EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/155633
Sin Photoshop 14 de Marzo de 2020

La riohachera que exporta su cultura a través del séptimo arte

El usuario es:
Foto: Orlando Amador Rosales

Alena Wohlwend reside hace 19 años en Suiza. Es productora de cine y Tv y recientemente creó su primer filme que se proyectará por estos días en el FICCI y que llevará al Festival de Cine de Fribourg en Suiza, el 20 de marzo.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

Hace 19 años la riohachera Alena Wohlwend Alvarado decidió cambiar su residencia para darle otra cara a su destino. Llegó a Suiza con la firme intención de formarse en Cosmiatría, anhelo que materializó y que la llevó a crear un spa.

Pero ahí no terminó todo. Para su sorpresa, en aquel momento sintió un  vacío que no le permitía sentirse realizada. Sabía que le faltaba algo más. Así que, por intuición creó una revista de cosmética, que tuvo circulación en Colombia.

“Cuando hice la revista pensé en que lo mío era la producción, así que la dejé a un lado y me puse a estudiar Producción de Cine y Televisión, en España. Cuando a mi esposo Matías lo trasladaron por el trabajo, me fui a vivir a Panamá. Allí tuve un programa de Tv que trataba temas de cosmética, que se emitía por uno de los canales principales de este país y en el que era la productora y la directora ejecutiva”.

Luego de esta experiencia decidió retornar a Suiza con su familia y el “bichito” de la escritura le empezó a picar. La primera historia que decidió escribir la tituló Guajira wayúu. En esta puso como protagonista a su bisabuela, descendiente wayúu.

“Yo no era guionista, así que decidí estudiar Guion en una de las ciudades de Suiza. Al iniciar el profesor nos dijo que había dos clases de escritores: el que contaba su biografía y la escribía, y el que era guionista, que tenía la capacidad de escribir cuatro historias en cuatro cuadernos. A partir de este ejercicio nació mi película Vasilisa la palenquera”.

Manifiesta que no sabe exactamente cómo emergió la idea de escribir esta historia. La única explicación que encuentra es que hace muchos años le profesa un gran amor a la ciudad de Cartagena y a las mujeres palenqueras. Su título dice que está basado en un cuento de Europa que lleva por nombre Vasilisa la sabia, que trata sobre la intuición y el empoderamiento de la mujer.

“Mi filme, que es independiente, lo hice sin conocer Palenque, así que conté lo que era esta tierra para mí. La proyección está basada en mi punto de vista, muestro los dulces, el boxeo, por Kid Pambelé, y la vida de las palenqueras que emigran —en su adolescencia— de su tierra natal para llegar a Cartagena y seguir la tradición de la venta de los dulces”.

Para materializarlo asegura que viajó a España y llegó a la asociación Cima (a la que hoy día pertenece), integrada por mujeres cineastas de Latinoamérica y de Europa, con el fin de  encontrar a alguien que dirigiera su cinta. La búsqueda fue fallida. Por tanto decidió tomar las riendas de su proyecto presentándolo en el área cultural de su comuna —en Suiza— que le suministró los fondos para rodarla.

“La única condición que me pusieron fue que, al tenerla lista, debía llevarla en representación de mi país a Suiza, es decir, al Festival de Cine de Fribourg el 20 de marzo. Este evento trabaja con películas de África, Latinoamérica y Asia con talentos nuevos, óperas primas y mujeres directoras. En todo el rodaje, que nos tomó tres meses en Palenque San Basilio y en Cartagena, conté con el apoyo de un equipo integrado por 40 estudiantes de Cine de la Universidad del Magdalena y mis actores fueron naturales, excepto el protagonista Jair Romero”.

Uno de los sueños de Alena es seguir creando producciones que enaltezcan la cultura de Colombia.

Alena manifiesta que esta producción será proyectada este año en el Festival Internacional de Cine de Cartagena (Ficci), justamente en la programación de Cine a los Barrios. La presencia de su producto asegura que es la recompensa de su trabajo. Le causa fascinación el hecho de que se muestre en las localidades de La Heroica, ya que de esta forma se siente segura de que “llegará a las palenqueras”.

“Mi película; que es como mi tercer hijo porque soy madre de Daniel, de 17 años y de Lucas, de 13; rinde homenaje a las mujeres provenientes de San Basilio de Palenque (Bolívar). En esta traté de resaltar sus gritos, la forma como se visten, sus costumbres y su vida (...) las escogí a ellas porque para mí son mujeres íconos, como Vasilisa la rubia lo es para Europa (...) siento muchas ganas de seguir haciendo más producciones”.

Recientemente recibió la propuesta de los hijos del artista guajiro Adanies Díaz para llevar a cabo una producción basada en su vida. Sobre esta afirma que analizará la idea y más tarde tomará una decisión. Lo que sí es seguro, en cuanto a proyectos a corto plazo se refiere, es la realización de la historia Guajira Wayúu en serie de televisión, que realizará en La Guajira y Alemania.

“Mostraré el acordeón, la historia wayúu y la sed que hay en La Guajira. Es más, mi serie iniciará con un río que es robado. Es sin duda una crítica profunda y verídica de la realidad que existe actualmente. Preveo contar con actores nacionales e internacionales y la grabaré en los dos países”.

Otro de sus proyectos, como semilla para su tierra natal, es la creación del Festival de Cine de Verano en La Guajira. Su idea es llevar las pantallas de Cine al Cabo de la Vela, a Palomino y a Riohacha, con el propósito de proyectar cintas latinoamericanas. En este también busca abrir campo a una feria de artesanías wayúu y a una de gastronomía. Asegura que para que sea una realidad solo requiere del apoyo de empresas privadas para su financiamiento.

Alena, que domina el español, el francés, el alemán y el italiano; asegura que su cultura en ella no muere. Baila música colombiana anualmente en el festival de Lausanne junto con un grupo de la Embajada de Colombia. Allí aprovecha para lucir disfraces representativos del Carnaval de Barranquilla. Otra de sus facetas es el voluntariado que realiza con la ONU.

Asegura que su mejor época para plasmar ideas, que surgen en las entrañas de su imaginación, es la de invierno. Se da cuando se pone cómoda, vistiendo mantas wayúu, mientras  afuera de su casa cae la nieve. Disfruta compartir tiempo con su pareja y sus hijos, así como descubrir la cultura europea. Ama su terruño, sus costumbres y su comida. Es de las que no cambia un friche, una arepa y un arroz de fideo con queso costeño rallado. Con frecuencia le habla a sus hijos un “español riohachero”, pues para ella es vital que conozcan sus raíces. El mar de su departamento es —como explica— majestuoso y místico.

De hecho, le atribuye poderes que, al sumergirse, le permite dejar sus penas y salir renovada, un acto que califica como “un bautizo más”. 

Lo que no cambia Alena...
“Amo la comida de mi tierra como el friche, el arroz con queso costeño rallado y la arepa frita”.

Por la Guajira...
“Quiero regalarle un festival de cine a mi departamento para que la gente lo disfrute”.

 

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA