EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/150580
Sin Photoshop 03 de Noviembre de 2018

“Las historias de violencia de género merecen ser contadas”: Mabel Moreno

El usuario es:

Foto: Gabriel Márquez Archangel @archangelphotostudio

Mabel considera que sigue habiendo “mucho talento para la actuación” en el país.

Redacción

Mediante la actuación, asegura que ha interpretado roles que buscan reafirmar “el valor de la mujer en sus familias”. Además, compartió detalles de sus proyectos actuales y del cariño que le guarda a Barranquilla, la ciudad de su familia materna.

Contar historias ha sido durante años una de las pasiones de Mabel Moreno. Ya sea frente a una cámara de video o en una obra de teatro, esta actriz afirma que siempre está dispuesta a reinventarse en nuevos roles y facetas. Nació en Bogotá, pero desde muy pequeña se siente como una barranquillera, de hecho varios portales digitales aseguran que es oriunda de esta ciudad. Su familia materna es de la capital del Atlántico y, por ende, la considera una tierra que “vive la alegría en cada rincón”. 

Lleva la actuación en las venas. Es por ello que desde muy joven decidió convertir este gusto en su proyecto de vida. Estudió en la Uta Hagen’s Acting Class en HB Studios (Estados Unidos) y ha participado en una serie de talleres y grupos teatrales en Colombia que la han ayudado a formarse integralmente. Su talento y carisma la han llevado a participar en producciones como La reina del flow, Garzón y Chepe Fortuna. En la actualidad, encarna a María del Pilar Garcés en La ley del corazón 2, una abogada de familia que maneja, entre otras situaciones, los casos de violencia familiar y de género. Así como en este papel, Mabel está comprometida en comunicar un mensaje de respeto y rechazo a cualquier tipo de agresión mediante la actuación. Perseverante y disciplinada, así es esta barranquillera de corazón. 

Además de la actuación, Mabel asegura que disfruta cantar, patinar e ir a cine en su tiempo libre. 

P: ¿Recuerda cómo comenzó su gusto por la actuación? 

 R: Desde pequeña yo siempre supe que quería actuar, siempre lo supe. Yo creo que el responsable es mi padre, porque a él le encantaba llevarme mucho a cine y ese era el entretenimiento de nosotros. Fue en ese tiempo en el que me empecé a enamorar de este oficio.

 P: ¿Cuál es el aspecto que más le satisface de su trayectoria laboral?

 R: Siento que en todas las producciones en las que he estado siempre he tenido la oportunidad de encarnar personajes distintos, nunca me han encasillado y de eso siempre me he sentido muy orgullosa y contenta, porque no me aburro. No me gustaría hacer el mismo personaje mil veces. He podido ser monja, abogada e incluso desde la mujer más empoderada hasta la más sumisa.

P: ¿Cuáles son las producciones que más recuerda con cariño?

 R: Yo creo que todas las producciones me han dejado algo, todas me han enseñado lecciones. Le guardo mucho cariño a las que han sido un éxito como Susana y Elvira, La reina del flow, La ley del corazón, Diomedes y La madre Laura. No podría mencionar solo una, porque cada una tiene su regalito.

 P: ¿El teatro también ha ocupado un lugar importante en su carrera?

 R: Claro. Estuve cinco años trabajando con La Gata Teatro, unas puestas en escena de improvisación teatral. Después, estuve laborando por un tiempo con el teatro La maldita vanidad. También he podido escribir obras de microteatro y dirigirlas. Siempre he estado muy activa en todo lo que tiene que ver con el oficio.

 P: ¿Qué le ha aportado Barranquilla a su vida?

 R: Como mi familia por parte de mamá es barranquillera, desde muy pequeña siempre estuve yendo y viviendo. Es un lugar que es muy conocido para mí, pues todos los años voy, por lo menos ocho veces. Me encanta de esta ciudad su clima, su gastronomía, su gente alegre, pues en cada rincón se vive esta alegría constante. Es un territorio musical y colorido. Para mí Barranquilla es familia, es el lugar donde me siento cómoda y protegida. No es casualidad que muchas personalidades que nacieron allí estén dejando el nombre de Colombia en escenarios internacionales. Es como un power (poder) que es inevitable y que no se puede disimular.

 P: ¿Cómo ha incluido el tema de la violencia de género en los roles que ha personificado?

 R: Gema, de La reina del flow, fue sin duda un ejemplo de tantas mujeres que son víctimas del maltrato, no necesariamente físico. Es una mujer que trata de empoderarse en el camino y cuando decide hacerlo ya es muy tarde para ella. Es un tema que hemos visto en años, que no es nuevo y que es muy triste que sea algo constante y normal en el país.  Creo que historias como la de Gema son importantes para invitar a las mujeres a que no se queden en un lugar donde se sienten maltratadas. No solo es el golpe, es la palabra. Se trata del valor que se le da a una mujer en su hogar y en sus familias. Por otro lado, está el papel de María del Pilar en La ley del corazón 2 en el que invita a las mujeres a empoderar ese valor que tienen. Son historias que merecen ser contadas, para decirles a las víctimas que no debería ser normal, no debería suceder y tampoco ser aceptado.

 P: ¿Cómo percibe el panorama actoral en nuestro país?

 R: Considero que sigue habiendo mucho talento para la actuación en nuestro país. Mientras haya seres humanos, pienso que siempre va a haber talento. Siempre va haber gente que quiera sumir este oficio con amor y respeto. Yo creo que eso es lo bonito. Es una labor que nunca morirá. 

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas