EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/150750
Sin Photoshop 17 de Noviembre de 2018

“Las tendencias de diseño no existen, son como una telenovela”

El usuario es:

Foto: Andreina Ruben y Dora Franco.

El barranquillero ha recorrido más de 60 países buscando arte y elementos decorativos. Su esencia es ‘Bohemian Chic’.

Sharon Kalil

Creer en el instinto, entender que menos es más y saber que un elemento de decoración puede estar en cualquier lugar, y no ser costoso, son los únicos aspectos con los que define Juan Carlos Arcila-Duque tener “en tendencia” cualquier espacio.

Este diseñador barranquillero recuerda que tuvo una niñez compleja donde no sintió que pertenecía a su entorno, lo que se reflejó en su época escolar y en su adolescencia al sufrir bullying.

“Fui un niño que estaba entre ser tímido y tener ansiedad por aprender más de lo que sabía, por lo que nunca tuve cercanía con gente contemporánea a mí sino que estaba en una gran búsqueda de algo más”, comentó.

Después de un tiempo viviendo así, Juan Carlos decidió irse de su ciudad natal a Bogotá. “Tenía 19 años. Sentí que Barranquilla estaba pequeña para mí. La ciudad no tenía la culpa sino yo, que quería más...entonces viví por dos años en Bogotá, donde traté de encajar en el sistema pero aún sentía que necesitaba más del mundo”.

Así fue como Arcila llegó dos años después a Estados Unidos. “Soy un testimonio de lo que es un sueño americano, llegué sin hablar inglés, sin papeles, con el apoyo de amigos que creyeron en mí y con mis sueños”, contó.

Cabe aclarar que durante su vida Juan Carlos siempre supo que estaría relacionado de alguna forma con el diseño y el arte aunque, según explicó, “tenía primero que ver el mundo para decidir qué quería hacer”.

“Me veía en el arte, en los muebles y en los diseños. Mi padre estuvo un tiempo en el negocio de la mueblería entonces yo empecé diseñando muebles (...) cuando llegué a Nueva York trabajé durante un año en un almacén en el que me nutrí de todos los diseñadores del mundo”.

De ahí emprendió con su propio negocio de muebles, que presentó en ferias y demás eventos. “La gente me preguntaba: ‘¿Dónde pondrías este mueble?’, yo les contestaba y les sugería otros elementos. Al final ellos me decían que les decorara la casa entera”.

Así Juan Carlos ha llegado a recorrer más de 60 países buscando elementos decorativos y arte para sus clientes. “Vendí mi línea de muebles después de tres años y empecé todo el tiempo a diseñar espacios. Los viajes no solo fueron para buscar objetos sino para entender cada cultura”.

Este diseñador de interiores ha logrado poner colecciones de arte para personalidades como Jennifer López y la archiduquesa de Austria, Francesca von Habsburg, entre otros, y decorado espacios de la firma arquitectónica Lexus, el restaurante NOBU, la discoteca MYNT en Miami, etc. También ha trabajado en Dubái, Estambul, Alemania, Londres, Francia, Nueva York y Miami.

“Todo el mundo es igual para mí, nadie es más que nadie, a mí me seduce la inteligencia y la humildad. Para mí todos mis clientes son celebridades”, dijo

En su trayectoría se puede resaltar el hecho de haber sido galardonado con un Telly Awards en 2009 gracias a una serie de audiovisuales del detrás de cámaras de su libro Latin Style, con el que busca educar a las personas sobre cómo se vive en Latinoamérica. “El premio más grande de la vida es trabajar en lo que me gusta”.

Por otra parte, este barranquillero se considera como un editor de ideas que incorpora en los espacios el arte. “A través de mis recorridos invertí mucho en arte. Ahora tengo una galería online llamada The Art: Design Project, en donde reflejamos el trabajo de artistas de todo el mundo”.

Sobre su estilo comenta que le gustan los objetos que reflejan la humanidad, y el arte figurativo donde sea protagonista la belleza. Además resalta que su esencia es bohemian chic.

Arcila también aconseja que “si se tiene la fortuna de vivir en un espacio que tenga historia, rescátala. Si no tiene historia, créala. Siempre que estoy con un cliente le pregunto qué quiere reflejar en su espacio, de esa manera le sacamos provecho a la altura, volumen, etc”.

“A mí me parece que las tendencias de diseño no existen, pues estas son como una telenovela que te vuelve como un soldadito que tiene que caminar por donde las personas que se encargan del marketing quieren, por ejemplo, si dicen que el color del año es el rojo todos quieren venderlo, etc. Para mí eso no existe porque la tendencia es según la personalidad de cada persona, quien debe descubrir sus gustos de acuerdo con su vida personal y espiritual”, dijo.

Así pues, este diseñador de interiores, de 52 años, asegura que en su vida ha creado una arquitectura en la cual vive como siempre quiso hacerlo: diseñando y enriqueciéndose intelectualmente.

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas