EL HERALDO SUSCRÍBETESuscríbete a EL HERALDO
El id es:node/157546
Que Ha Pasado Con 14 de Noviembre de 2020

“Ser reina no es tener una corona, sino ser una mujer con un gran corazón”: Natalie Ackermann

El usuario es:
Foto: Andrés Reina @andresreinafotografo

Como reina representó el Atlántico y luego a Alemania en Miss Universo. Luego se dedicó a la actuación y ahora es la cabeza del certamen internacional en Colombia que tiene como sede a su terruño, Barranquilla.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo
Compartir:

makeup @yuruanyflemingoficial

La colomboalemana Natalie Ackermann ha ‘coleccionado’ algunos títulos. En el año 2000 logró llevar la banda de Señorita Atlántico y en 2006, la de Miss Alemania. Esos dos logros no emergieron de la noche a la mañana. Desde que tuvo uso de razón se visualizó como reina, llegar a Miss Universo.

Con ese objetivo trazado se preparó arduamente, hasta que en 2006 logró viajar a Los Ángeles (Estados Unidos) para participar en el certamen que elegía a la mujer más hermosa del universo. Aunque no fue seleccionada, Natalie saldó esa deuda que tenía pendiente en la lista de sus propósitos. Ese mismo año también, como beldad, participó en el Miss Intercontinental, en el que logró el puesto de tercera finalista.

Su periodo en los reinados de belleza fue, para ella, un tiempo de “crecimiento, bendición y, ante todo, gratitud”. Es consciente que lo que alcanzó en su momento hoy sigue respondiendo al anhelo de muchas mujeres, así que “haber sido una, entre 50, fue un gran logro; además de todo lo que implicaba representar a un país”.

Luego de su proceso en los reinados de belleza, su brújula la direccionó hacia el camino de la actuación. Con muchas ganas y respetando “el trabajo ajeno”, incursionó en la industria luego de enriquecer sus conocimientos y obtener una formación actoral sólida durante dos años. Su primera producción, que recuerda con mucho agrado, fue ‘Nuevo rico, nuevo pobre’. Luego de esta siguió haciendo “varias cositas más”.

Con un horizonte claro, que implicaba la internacionalización de su carrera como actriz, sabía que debía continuar formándose, así que llegó nuevamente a Los Ángeles, pero esta vez a estudiar Actuación. A partir de ahí le fue punteando a “algunos temas de televisión” que luego la condujeron a México, donde le apostó a la presentación. Posteriormente se dedicó en un 100%, en diferentes países, a un trabajo filantrópico que involucró a comunidades de niños con autismo.

Más tarde empezaron a abrirse otras puertas en su vida que la llevaron a retornar al inicio de su historia: al Miss Universo. Pero en esta oportunidad con un valor agregado, específicamente con el título de directora de la franquicia en Colombia del certamen internacional, que este año celebrará por primera vez la elección y la coronación el lunes 16 de noviembre, a las 8:00 p.m. El evento se podrá ver a través del Canal RCN.

P ¿Cómo es representar como directora el Miss Universe Colombia?

R Quienes hemos participado en Miss Universo automáticamente tenemos el aval de nuestra empresa matriz para aplicar a una franquicia. Cuando me enteré que la de Miss Colombia estaba disponible, averigüé si era cierto y me dijeron que sí. Adicionalmente me comentaron que si quería aplicar debía realizar un proceso que luego era estudiado para su debida aprobación. Todos los filtros los pasé y creo que esto es un proyecto de y para Dios. Hoy soy la directora de este concurso y he trabajado a diario para hacerlo de la mejor manera.

P ¿Qué significado tiene para usted?

R Responsabilidad. Sin duda es un reto y me demanda mucho trabajo, así que hoy día soy más disciplinada de lo que pude llegar a ser en toda mi vida. A su vez me genera mucha satisfacción poder llevar por fin la banda de mi país a Miss Universo. Además me llena de felicidad que se lleve a cabo en Barranquilla, en el Pabellón de Cristal, porque es la ciudad que tanto amo. Por supuesto será la sede oficial del concurso, después de todo es la ciudad de moda, que está de moda, y que cada día crece más. En resumen me place regalarle la alegría a mi tierra que, además de ser la sede de la Selección Colombia, también será la de la organización del concurso que elige a la colombiana que nos representará en el Miss Universo.

P Dentro de las novedades en esta edición del concurso seleccionaron a la Miss Bioseguridad, ¿a qué se debe esta elección?

R En este momento nos encontramos en medio de la pandemia de la Covid-19, que no afecta a un número pequeño, sino a todo el mundo. En ese orden de ideas tenemos claro que la plataforma del concurso este año debe usarse no solo para resaltar la belleza, la diversidad de nuestras mujeres, las mujeres reales y embajadoras de cada uno de los departamentos, sino también para crear consciencia sobre los cuidados de bioseguridad. Definitivamente lo que estamos viviendo amerita que todos nos unamos y el lema más grande del concurso es la unión. Así que qué mejor que elegir a una Miss Bioseguridad, que comparta muy bien ese mensaje.

P Debido a la pandemia, ¿dudó en realizar el certamen?  

R No. Nunca lo dudé porque donde hay problemas y limitaciones, yo veo oportunidades. En este momento, en que muchos eventos se han cancelado, creo que es cuando más fuerza vamos a tener porque las personas tienen hambre de volver a la realidad, y precisamente el concurso se ha convertido como en el oasis de la pandemia. Así que debemos aprovecharlo como plataforma para que todo aquel que nos vea desde sus casas, sepa que tienen una distracción con mucha responsabilidad en cuanto a los controles de bioseguridad y a lo que deben hacer para cuidarse del virus.

P ¿Qué detalles resalta de esta primera edición?

R Estoy feliz con todos los premios que se darán. Hay hasta un carro que se regalará porque sabemos que no todo es trabajo y que las participantes merecen sus premios. Ejemplo de ello es el apoyo grande que hemos recibido de la Fundación Finsocial, que obsequiará la construcción de una empresa a la que mejor presente su proyecto de vida para que lo desarrolle, eso sí, debe tener un fin social. Hay tantas cosas positivas para resaltar porque a pesar de la coyuntura actual, hemos logrado mucho. El próximo año esperamos que, con el favor de Dios y la consciencia que se haya creado del virus, podamos volver a hacer eventos masivos porque quiero que las reinas vivan esa felicidad de sentir la energía de un público (...) La entrevista con el jurado será muy importante. Normalmente tiene un porcentaje del 15% a 20%, así que nosotros le pondremos el 50% para arriba. En la elección y la coronación primero seleccionaremos al top 16, luego desfilarán en traje de baño y se escogerá al top 6, que luego responderá una pregunta. Posteriormente se elegirá al top 3, que tendrá otra rueda de preguntas, y finalmente se conocerá el nombre de la reina.

P ¿Qué ha sido lo más difícil de comandar este proyecto?

Recuperar la credibilidad de los concursos porque se había perdido. Por eso tomé la decisión de democratizarlo y abrirlo a todo el público, así sea por medio del ‘streaming’. Por ejemplo, nunca antes se había mostrado la entrevista con el jurado y nosotros nos estamos encargando de mostrar absolutamente todo. Las mujeres ya no necesitan el aval de un comité de belleza, por tanto, cualquier mujer, independientemente de su estatus social o económico, puede inscribirse a través de una plataforma que tiene un formato digital y así puedan labrarse su propio destino. Tenemos más de 30 diseñadores, de modo que si las participantes necesitan un vestido de coronación no tendrían que pagarlo porque yo creo que no se requiere de mucho dinero para cumplir un sueño. Donde hay un querer, hay un poder.

P ¿Cuáles son esos requisitos que hayan eliminado?

R El hecho de que la mujer sea alta. Para mí la representante de Colombia no tiene que ser alta porque el promedio de la mujer de este país está entre 1.63 m a 1.64 m, así que si alguien cumple con esta estatura, ¿por qué no podría participar? Tampoco nos interesan las medidas, pues definitivamente la grandeza de la mujer no la medimos en centímetros, sino en lo que tiene para ofrecer y el mensaje que tiene para dar. El concepto de belleza ha evolucionado mucho como para que sigamos estancados en lo que estábamos acostumbrados. Por último estuvo el hecho de que yo quería que dejaran de cosificar a la mujer para dignificarla, así que hoy hablamos el lenguaje de mujeres reales, mujeres que puedan hablar de cualquier tema, pues al final como reina uno sostiene conversaciones con políticos, empresarios, y con curas, en fin.

P ¿Qué mensaje ha querido promover en el concurso?

R Inclusión. Dentro de nuestras candidatas contamos con una niña con discapacidad auditiva, que no había tenido la oportunidad de participar en el certamen de belleza por su condición. También está la unión, así que las niñas que quieran representar otros departamentos, así no hayan nacido en el lugar, lo pueden hacer porque todos somos Colombia. Por otra parte está el tema de los sueños, así que quien ya haya participado y quiera volver a hacerlo, también puede porque las segundas oportunidades fueron las que a mí me permitieron cumplir mi sueño, así que no estoy en la vida para robárselo a otra mujer. Estamos buscando no solo a la Miss Colombia, sino a la Miss Universo.

P ¿Qué debe tener una digna representante de Colombia en el Miss Universo?

R Debe ser una mujer íntegra, real, pero sobre todo auténtica. La autenticidad es lo que le permitirá resaltar a la mujer que sea elegida entre las otras que participan de todo el mundo y que son hermosas. También debe ser inclusiva, con mente abierta, con un corazón bondadoso, que envíe un buen mensaje de su país, que tenga mundo y que pueda comunicarse con cualquier persona, así como adaptarse a todo tipo de ambiente o de situación.  

P ¿Qué es ser reina para usted?

R Es una palabra muy poderosa. Una palabra que con el solo hecho de haber sido mujer nos corresponde. El serlo no significa que se deba tener una corona en la cabeza, sino ser una mujer con un gran corazón.

P ¿Se encuentra en otros proyectos?

R No. Toda mi atención está puesta en el concurso porque tengo claro que es una gran responsabilidad y no puedo improvisar nada ni mucho menos estar distraída en otras cosas. Nuestra meta actual como organización es sacar el certamen adelante en época de pandemia y, por supuesto, preparar de la mejor manera a la mujer que gane para que se convierta en la Miss Universo.

P ¿Con qué sueña?

R Con tener a futuro, en Colombia, un centro de niños con autismo. Lo anhelo porque es un tema del cual muchas personas todavía no cuentan con suficiente información. Ya he estado en conversación con un amigo que tiene a un hijo con esta condición, y queremos unir fuerzas para materializar ese centro.

P ¿Quién es Lucas?

R Es mi perro. Es una cosita hermosa incondicional. Él me apoya en todo y vive feliz (risas).

 

Temas tratados

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
REPORTAR UN ERROR O SUGERENCIA