EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/154891
Sin Photoshop 28 de Diciembre de 2019

“Algunos piensan que eres un ‘loco’ y no un emprendedor con una meta”

El usuario es:
Foto: Orlando Amador.

Desde el colegio, José Iván Zuluaga y José Antonio Angulo proyectaban un futuro como socios. Hoy alternan sus actividades académicas con la dirección de Scruby, una empresa de lavado de automóviles que utiliza productos amigables con el medioambiente.

Kirvin Larios
Compartir:

Fue observando el agua derramada en los lavaderos de automóviles que José Iván Zuluaga se interesó por fundar una empresa ‘ecoamigable’ para lavar carros. Eso, y una de las conversaciones por celular que, estando en España, sostuvo con José Antonio Angulo, su amigo y socio, en la que comentaban acerca de una idea de negocio que satisfaciera una necesidad en el mercado colombiano, más específicamente, en Barranquilla.

En una de sus llamadas, al primero se le ocurrió ofrecer un servicio de limpieza de casas por aplicación móvil o App, y el segundo propuso un lavado a domicilio de carros. “No pasó mucho tiempo para que empezáramos a discutir sobre esta idea”, explica Zuluaga, quien de regreso a Colombia empezó a buscar dinero y a discutir más seriamente la propuesta con Angulo, su colega de trabajo y antiguo compañero de colegio.  

De esas conversaciones, de sus ahorros propios y de la ayuda económica de sus padres, surgió Scruby, una empresa especializada en lavado de vehículos que utiliza bombas de agua a presión, expulsando el líquido en forma de un rocío fuerte, el cual ahorra, según explica Zuluaga, 90% más agua que la manguera de un lavadero común. Sobre su máquina de lavado a domicilio, traída de Bogotá, dice: “No hace desperdicio como una manguera, ni expulsa presión como una hidrolavadora. Es ideal para lavar en propiedades residenciales, ya que no se forman charcos de agua; es silenciosa y discreta”.

En España, Zuluaga, que tiene 19 años, estudió y dejó una carrera de Administración de Empresas. En el país europeo, aunque fundó con un amigo de Egipto una agencia de marketing digital, sintió que no había muchas personas que quisieran lo mismo que él. “Todos buscaban las fiestas, los viajes y pasar las materias como pudieran. Me sentía diferente; quería poder vivir la vida a mi manera y no como los demás. No quería esperar a graduarme para buscar un trabajo. Estaba y estoy seguro de que un título universitario no define tu éxito en el futuro”.

Así que decidió regresar, pensando que podría ser más “productivo” en Colombia, en donde además contaba con el apoyo financiero de su familia y el de su amigo José Angulo. En el proceso, sin embargo, recibieron mucha incredulidad por parte de algunos allegados. “Hay veces que no entienden porque uno hace lo que quiere para ser feliz y no lo que todos hacen para estar seguros. Solo el tiempo y tu dedicación demuestran lo contrario”, dice Zuluaga. Justamente, en esa falta de apoyo, que con los meses ha venido cambiando, encontraron el lado más difícil de fundar una empresa: “Las personas no confían en ti ni en tus sueños. Piensan que eres un loco con una idea y no un emprendedor con una meta”.

Scruby tiene tres empleados que trabajan por temporadas y uno fijo con mayor experiencia. Angulo, de 20 años y estudiante de Administración de Empresas de la Universidad del Norte, se encarga de la contabilidad y las finanzas; Zuluaga, que actualmente cursa online una carrera de Administración en la Universidad Ana G. Méndez, se ocupa del marketing, la venta y “el voz a voz”. Ambos empezaron lavando los carros, pero cuando aumentó la clientela contrataron empleados.

Los dos socios son graduados del Colegio Marymount (promoción del 2018), y desde el 2003 han sido amigos cercanos. Entre clase y clase acostumbraban a vender brownies, chicles y hasta cigarrillos electrónicos. “Siempre que hablábamos del futuro nos imaginábamos trabajando en lo mismo y siendo socios, lo que hoy en día logramos”, dice Angulo, que alterna sus estudios y su cargo en Scruby con la administración de dos almacenes de aluminio y vidrio en Cartagena y Santa Marta.

El enfoque de Scruby, más allá de lo técnico (ofrecen limpieza con espuma, lavado a vapor para evitar afectar las partes eléctricas, líquido especial para llantas y limpieza interior completa), tiene que ver con el tiempo de sus clientes y, especialmente, el cuidado del agua. “Buscamos facilitarle la vida a la gente y ayudarla a manejar mejor su tiempo, brindándole un excelente servicio en su casa, edificio u oficina”, dice Angulo, que también dice que utilizan aproximadamente 24 a 35 litros de agua por lavado  y cuentan con productos 100% biodegradables, hechos con detergentes ecológicos.

Los socios son graduados del Colegio Marymount (promoción del 2018), y desde el 2003 han sido amigos cercanos.

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA