EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/153703
Sin Photoshop 07 de Septiembre de 2019

Marlon Primo y su emprendimiento que pone a bailar a la gente

El usuario es:
Foto: Jessica Ortíz

El barranquillero está afincado en Bogotá. En 2012 creó una técnica ‘fitness’, en la que combina la danza y el entrenamiento con mancuernas. Su sueño es dar a conocer esta modalidad en su tierra natal.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Marlon Primo Díaz, de 39 años, todos los días añora el calorcito y la gente de Barranquilla, su terruño. Es un bailarín innato, que por años ha gozado el carnaval. Su bebida favorita es el jugo de corozo frío, ese que con un solo sorbo altera sus sentidos.

Actualmente vive en Bogotá, donde lidera, desde 2012, su empresa en la que combina dos de sus pasiones: la danza y el ejercicio.

Estudió en la Escuela Normal Superior La Hacienda, espacio que le permitió tener una formación como docente. Trabajó con la coreógrafa Xenia Fernández, justo cuando ella se dedicó a crear la comparsa Rumbón Normalista, con la que pudo bailar por 10 años en las carnestolendas. 

Es licenciado en educación ambiental y docente de danza. Al graduarse empezó a trabajar en un colegio de monja, donde puso en práctica su primera licenciatura y donde pudo apostarle a las artes, creando grupos folclóricos que lo llevaron a participar a festivales intercolegiales de danza. Más tarde, se trasladó hacia Bogotá para trabajar en una institución educativa bilingüe.

“Allí fui profesor de arte. Empecé a crear la parte de danzas porque era algo que no estaba tan potencializado. Luego pasé a ser el director del Departamento de Arte del colegio”.

Después, decidió viajar a Londres para estudiar inglés y experimentar otra cultura. Estando allá se inscribió en un gimnasio, lo que luego sembró en él el deseo de certificarse en zumba.

“Para quedarme a vivir en Londres tuve que enseñar a varios británicos a bailar ritmos latinos. En las mañanas trabajaba en un restaurante de comida japonesa, en la tarde estudiaba todo el tema fitness y en la noche entrenaba. A partir de aquí se me ocurrió, al llegar a Colombia, crear una técnica fitness que mezclara de forma perfecta el entrenamiento y el baile”.

Su emprendimiento. Marlon da a conocer que empezó a enfocarse en la creación de clases grupales, que tuvieran presencia en los gimnasios de Colombia y que en una hora las personas entrenaran bailando. Acto seguido se dedicó a tomar las mancuernas y, con estas, creó coreografías al son de distintos ritmos musicales.

“Me puse a perfeccionar todo y me di cuenta que las pesas no podían ser de más de dos kilos porque podía llegar a generar lesiones. Regresé a Bogotá, con muchos sueños, e inicié trabajando como profesor de zumba en un gimnasio. En algunas clases me dediqué a incorporar las mancuernas, desarrollando así la técnica que había visualizado, dándole origen a W.O. Danz. El nombre lo escogí porque w.o. es work out (entrenamiento) y el danz es baile en africano”.

En el logo involucró el azul y el morado, dos de sus colores favoritos. Al obtenerlo inició el proceso de registro nacional e internacional de la marca, de la mano de un abogado, lo que —según cuenta— llegó a costarle lágrimas, sudor y dinero.

“Yo tuve que pagar un estudio internacional para que todo lo de la marca quedara registrado. A los dos años de haberla creado me llegó el registro de marca única y la marca registrada a nivel mundial (...) mi proyecto es un diamante en bruto que estoy puliendo poco a poco, con mucha paciencia y dedicación”.

Hoy día sus clases son dictadas en una cadena de gimnasio y en centros de entrenamiento, ubicados en Bogotá.

Las clases. Marlon dice que su técnica se basa en un entrenamiento, dirigido a todo público, que tiene un calentamiento y un baile con rutina de ejercicios. Primero se baila y luego se toman las mancuernas, incluyendo cuatro ejercicios con música anglo y cinco canciones de géneros variados para el baile, de manera intercalada por intérvalos. Asegura que es un entrenamiento de cardio, que crea memoria y “se caracteriza por ser una de las pocas técnicas que trabaja todo el cuerpo”.

En sus clases las personas danzan y entrenan al mismo tiempo. A su vez, dice que se dedica a explicar cada movimiento a  ejecutar, así como el músculo a trabajar, con el fin de que las personas sepan lo que están trabajando. Pese a que su duración es de una hora, revela que en otros escenarios dicta súper clases de una hora y media.

“Cuando me llegó la resolución, en 2014, empecé a dictar capacitaciones y certificaciones porque yo no daba abasto con las clases. En el presente tengo tres promociones de instructores W.O Danz que trabajan conmigo, en total son 50 personas. También le aposté a eventos macros anuales, que son para mí un show deportivo”.

Sueña con que en Barranquilla conozcan sobre su técnica fitness que fue creada por él, un barranquillero que ama la tierra donde nació. Su pasatiempo es viajar, así que ha visitado Estados Unidos, Las Bahamas, Cuba, toda Sur América, Sur África, Francia, Turquía y España, entre otros países. Asimismo, disfruta compartir al lado de sus dos perros bulldog, con quienes cada 15 días viaja hacia Villa de Leiva, donde tiene su casa de campo. 

Sobre el registro de su marca...
“Para el registro tuve que pagar un estudio internacional. Me costó sudor, lágrimas y dinero”.

De barranquilla extraña...
“La alegría de la gente, la arepa de huevo, un jugo de corozo bien frío y un jugo de níspero”.

 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO