tiene creer que somos valiosos, que somos capaces, que tenemos oportunidades y que Dios está de nuestra parte.

Hacer un culto al dolor nos daña el autoestima y nos gradúa de víctimas para siempre. Por eso hoy te invito a hacer crecer tu autoestima; para ello tienes que trabajar en lo que piensas de ti mismo, en cómo te ves, en lo que te sabes capaz de hacer, y apostar por un proyecto de realización que te permita sentirte cada vez mejor contigo y establecer sanas relaciones con los que están a tu lado. Mi invitación es que hoy creas en ti, confíes en tus posibilidades, encuentres personas que crean en ti, te valoren, te reconozcan y te amen verdaderamente. No tengas miedo en soñar, construir proyectos, en trabajar duro por ser mejor. No dejes que los agoreros te quiten las ganas de seguir confiando y creyendo en que puedes ser feliz. Estás llamado a triunfar y a vivir apasionadamente.

Cree en ti, ¡recompénsate! ¡elógiate! La vida no es para vivir con miedo, es para desafiar las situaciones y dar respuestas creativas para seguir adelante. Eso sí, recuerda que no se alcanzan los objetivos de un momento a otro sino que es necesario trabajar disciplinadamente, constantemente y con la tenacidad del que entiende que la magia no existe sino solo la realidad que vamos construyendo.

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co
 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA