EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/59792
Temas del Padre 09 de Marzo de 2012

Aprendiendo a tener ángel

El usuario es:

Compartir:

Muchas veces decimos esa persona tiene ‘carisma’, tiene ángel, pero ¿qué es exactamente lo que entendemos por carisma o ángel? Pudiéramos definir el carisma como esa habilidad que tienen algunos seres humanos para atraer a las personas con sus palabras, sus poses, sus miradas, sus acciones, para tener una influencia ‘tierna’ en los otros, por su ser agradable influyen en los otros sin mayores esfuerzos. No se trata de una capacidad sino de una habilidad. Esto es, no es algo que se tiene o no se tiene sino que es algo que se puede desarrollar o aun aprender. Seguro que algunas personas tienen unas características innatas que les permiten ser agradables para los otros, pero también tengo por cierto que todos podemos desarrollar esas características si nos lo proponemos. Creo que todos tendríamos que preocuparnos de ser carismáticos a la hora de relacionarnos con los demás, y no para ‘manipular’ a los otros sino para que la relación sea lo suficientemente agradable que nos realice a todos.

Te propongo algunas actitudes que puedes trabajar para hacer que tu habilidad carismática crezca y te ayude a tener mejores relaciones con los demás. Primero pensemos en qué nos llevaría a cerrar las puertas de nuestro ser a una persona. Imagino que vienen a tu mente palabras como:

1. Prepotencia y altanería. ¿Quién quiere compartir con alguien de mirada humillante y de ademanes prepotentes que te haga sentir que eres inferior e incapaz ante él?, ¿quién dispone todo su ser para relacionarse abiertamente con alguien que en cada palabra hace sentir que sabe mucho y que te trata como si fueras un ignorante? Nadie. Te aseguro que personas como estas no son carismáticas, y que nadie quiere aguantárselas, y si lo hacen es por utilitarismo y nada más. Esos puentes rotos –nadie los pasa– no influyen en los demás de manera intensa.

2. Enigmático. No hay nada peor que una persona totalmente indescifrable, gris y poco clara. Te juro que ante esa persona todos van a actuar con mucha cautela, y seguramente de manera prevenida porque no saben a qué atenerse.

3. Proyectarse como alguien inseguro, que no sabe qué quiere ni para dónde va neutraliza cualquier posibilidad de que te vean con carisma. Los otros esperan personas seguras de sí, capaces de saber cuánto valen y cuánto valen los otros.

4. Incoherencia. No estamos en la época del discurso. Ahora es necesario la coherencia, la actuación que respalda la palabra dada.

¿Qué tendríamos que trabajar para hacer crecer nuestro ‘carisma’? De lo que he podido leer y vivir trato de proponer algunas respuestas a esa pregunta:

• Amar la vida: Los demás se sienten atraídos por personas agradables, es decir, por personas que amen la vida, que sean alegres, optimistas, no quejosos. Por gente apasionada que muestre que ama su existencia, que está feliz viviendo, que asume los problemas como auténticos retos y que quiere ‘cambiar’ el mundo. Esa gente es atractiva para los demás, lastimosamente cada día son menos comunes porque nos hemos dejado contagiar del síndrome de la desesperanza.

• Trata de ver lo mejor en las otras personas con las que te relaciones: hazle sentir al otro sus cualidades, sus capacidades. Sin lambonería, sin intención de manipularlo, con honestidad muéstrale que crees en él, que sabes cuánto vale. No busques impresionarlo sino más bien hazle sentir que lo valoras. Cuando uno confía en alguien de verdad, puede potenciarlo mucho. El efecto Pigmalión cada vez es más claro.

• Darle esperanza a la gente: nadie quiere estar al lado de los pesimistas, ni de los derrotistas, de esos que creen que nada se puede hacer. La vida tiene que hacerse con optimismo, proyectando sueños, creyendo que se puede triunfar, que es posible salir adelante. Tenemos que ser distribuidores de esperanza, eso sí, siendo honestos y realistas, sin vender humo.

• Proexistir: las personas aman a los que comparten lo que son y que dan tiempo a los otros, a aquellos que se comprometen con sus –las de la gente– empresas y sueños.

Por Padre Alberto Linero
www.elmanestavivo.com
www.yoestoycontigo.com

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA