EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/153715
Sin Photoshop 07 de Septiembre de 2019

El ‘coaching’ político desde la visión de Priscila Celedón

El usuario es:
Foto: John Robledo.

Tiene una maestría en Ciencias Políticas y ha trabajado en el desarrollo personal y profesional de dirigentes. A continuación, habla sobre su trayectoria, el rol de la mujer en el ámbito político y el libro que lanzó al mercado hace unos días.

Daniela Murillo Pinilla @DanielaMurilloP
Compartir:

La barranquillera Priscila Celedón Consuegra cuenta que aunque escogió el Derecho  como carrera de pregrado, nunca ha ejercido su profesión. No obstante, confiesa que, a pesar de esto, tiene la “estructura mental” de un abogado. Tiene una maestría en Ciencias Políticas y una certificación como Coach Internacional con Programación Neurolingüística, posgrado que aprendió de la mano de uno de sus fundadores John Grinder y un grupo de maestros de España, Brasil, México y Bogotá. 

“Cuando terminé mi maestría en Ciencias Políticas, me quedé en ese entorno mucho tiempo. Hice parte de la Constituyente defendiendo la lucha regional, estuve cerca de alcaldes y gobernadores e hice muchos planes de desarrollo. Empecé a notar que cuando se asesora como consultor político a un dirigente en un principio te pueden necesitar, pero después no se sabe. Tú pasas meses trabajando en un proyecto que después puede terminar guardado en una estantería. Sentí que no era un camino muy sano y que si mis compañeros consultores ganaban una elección, armaban una fiesta y después no les importaba si el político terminaba bien o no”, explicó. 

Precisamente, esto la motivó a inclinarse por el coaching político. Cuenta que decidió estudiarlo como un proceso de desarrollo personal y que podría ser “interesante” compartirlo con líderes políticos. Su plan fue cruzar estas dos motivaciones y comenzar a generar una propuesta de coaching en la que pudiera vincular “valores, objetivos y recursos personales”. 

“Las sesiones de coaching se hacen en confidencialidad. Se abren espacios para trabajar en lo que el líder político o candidato busque. Todo depende de su objetivo: si se quieren acercar a ellos mismos, trabajar en un cargo superior o tener éxito sin afectar negativamente a la familia”, manifestó. 

Comparte que la consultoría política y el coaching son diferentes. En la primera se le dice a la persona lo que debe decir, mientras que en el segundo “la pregunta es la respuesta”. 

“A través de una pregunta se abre un campo de reflexión, partimos de que cada persona es experta en sí misma, lo que nosotros hacemos es buscar la manera de contestar preguntas en las que no se ha encontrado una respuesta. Se trabaja hombro a hombro con la persona y se hace un acompañamiento, para que no se desvíe de sus metas. La magia está en el inconsciente, en despertarlo y que esto te apoye a donde quieras ir”, agregó. 

Agrega que la intención es hacer que resuelvan los miedos que usualmente no comparten con las personas y que puedan manifestar sus emociones, pues cuándo se les dice qué hacer es como si “tuvieran una máscara con la que tienen que vivir toda la vida”. 

Hace unos días, lanzó su libro Manual de Coaching Político en el que propone “técnicas y conceptos que pueden cambiar las reglas del juego de la democracia” y aprovechar el potencial del líder político. En este expone la importancia de “jugar limpio” en un medio amenazado por la manipulación, el populismo, la demagogia y el poder de las plataformas digitales. 

“Las redes sociales no han sido reguladas aún y es por esto que hay una canalización de la agresividad que antes no se veía. Lo vemos a nivel mundial en temas como Bolsonaro, la Europa del Este, el Brexit. Incluso, han empezado a llamar a aquellos que no son de izquierda o derecha como tibios”, contó. 

Priscila asegura que en cuanto al rol de la mujer en la política, estas han podido ir accediendo a este campo de diferentes formas. 

“La más negativa es cuando reemplazan a sus esposos salpicados en escándalos, es lamentable porque incluso se han visto casos de maltrato. Hay otro grupo que está entrando a la política de la mejor manera, con muchos sueños y deseos, pero que, aun así, se sienten apartadas. Hay otras que son usadas por los políticos tradicionales para tratar temas de género o causas con personas mayores, como si fuera un requisito tener a una mujer en el grupo de gobierno y son tratadas como un producto”, estableció. 

Asimismo, cuenta que la adicción al poder, tanto en mujeres como hombres, es peor que la adicción a la heroína. 

“Cuando hay una persona adicta al alcohol o a una droga siempre hay gente que se acercará a brindar una mano de ayuda. En la política no pasa eso. La gente aplaude las barbaridades que se dicen y hacen al tener una adicción”, comentó. 

En la actualidad, Priscila tiene varios proyectos en mente. A corto plazo, le gustaría ver a más personas animarse a conocer cómo funciona el cerebro político y las redes sociales con el fin de disminuir las agresiones. 

“Yo no voy a convencer a nadie de mi posición política. Cuando se choca con otra persona en temas políticos, lo único que voy a hacer es fortalecer su convicción (…) Otra de mis misiones es reducir las agresiones en el Congreso y en otras entidades porque esto ayudará a que también se minimicen los ataques entre las personas”, puntualizó.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA
Ir a EL HERALDO