EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/150236
Temas del Padre 06 de Octubre de 2018

Comunicándonos de tú a tú

El usuario es:
Padre Alberto Linero

Encontrarnos con un amigo e indagar por su trabajo, por su familia, por sus diversiones  es una de las experiencias más agradables de la vida cotidiana. El mirarse a los ojos y compartir todos los temas que forman parte de su proyecto existencial, desde lo más fundamentales hasta los más triviales, en torno a una mesa mientras se toma café es una de esas vivencias que nos reconforta y nos hace crecer como seres humanos. Sin embargo las nuevas tecnologías han generado cambios en las formas de relacionarnos, y ya no es tan común encontrarse a un café sino que basta con estar conectado a través del celular.

En una investigación de la de seguridad informática Kaspersky Lab el 75% de las personas en América Latina admite usar su dispositivo para fingir estar ocupadas. Lo hacen cuando no quieren hablar con otra persona. Esto en el lenguaje moderno se llama phubbing, un neologismo que expresa la actitud de una persona que se concentra en el teléfono inteligente y evita establecer relaciones presenciales con los que están a su alrededor. Lo cual muestra que hoy son otras las prácticas de comunicación que se tienen presente en las relaciones interpersonales. Se busca más estar conectado que tener un verdadero encuentro con los otros.

Vivimos mediados por el teléfono. Pareciera que todo está determinado por los teléfonos inteligentes y la conexión que ellos nos posibilitan. Lo cual seguro abre muchas posibilidades y nos permite opciones que antes no soñábamos y que, seguro, nos hacen la vida más confortable. Pero el riesgo es perder a las personas en su contexto, no lograr buenos procesos de comunicación cuando nos quedamos sin interpretar a las personas desde su tono, sus miradas que son fundamentales para captar algo más que la información y realmente comprender al sujeto que está detrás de ese medio.

Esto es podemos terminar conectados pero sin comunicación. Sabiendo los datos propios de la información pero sin sentir a la otra persona en su realidad concreta. Sin perderos de alguna información pero, a la vez, perdiendo a la persona en su esencia. Cercanos a través de lo que dicen pero lejanos en lo que sienten y son.

Se hace necesario que tomemos medidas y que seamos capaces de hacer ejercicios por independizarnos del celular por algunos momentos, que volvamos a las interacciones presenciales en las que el olor, el color, los gestos, los tonos de las personas nos revelan mucho más que un mensaje, nos revelan su propio ser. No sé si eres capaz de hacer un ayuno de tu celular y volver a la cavernaria comunicación del tú a tú, del estar ante el que habla y poderlo abrazar y sentir.

Insisto no se trata de oponernos al avance de la tecnología sino entender que las dinámicas antropológicas también son por contactos más directos en los que se construyen encuentros que realizan. Es el momento de gozar la información y el contacto por los teléfonos pero también encontrarnos con las personas. Te reto a independizarte por momentos del Celular.

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co
 

 

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas