EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154054
Sin Photoshop 12 de Octubre de 2019

Los colores que matizan el presente de Isaac Rodríguez

El usuario es:
Foto: Orlando Amador Rosales

El barranquillero, que ha asesorado a personalidades de la música y la farándula, asegura que a través del maquillaje artístico comunica lo que piensa y lo que siente.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

En la vida existen dos tipos de personas. La primera cree que para ser se necesita nacer con talentos y la segunda, considera que todo se puede desarrollar y trabajar a través de la academia. El barranquillero Isaac Rodríguez Ortega, de 32 años, pertenece al primer grupo, pues dice que las aptitudes nacen con las personas, sin embargo, admite que la educación es un gran puente para explorar lo que desconocemos de nosotros y para potencializar nuestras destrezas.

El show, las tarimas, las cámaras y las puestas en escena hacen que Isaac vibre, y aunque es comunicador social y periodista, en su presente se dedica al maquillaje artístico y al maquillaje de novias.

De pequeño recuerda que la parte artística “siempre se le dio”. De hecho, uno de sus planes favoritos era untarse de pintura, desarmar y armar objetos. Con los años emergió dentro de él un gusto inexorable por el teatro, llevándolo a explorar dicho campo.

“Desde los 14 años he venido realizando teatro, interpretando una gran variedad de personajes. En este espacio no solo creé personajes, sino que también ideé toda la caracterización del mismo, desde la peluca, el maquillaje y la indumentaria”.

Paradójicamente, señala que no le gusta maquillarse, sin embargo, ensayar con su rostro fue la oportunidad idónea para descubrir su talante en esta área de la belleza.

“Recuerdo que entre más me hacía, me quitaba y me ponía, mi cara terminaba roja, pero lo que lograba al final era un producto muy bueno, tanto que mis compañeros de teatro de la universidad me decían que los maquillara y que ellos me pagaban. A partir de ahí, en 2005, fue creciendo mi amor por el makeup, pero el artístico, ese que involucra la caracterización de un personaje. También me dediqué a publicar por Facebook lo que realizaba, así que muchas personas me contactaban, sobre todo para la época de carnaval. Además, empecé a maquillar a los miembros de las comparsas del Country Club y al día de hoy sigo con ellos”.

Alternativamente, tuvo la oportunidad de pertenecer a un grupo de danza, faceta que le permitió explorar la música y descubrir que era su musa de inspiración a la hora de maquillar. 

“Siempre que me siento a diseñar los personajes con los materiales, me gusta tener música de fondo porque me ayuda a crear, me va llevando por sí solo”.

Isaac rememora que, a través del voz a voz, su trabajo empezó a ganar reconocimiento, adentrándose a la industria musical y tocando el campo de la farándula. Agrega que la primera artista que lo contrató fue Maía, con quien asegura tener una amistad y a quien admira profundamente.

“He trabajado con Martina La Peligrosa, en producciones con J Balvin, con los K Morales, Altafulla, el Grupo Kvrass, Silvestre Dangond, Salomé, con Andrea Serna y Laura Tobón. También he laborado para grandes pasarelas y grandes diseñadores (...) la comunicación social ha sido vital en todo este proceso, pues por medio de esta se me han abierto puertas, he conocido, he hecho televisión y radio, y he podido ofrecer mis servicios a distintas personalidades”.

Para Isaac, el maquillaje es una herramienta que resalta la belleza de las personas, pero no lo es todo. Dice que lo realmente importante es lo que se lleva por dentro.

Además, explica que viajar ha sido clave para descubrir, en otras culturas, todo lo relacionado con el maquillaje. Comenta que uno de los conceptos que más llamó su atención durante su visita a los Estados Unidos fue el de las drags queens, que —en sus palabras— eran hombres de gran estatura, que exageraban el arte, vestidos de mujer.

“Cuando llegué a Colombia empecé a indagar sobre el tema. Me di cuenta que para ser drags queens no necesariamente tienes que ser homosexual; se trata de un hombre, que crea un actor maximizado, proyectado a los escenarios grandes, con un gran performance. Todo esto me inspira, sobre todo para crear personajes dirigidos hacia un espectáculo (...) cuando maquillo me gusta soñarlo, crearlo y potencializarlo en las personas”.

Si bien inició de manera empírica, aclara que en todo su proceso ha tomado algunos talleres y cursos que lo han llevado a crear su propio estilo, inspirado en los colores, en los paisajes y en la música.

“El maquillaje resalta la belleza. Es una herramienta que permite ocultar imperfecciones y sacar a la luz lo más lindo del físico. Cabe aclarar que aunque este beneficia la autoestima, lo valioso está por dentro de cada persona. El maquillaje es solo un recurso, la verdadera esencia de la belleza viene de quienes somos por dentro y cómo lo proyectamos a los demás”. 

Asegura que en la creación de estilos ha descubierto el enfoque humano del maquillaje, pues ha aportado de forma positiva, por medio de su don, a las personas que se sienten vulneradas por alguna enfermedad o manchas indeseadas en su piel. Cabe resaltar que gran parte de sus años los dedicó a la docencia universitaria y escolar, cuya participación siempre estuvo enmarcada en la parte artística y los escenarios. Le gusta cantar, apreciar el atardecer en un mirador, almorzar a la orilla del mar y compartir con sus amigos. Pero disfruta aún más comunicar por medio de su arte.

Proyectos. Isaac revela que se encuentra realizando algunos proyectos para la televisión. Adicionalmente, da a conocer que de la mano del fotógrafo Emilio Yidi, llevó a cabo la exposición Freneti-k, que abrió al público hace un par de años, en un centro comercial del norte de Barranquilla.

Un pensamiento...
“Cuando maquillo me gusta soñarlo, crearlo y potencializarlo en las personas”.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA