EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/21143
Temas del Padre 13 de Mayo de 2011

Ánimo, sé valiente y firme, no tengas miedo

El usuario es:

Compartir:

He releído muchas veces el primer capítulo del libro de Josué. Me encanta porque veo retratado allí a un ser humano muy parecido a cualquiera de nosotros.El relato que nos trae el Pentateuco nos indica que Moisés muere en el monte Nebo y Dios llama a otro hombre para que lidere a su pueblo. Liderar a un pueblo no es nada fácil. Los hombres somos siempre egoístas, ambiguos, contradictorios y, además, poseedores de conflictos interiores que nos impiden dejarnos guiar fácilmente.

Josué es el elegido por Dios para que siga dirigiendo al pueblo camino a la tierra prometida. Josué conocía bien todos los problemas que el pueblo le había puesto a Moisés y cómo muchas veces lo habían hecho sufrir innecesariamente.

Porque así son las paradojas de la vida: muchas veces al que más ayudas y al que más quieres darle tu mano es el que más te hace sufrir y el que ‘la muerde’; aquel al que se le quiere enseñar libertad es el que nos lee como tiranos y nos ataca. No es extraño que aquel que es quien más poco hace sea el que más impida que otros trabajen por el grupo. Eso pasaba en el pueblo que Moisés guiaba por el desierto y sigue pasando hoy en nuestros grupos humanos.

Seguro que Josué lo sabía y cuando Dios lo llama y le dice “Como mi siervo Moisés ha muerto, ahora eres tú quien debe cruzar el río Jordán con todo el pueblo de Israel para ir a la tierra que voy a darle”. Supongo que debió hacer caras como de que no podía o debió ponerle alguna excusa al llamado, como hacemos cuando estamos ante una misión, ante una prueba, ante una llamada de Dios y nos sentimos incapaces y creemos que no vamos a poder.

Estoy seguro de que muchos de los que me lee en este momento pueden estar pasando por esas situaciones. Imagino que muchos de ustedes creen, como Josué, que no son capaces de realizar la tarea que Dios les ha pedido, que las dificultades son muchas y que definitivamente es mejor salir corriendo. Imagino que muchos de los que me leen quieren tirar la toalla y declararse derrotados y no seguir luchando. Otros quieren continuar pero no encuentran de dónde sacar fuerzas para hacerlo y se sienten solos e indefensos.

Algunos creen que no es mejor esconderse y no seguir adelante, y por eso se esconden en el licor, en la droga, en el juego o en cualquiera otra adicción.

Por eso me encanta el relato de Josué, porque él sintió lo que nosotros sentimos: miedo al futuro, miedo al trabajo que se nos pide, creyó como nosotros que no era capaz y por eso creo que la respuesta que Dios le da también es para cada uno de nosotros: “Nadie te podrá derrotar en toda tu vida, y yo estaré contigo así como estuve con Moisés, sin dejarte ni abandonarte jamás. Ten valor y firmeza, que tú vas a repartir (estoy seguro que aquí te habla en particular y te habla de eso que crees que nos puedes hacer).

Lo único que te pido es que tengas mucho valor y firmeza y que cumplas la ley…Yo soy quien te manda que tengas valor y firmeza. No tengas miedo ni te desanimes porque yo, tu Señor y Dios, estaré contigo dondequiera que vayas” . Esa Palabra es para ti que crees que no puedes. Hoy tienes la certeza de que así como pudo Josué, tú también podrás con la fuerza y la compañía de un Dios que está contigo siempre.

Ten claridad en que la vida no es fácil y que en ella hay que sufrir muchas veces para salir adelante. No dejes que ningún talismán, chamán o bruja (moderna o antigua) te haga creer que haciendo algún “pase mágico” todo va a estar sin dificultades. La vida tiene dificultades y estamos preparados interiormente para vencerlas.

Este es tu día. No puedes seguir adorando de rodillas al dolor, tienes que levantarte y vencer los problemas en el nombre de Dios; no se trata de huir a buscar escondederos a peso, sino de enfrentar la vida sabiendo que contamos con todo para vencer.

La espiritualidad tiene que ser una experiencia de encuentro con Jesucristo Resucitado y un estar seguro de lo que somos. No podemos dejar que nadie se haga el amuleto de nuestra suerte, ni podemos esperar que otros batallen peleas que nos pertenecen.

Espero que tú, como Josué, le hagas caso al Señor y salgas a conquistar el mundo. ¡Ánimo!

Por Padre Alberto Linero
www.elmanestavivo.com
www.yoestoycontigo.com

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Más de Temas del Padre
12 Abril 2019
05 Abril 2019
29 Marzo 2019
22 Marzo 2019
15 Marzo 2019
08 Marzo 2019
Ir a EL HERALDO