EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/155632
Sin Photoshop 14 de Marzo de 2020

Las cirugías a las que Cleo Villa le pone el ojo

El usuario es:
Foto: Orlando Amador Rosales

La barranquillera es oftalmóloga y cirujana plástica ocular. Para ella los especialistas de su área son los que mejor cuidan, en medio de un procedimiento, la anatomía del rostro y la funcionalidad de los ojos.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Si a la barranquillera Cleo Villa Barros se le pregunta qué es lo que mejor la define, de inmediato contesta que es su espíritu emprendedor, alegre, soñador, sensible y sociable. Ser mujer para ella tiene un valor muy especial. Dice que, además de ser dadoras de vida, el género femenino cumple un papel importante en la sociedad, que tiene que ver con el liderazgo en diferentes ámbitos laborales.

“Soy de las que apoya a otras mujeres y las ayudo a afianzar su individualidad, seguridad y empoderamiento. Me siento identificada con las que son aguerridas que, pese a las adversidades, salen adelante y luchan por lo que quieren sin detenerse”.

Es madre de Gabriel Terrazas, de 11 años. También es profesional en Medicina, especialista en Gerencia de Servicios de Salud y en Gerencia de Calidad y Auditoría en Salud, Oftalmóloga y subespecialista en Cirugía Plástica Ocular, Órbita y Vías Lagrimales. 

Si siente que cerca de ella un lente fotográfico dispara, ipso facto dibujará la mejor sonrisa y dejará salir sin tanta traba a la artista y reina de belleza que lleva por dentro.

“De pequeña asistía a clases de baile donde Gloria Peña, estuve en las comparsas del Club Alemán y cuando cursaba sexto semestre de Medicina, fui nombrada como Capitana de Solteros del club. Luego en 1999 fui a un reinado de interclubes, que se celebraba en Corozal (Sucre). En este gané las mejores piernas y el mejor cabello, fue una experiencia muy agradable, pero en la que pude reconfirmar que lo mío era la Medicina”.

Otra de sus pasiones siempre ha sido la repostería. A lo largo de su vida tuvo la oportunidad de hacer cursos que la llevaron a perfeccionar muchas técnicas que luego le permitieron crear una repostería. Hoy día no cuenta con el local, pero sigue siendo su hobby más preciado, que le permite desconectarse de su realidad.

“Una de las cosas que pocos conocen de mí es que en Bogotá estudié Otorrinolaringología y todo el aprendizaje que adquirí cuando alcancé a operar narices y a ver, por ejemplo, muchas tomografías de la órbita de la cara me han servido para emplearlo actualmente en mi especialidad de la Oculoplástica porque, además de lo plástico, veo muchos traumas de órbita”.

Cleo, que cuenta con nueve años de experiencia como oftalmóloga y cirujana plástica ocular, relata que su primer empleo como profesional lo tuvo en el Hospital Cari como auditora de calidad. Luego de adquirir un año de experiencia, se retiró con el propósito de dar inicio a su carrera en Oftalmología. Más tarde trabajó como oftalmóloga general y en la Fundación Oftalmológica de Santander Carlos Ardilla Lulle Foscal se dedicó a hacer, durante dos años, Cirugía Plástica Ocular, Órbita y Oncología. También se entrenó en Frontoplastia y en Italia realizó un entrenamiento en Plástica Facial y Rejuvenecimiento Ocular. En Santiago de Compostela (España) hizo Órbita y Oncología y en Argentina realizó un curso de Rejuvenecimiento Ocular y Facial, y de Implante Capilar. Más tarde llegó a Barranquilla e ingresó a la Clínica Oftalmológica del Caribe.

 “En la clínica sigo concomitantemente. Allí tengo la parte funcional, que son mis pacientes de hace muchos años, que presentan tumores y que vienen de distintos municipios”.

Cleo disfruta viajar, capacitarse constantemente, bailar, ir a cine, cocinar y compartir tiempo de calidad con su hijo.

Un nuevo proyecto. La barranquillera explica que en la ciudad creó una Clínica Láser de Estética Oculofacial, que recibe su mismo nombre. Allí se dedica a la cirugía de rejuvenecimiento de párpados, cejas y rostro. Dice que es su lugar favorito, al que le ha apostado mucho para brindarle a la gente experiencias.

“Mi Clínica es un sueño hecho realidad, que desde hace mucho tiempo la visioné. En distintas ocasiones intenté materializarla, pero siempre se presentaba algo que lo impedía. Hoy día me siento complacida porque creo que se dio en el tiempo correcto”.

Una crítica. Para Cleo es preocupante cada vez que recibe en su consultorio a pacientes con alteraciones en el párpado como producto de una cirugía mal realizada.

“Todas las personas que se someten a una cirugía lo primero que deben hacer es recurrir a un profesional capacitado y con muchos años de experiencia. En el caso de los párpados, es vital que un cirujano ocular sea el que lo realice porque, además de que conocemos  la anatomía y la parte estética, cuidamos la funcionalidad del ojo. Cuando quitamos la piel lo hacemos sin tocar el músculo encargado de abrir y cerrar los ojos, pues tenemos conocimiento  dónde está situado. También sabemos dónde queda el músculo que le da soporte al párpado inferior y entendemos que no hay que comprometerlo. Ahora, si por alguna razón sucede, gracias a nuestra especialidad sabemos cómo solucionarlo”.

Agrega que una mala práctica que —por ejemplo— genere un efecto de los párpados entreabiertos ocasionará que se dañe la córnea, debido a que el aire poco a poco se encargará de resecar el ojo. Esto puede generar, incluso, mayores complicaciones como perderlo. Enfatiza en que hay algunos errores que algunas personas cometen al operar los párpados, ya que no tienen en cuenta que algunos pacientes presentan cejas caídas que necesitan ser levantadas para que la mirada se vea más expresiva y rejuvenecida.

“Los biopolímeros son nuestro peor enemigo porque deforman el rostro y el cuerpo de los pacientes, así que a causa de estos es que muchas personas hoy día le temen a las cirugías plásticas (...) buscar economía para practicarse un procedimiento nunca será una buena idea. Adicionalmente, si hablamos de productos inyectables para rejuvenecer, antes de aplicarlos se debe conocer si están avalados por estudios científicos y entender que nunca serán los más económicos”.

Si cualquier persona busca rejuvenecer su rostro aconseja el uso de una buena toxina botulínica, ya que —a su juicio— es la más inocua, eso sí, siempre y cuando sea puesta por manos de expertos. En cuanto al ácido hialurónico advierte que su mala manipulación puede generar hasta ceguera. 

Cleo, que asegura mantenerse en constante formación, sueña con volver a tener una repostería que acompañe a su clínica. Disfruta viajar, bailar, ir a cine, cocinar y compartir al lado de su unigénito. 

Un pensamiento...
“Me siento identificada con las mujeres aguerridas, que luchan por lo que quieren sin importar qué”.

Un consejo...
“Antes de cualquier cirugía lo ideal es buscar profesionales con muchos años de experiencia”.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA