EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/151263
Sin Photoshop 05 de Enero de 2019

Detrás del ojo del Gato Rivero

El usuario es:

Foto: Jose Capela

El Gato Rivero manifiesta que para incursionar en la fotografía se necesita de mucha pasión, dedicación, seguridad en lo que se hace y ser humilde.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo

Es de Baranoa y su proyección es dar a conocer sus fotografías en todos los continentes. En entrevista contó cómo llegó a este ámbito y brindó algunos consejos para los fotógrafos empíricos.

Espontaneidad, energía y pasión son las tres cualidades que, sin mucho esfuerzo, el fotógrafo baranoero Elvis Rivero irradia en un primer encuentro. El color avellana de sus ojos es el mayor de sus atributos físicos, de hecho, es el causante de que sea reconocido en el gremio de la fotografía con el seudónimo de ‘Gato’ Rivero.

Sus fotos en redes sociales denotan profesionalismo, ese que ha ‘alimentado’ de forma empírica. En la actualidad cumplió 10 años de estar realizando lo que tanto le entusiasma y recuerda que inició haciéndole fotos o, como él le llama, empezó jugando a hacerle fotos a la modelo y exreina Ariadna Gutiérrez.

“Cuando la conocí yo le decía que estaba interesado en hacerle fotos, así que inventábamos los looks, buscábamos ropa y así fue que hicimos los primeros shootings, hasta que ya cada uno siguió por su lado”.

Sus primeros referentes fueron los fotógrafos Mario Testino, Mert Alas y Mariano Vivancu, entre otros. Gracias a la influencia que recibió de Testino, admite que cuando decidió incursionar en este campo su enfoque fue la fotografía de moda.

Ahora bien, detrás de la historia ya descrita, el Gato revela que antes de disparar una cámara  trabajó durante cinco años como restaurador en el área de retoque de una tienda de fotos.

“Empecé a darme cuenta de que lo mío era la fotografía cuando unos amigos me dijeron que les tomara unas fotos, ellos creían que yo podía sacar buenas imágenes porque editaba bien. Entonces me hicieron reflexionar, así que compré una cámara cyber shot 4 megapixeles y con esta empecé a hacer fotos en cumpleaños, bodas, quinceañeros y demás”.

Dedicarse a los eventos sociales le permitió cavilar sobre su deseo de hacer fotografías de moda, así que a partir de ahí recurrió a uno de sus amigos para hacerle una sesión de fotos.

“Nunca lo olvidaré, porque cuando se lo propuse me dijo que no. Sus razones fueron que yo no tenía experiencia ni un portafolio y tampoco una cámara profesional. A raíz de esto decidí esperar y comprarme una Nikon D3100, luego lo volví a buscar para hacerle las fotos y accedió. Desde ahí vieron mi trabajo en la agencia de él y me mandaron a llamar. Frente a esto ratifiqué que era lo mío, así que me radiqué en la capital a probar por dos meses y al final resultó siendo un año”.

En este proceso redescubrió su talento, ese que para muchos sigue siendo de admirar. Y aunque al principio dio pasos como fotógrafo de moda, hoy se cataloga como fotógrafo de vida con un aire alternativo y vanguardista. 

De momento ha tenido la oportunidad de fotografiar a Paulina Vega, Martina la Peligrosa, al grupo Chocquitown, Legarda, Shirley Gómez, Natalia París, entre otras personalidades. A su vez, dice que sus fotos han estado en revistas como Soho, DonJuan, Fucsia, Cosmopolitan, Vanidades, entre otros, y agrega que sueña hacer algo con Vogue, Calvin Klein, Dolce & Gabbana y Versace.

El Gato se cataloga como fotógrafo de vida, que le da a su trabajo un aire vanguardista.

Sobre su labor, destaca que se caracteriza porque antes de tener el producto final lleva a cabo un proceso de preproducción, en el que recrea en su mente las fotografías.

“Primero hablo con la modelo para conocer cuál es el concepto que quiere, le digo que me envíe referencias y ahí vamos viendo. Luego pienso en una locación, llegamos a esta para mirarla por completo y determinar dónde podría sacar buenas fotos. Más tarde veo los outfits de la modelo y listo. Si es un concepto mío, lo dibujo en mi mente, busco el sitio y el styling, para que finalmente solo sea disparar”.

Para Rivero, la luz en una foto es fundamental, tanto así que en agosto estuvo en Nueva York cursando un taller de fotografía, en el que adquirió conocimientos sobre las técnicas de iluminación. 

Manifiesta que la fotografía le genera pasión, porque a través de esta logra inmortalizar los momentos y a las personas. Como hobby disfruta viajar, de hecho, lo conecta con la fotografía, porque piensa que “siempre hay un retrato en cada parte del mundo”, de modo que no sale de su país sin antes cargar con la cámara y el computador para capturar cada momento. En enero o febrero llegará a México a incursionar con su profesión y en julio estará en Barcelona (España). 

Por otro lado, se dirige a los fotógrafos que dan pasos de forma empírica y dice que para alcanzar el éxito es vital creer en lo que se hace, ser humilde, aprovechar las redes sociales para influenciar su carrera y nunca dejar de lado el encuadre, la composición y la buena iluminación.

La fotografía para él...

“Es el medio en el que  logro inmortalizar los momentos y a las personas”.

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de Sin Photoshop Más de revistas