EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/149767
Sin Photoshop 18 de Agosto de 2018

“La cocina tradicional ha sido mi excusa para trabajar por las mujeres”

El usuario es:
Foto: Orlando Amador Rosales

Milena Lora lidera un proyecto en el que trabaja por el empoderamiento femenino a través de la cocina. Este año estará en Sabor Barranquilla presentando platos que rinden homenaje a la identidad del Caribe.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:
La chef Milena Lora sonríe al caminar mientras sus caderas se contonean de un lado a otro haciéndole honor a la canción de la cantante Celia Cruz, La negra tiene tumbao. Ese ‘tumbao’ que transmite involuntariamente es el mismo que suele agregar a cada una de sus preparaciones  que se caracterizan por tener identidad del Caribe colombiano.
 
Es de Barranquilla y asegura vivir feliz de su ciudad natal, aunque rescata que en sus venas corre sangre del departamento de Bolívar donde heredó su gusto por la cocina, específicamente de su abuela.
 
“Mi abuela marcó a mi familia en cuanto a la cocina, porque ella era quien se encargaba de salar la comida, cocinaba en hornillas, hacía 10 y hasta 15 dulces en Semana Santa, todo para expresarnos su afecto”.
 
Señala que gracias a toda esa experiencia adquirida en su infancia, surgió en ella el interés de conocer más sobre la gastronomía tradicional, y aunque su primera opción para formarse profesionalmente fue la Contaduría Pública asegura que siempre sintió inquietud por la cocina.
 
“Yo ejercí mi carrera hasta que un día quedé desempleada, eso fue en 2005. Esto me ayudó a darme cuenta que yo podía hacer algo más que me apasionara, así que surgió la necesidad de cocinar y conseguir un ingreso para mi casa. Una mañana asistí a una clase donde me enseñaron a hacer deditos y mi hermana me regaló $20.000 con los que compré los ingredientes y los realicé; a la semana ya tenía $100.000”.
 
Este primer acercamiento a la cocina y a las ventas fue útil para demostrarse así misma que a través de la necesidad que se presente, desde casa es factible generar ingresos por medio de la cocina. Luego llegó a vender almuerzos y, por último, decidió, en el 2007, estudiar Cocina.
 
Hoy recuerda que su primer empleo formal en este ámbito fue el de jefe de cocina y más tarde dictó talleres para una corporación universitaria de Barranquilla.
 
“A partir de ahí descubrí que podía cocinar, dar clases, pero también enseñar sobre cómo generar ingresos desde mi experiencia. Duré en la corporación hasta tres años, me capacité en Pedagogía, seguí dando cursos de cocina e hice parte del proyecto Transfórmate tú mujer. Con este trabajo me convencí que mi labor era y es con las mujeres”.
 
Dedicarse a las mujeres le dio las bases para crear un proyecto, en 2009, que tituló Historias con sabor que se comen y se cuentan. En este mezcla el trabajo con la comunidad femenina y la gastronomía. Lora indica que todas las experiencias que adquirió fueron esenciales para escribir y organizar este proyecto que el año pasado tomó forma. Se trata, como lo explica, de realizar talleres o cursos en los que haya una rueda de cocina. Ahí intervienen ella y especialistas que se dedican a fortalecer el ser y el manejo de las marcas. En esta también, luego de cocinar, comparten los alimentos, hablan y son  escuchadas. Al finalizar adquieren el aprendizaje y reciben asesorías. 
 
“La idea es que muestren lo que hacen, que lo lleven de forma organizada para que puedan descubrir cómo pueden aportarle a su vida y adquieran seguridad, porque cuando transmitimos autonomía y te ganas unos pesos, eso te fortalece (...) La cocina tradicional la he tomado como excusa para llegar a las mujeres de los distintos municipios, para demostrarles que a través de lo que cocinan y el sello personal que le imprimen a lo que hacen pueden transformar sus vidas y generar ingresos”.
 
Hace una crítica a aquellas personas del Caribe que suelen apreciar la comida de otras partes, mientras lo  tradicional lo van dejando a un lado. Considera que la comida tradicional es rica en variedad y es un legado que pretende compartir para no dejarlo morir.
 
En esta gastronomía destaca el sinnúmero de platos con los que ha podido  reinventar, pues, para ella, resulta vital demostrar que desde la cocina tradicional también se pueden lograr distintas delicias. 
 
Para ella la cocina es pasión, sueño, libertad y autonomía. Añade que cada receta tiene una historia y un afecto. Es —en sus palabras—perfecta para que las familias se integren y fortalezcan lazos afectivos.
 
Milena trabaja por la cocina tradicional para continuar con su legado gastronómico.
 
Sabor Barranquilla. En la edición del año pasado Milena Lora se presentó en tarima con el chef Álex Quessep y este año participará sola. Resalta que este escenario estimula al cocinero, además de mostrar y apoyar todo lo concerniente a la identidad gastronómica del Caribe.
 
“Es la plataforma que tenemos para mostrar lo que hacemos y preservar ese legado gastronómico que puede ser transmitido a otras personas. Este año me presentaré y subiré a seis mujeres con las que he trabajado en mi programa. Hablaré de la mujer, de tradición e identidad. Presentaré además una entrada y un plato fuerte que le harán homenaje al río y al Caribe; el postre será un tributo al dulce de las palenqueras”, enfatiza.
 
Su presentación estará armonizada con una cantadora de bullerengue, quien interpretará La mazamorra, tema que hace alusión a los cantos tradicionales que hacen las mujeres en los pueblos al reunirse a cocinar.
 
Un pensamiento...
“La cocina tradicional es pasión. En esta las familias se integran y fortalecen lazos afectivos”.

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO