EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154709
Temas del Padre 14 de Diciembre de 2019

Ciclos que se abren

El usuario es:
Padre Alberto Linero
Compartir:

He recibido la carta del Papa Francisco en la que me concede la gracia de la dispensa de las promesas presbiterales que hice el día en que me ordenaron como sacerdote de la Iglesia. Creo que su respuesta es una buena experiencia, que entre otras cosas, me invita a cerrar ciclos, a entender que hay etapas de la vida que se deben terminar, y por eso la estoy viviendo con alegría, con agradecimiento, pero también con mucha expectativa por lo que pueda pasar en adelante. No quiero que se pase esta ocasión sin compartir las lecciones que esta experiencia me deja:

1-  Es un momento para agradecer lo vivido. Ejercí el ministerio presbiteral durante 25 años, lo hice siempre con mucha pasión, con dedicación y luchando por ser coherente con las promesas que hice y los compromisos que adquirí. Durante todos esos años fui feliz, recibí bendiciones de Dios a través de la congregación de los Padres Eudistas y de la Iglesia en general; me llena de agradecimiento el cariño de tanta gente que a lo largo de todos esos años me manifestaron su aprecio, que estuvieron conmigo y me acompañaron en los momentos difíciles; también agradezco por mis amigos presbíteros, con los que compartí en el camino de la evangelización.
 
2- Hay que aprender a cerrar ciclos. Es bueno entender que la vida siempre puede ser de otra manera, que se puede actuar de otra forma y apostar por otras opciones de vida. Yo no estoy abandonando mi fe, ni mucho menos mi experiencia con Jesús, no estoy dejando de ser católico, lo que estoy haciendo es cerrando un ciclo de la vida y abriendo otras posibilidades de servicio, desde otros espacios, con otros servicios, y entiendo que no se pueden cerrar ciclos si no se hacen renuncias, no se pueden empezar otros si no se pone un punto final en los ciclos pasados y si no empezamos a caminar por otros caminos.
 
3- Es posible redescubrir y renovar las opciones hechas. Creo que nos hicieron mucho daño al decirnos que “para atrás ni para coger impulso”, porque siempre es posible que observemos las situaciones desde otros espacios. No está mal dar pasos hacia atrás y tener otras posibles miradas sobre la vida. Cuando las opciones ya no son suficientes, es bueno retrasarnos un poco y emprender un nuevo camino, con  nuevas opciones, con nuevas esperanzas, pero sin perder de vista el horizonte. Creo que podemos decidir no seguir avanzando por caminos en los que no nos sentimos cómodos y resignificar las opciones que se han hecho. Siempre es posible.

Me siento agradecido, me siento muy tranquilo, pero también retado a seguir trabajando y sirviendo desde otros espacios. Ojalá esta experiencia sea un pretexto para repensar en las opciones que se han hecho, en las apuestas que cada uno de nosotros realiza y los posibles cambios que se quieran hacer, todo esto agradeciendo el pasado, cerrando los ciclos de la mejor manera y renovando las opciones, sin perder de vista los innegociables que cada uno tiene, sin quitar la vista del horizonte en donde encontramos el sentido, en el cual encontramos la felicidad. 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.jai.com.co

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA