EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143149
Que Ha Pasado Con 27 de Mayo de 2017

Madre, actriz, escritora y profesora, las facetas de Maribel Abello

El usuario es:

Foto: Cortesía Jaime Zúñiga Abello

Con su hijo de 16 años, con quien vive en Viriginia, Estados Unidos, desde 2013.

Daniela Fernández Comas @danielaferco

Desde Virginia, Estados Unidos, la barranquillera habló con Gente Caribe sobre sus planes actuales, los mismos que hoy lleva en pro de brindarle la mejor calidad de vida a su hijo.

A través de una videollamada, y desde la comodidad de su hogar en Virginia, Estados Unidos, la recordada actriz Maribel Abello contó cómo es su estilo de vida hoy. Habló de su nuevo rol como escritora de un futuro libro, de su preparación como profesora de español en el país anglosajón y del rol que más le apasiona, ser madre.
 
Es este último por el que, realmente, vive en Estados Unidos desde hace cuatro años, un país donde –considera– puede brindarle un mejor estilo de vida a su hijo Jaime, de 16 años.
“Fue un cambio positivo no solo para mi hijo, sino para mí también”, confiesa Maribel de la decisión que tomó de mudarse, en el 2013.
 
La actuación.
 
Con esa frase, la barranquillera recordó sus épocas de colegiala cuando se sentía ‘harina de otro costal’, pues lo de ella no eran ni las matemáticas ni la ciencia.
 
“Mi forma de ver la vida no era detrás de las matemáticas y cuando el profesor Guillen llevó el teatro al colegio, y vi que a través de este me podía expresar, descubrí que no era la bruta que me imaginaba que era”, cuenta entre risas. 
 
Fue a través del arte que Maribel vio un futuro. Primero decidió estudiar Comunicación Social y Periodismo en la Pontificia Universidad Javeriana, en Bogotá. Y aunque sus deseos de ser actriz seguían latiendo fuerte en ella, veía una posibilidad mayor de ser periodista, luego de haber cursado Teatro y Recreación Artística en Florencia, Italia. Finalmente se le dieron las cosas, y comenzó a actuar como tal, faceta en la que muchos la recuerdan, en producciones como La Costeña y el cachaco, En cuerpo ajeno, entro otras.
 
Hoy, tiene esa faceta en pausa, pues está dedicada a su vida como madre, a certificarse como profesora de español para colegios y a recopilar relatos femeninos de su tierra en un libro. Sin embargo, cree que su experiencia actoral le sirvió para abrir la mente y así entender las diferentes direcciones en las que el mundo está yendo, cómo va cambiando constantemente y qué de nuevo trae día a día, tecnológica y globalmente. Empezando desde casa, en su relación con su hijo.
 
“Ser actriz es ponerse en los pies del otro. Y para mí, de pronto, eso pudo haber sido una de las herramientas que he tenido para entender a mi hijo”, admite.
 
Su faceta maternal.
 
Hace dos años, el 26 de junio de 2015 para ser exactos, el matrimonio entre personas del mismo sexo fue legalizado en Estados Unidos. Ese mismo día Maribel confirmó que su hijo, Jaime Zúñiga Abello, era gay. No hubo necesidad de que él mismo se lo admitiera, ella ya lo sabía.
 
“Recuerdo que él se puso feliz con la noticia de la legalización, fue entonces cuando le dije que saldríamos a celebrar porque eso significaba que todo el mundo tenía derechos. Empezando por algo tan mínimo como es ser aceptado legalmente como pareja”, contó, la también escritora, de aquél día.
 
Si bien, la artista se considera de mente abierta, reconoce que en un principio darse cuenta fue duro, pero que entre mejor entendiera, mejor su hijo se entendería y expresaría. “Yo tengo que aceptarlo, no fue fácil. Pero la manera en que tú aceptes (a tu hijo) él va aceptarse así mismo. Esa aceptación depende de cómo los padres se la estén dando”.
 
Lo habla, ahora, sin tapujos. De hecho, cree que es hablando del tema el mejor camino para que el mensaje llegue a diferentes masas. En este caso, a padres que no saben cómo abordar un tema como este, que tienen miedo, o que aún no creen que –según Abello– “las cosas van cambiando”. “Pienso que nosotros, las personas que estamos en una situación de guía, tenemos que abrir nuestras mentes y punto. Todo empieza por ahí, por la educación”.
 
Su pensamiento va también en contra de lo que cree que la sociedad profesa, sobre todo la hispana. Dice que este tipo de temas todavía siguen siendo focos de matoneo, y hace énfasis en que el acto de discriminar no está estratificado por números, “es algo cultural”.
 
“Yo le compraba muñecas a mi hijo a escondidas y hasta una empleada que tuve me cuestionaba. Una vez le dije a ella, con todo mi cariño, que si no estaba de acuerdo entonces no podía trabajar conmigo, pero es para que te des cuenta que la discriminación no tiene estrato. Y se siente mucho más de nuestro lado hispano, los gringos lo entienden mejor”.
 
Desde Georgetown, Washington (EE.UU), donde Maribel pasó unas vacaciones con su hijo Jaime y su hermana, Beatriz, a quien no veía desde 2015.
 
Barranquilla.
 
Actualmente Maribel vive con su hijo de 16 años a una hora y media de la capital estadounidense. Disfruta la tranquilidad de la ciudad en donde reside, añora siempre su costa caribeña, donde vive su mamá y tres de sus hermanos. Uno de ellos está en Nicaragua. Pero, como ella misma dice, “el caribe se lleva es por dentro”.  Su alegría, intacta, y carcajadas constantes entre cada comentario dan fe de eso. Ella es barranquillera 100%.
 
Sabe que Colombia y Barranquilla siguen siendo espacios “muy conservadores” en muchos aspectos. Pero piensa que así como eso se olvida durante los cuatro días más fiesteros del año,  debería ser siempre. “En Carnaval la gente se expresa, se libera, se desinhibe, y en eso hay una autenticidad. Ahí sí hay respeto, porque es parte del barranquillero. Eso sí es lo que me gusta de donde vengo, y así debería ser, siempre”.
 
Ese respeto es el que cree en el que se debe enfocar la sociedad, en cualquier país, y en cualquier ciudad. Es respeto lo que pide por parte de los padres hacia sus hijos, por eso no se guarda nada, y comparte su historia. “Me siento contenta de compartir lo que he vivido con mi hijo, ayudando de alguna manera a los padres que están callados, que tienen miedo, porque sí, no es fácil, a uno le da susto”. 
 
Para Maribel lo más importante es su familia y el bienestar que ella pueda brindar. Estuvo en Georgetown tomando unas vacaciones con su hermana Beatriz, a la que no veía hace dos años. Y fue ahí mismo donde decidió posar para el lente de su hijo, su fotógrafo favorito, mientras él llevaba maquillaje, pues así quiso demostrar lo que en palabras se puede quedar. 
 
Comparte que no le importa el qué dirán. Y que si la critican por esa foto, dice con seguridad,  “que lo hagan, que se den el gusto, a mí me tiene sin cuidado. El cuestionamiento empieza con uno mismo, y en la medida en que uno acepta, pueden aceptar los demás”.  

Maribel, la escritora

SI bien, Maribel descubrió su gusto por las letras al leerlas desde un guión, también le apasiona la escritura. A través de relatos de mujeres barranquilleras, que han tenido impacto de una u otra manera en la ciudad y el país, Abello espera cautivar con el libro que escribe, contar la historia de su ciudad natal a través de mujeres. “A Barranquilla la hace su misma gente”, expresó.

Etiquetas

Mensaje enviado Satisfactoriamente!
Más de revistas